así se discutieron las dietas y salarios

Las cloacas salariales de la SGAE

Más de 3,3 millones de euros se gastaron en dietas en la SGAE entre 2007 y 2013. La última rebaja de septiembre de 2012, tras el 'Caso Saga', fue del 10%

Foto: El presidente de la SGAE, José Luis Acosta. (Efe)
El presidente de la SGAE, José Luis Acosta. (Efe)

“En viajes inferiores a tres horas se viajará en clase turista. En viajes superiores se estudiará caso por caso la posibilidad de viajar en business". Mayo de 2012, habla Antón Reixa. Estamos en el Comité de Dirección en el Palacio Longoria, sede de la SGAE. La cúpula de la sociedad de gestión debate las nuevas medidas de austeridad, presionados por la Operación Saga, la bajada de la recaudación y la desaparición del Canon Digital. El Confidencial ha tenido acceso a las actas de 2012 y 2013, bajo la presidencia de Antón Reixa y José Luis Acosta, que descubren el estrago de las dietas en las cuentas de la sociedad: más de 3,3 millones de euros entre 2007 y 2013. Este periódico pudo saber que, sólo en 2013, las dietas superaron los 1,04 millones de euros brutos

Volvamos a la reunión, donde no tarda en salir otro tema caliente: los coches oficiales. Cinco con dos chóferes. Reixa dice que estos vehículos deben estar “a disposición de los vicepresidentes y del consejo de dirección para temas relacionados con SGAE”. Hasta ahora, con Eduardo Teddy Bautista, había uno 24 horas a su disposición. Y añade el acta: “En el futuro, se estudiará su situación, aunque en cualquier caso, no soy partidario de sacrificar ningún puesto de trabajo". 

Más de 3,3 millones de euros se gastó la SGAE entre 2007 y 2013 en las dietas

La primera medida de su plan de austeridad añadía otra perla. Aunque los miembros ejecutivos de la sociedad iban a viajar más incómodos en los trayectos cortos, se desplazarán mucho más y cobrando más dietas. ¿Por qué? Aprueban órdenes del día más breves y aumentar el número de reuniones. Es decir, más ingresos para los asistentes. Fijan dos consejos al mes y una junta mensual con el objetivo de "estimular la participación y conocer mejor el estado de la sociedad".

El anterior presidente de la SGAE, Antón Reixa.
El anterior presidente de la SGAE, Antón Reixa.

Al tiempo, miembros de la Junta Directiva y del Consejo de Dirección consideran el recorte de "demagógico, de una medida testimonial y pueril". Otros dicen que no son más que "gestos de cara a la galería". Los hay que dramatizan: “Los autores se están muriendo de hambre", dice Juan José Carmona y solicita que conste en acta que, en su opinión, "los puestos de la sociedad están sobreremunerados”. Algunos más piden "elaborar órdenes del día más breves y aumentar el número de reuniones" o también ir a comer un menú en los alrededores y prescindir del catering para ahorrar...

De 10.000 pesetas a 648 euros

El culebrón de las dietas de la SGAE comienza en 1985. Entonces, la asistencia a una reunión del Consejo de Administración (hoy Junta Directiva) se paga a 10.000 pesetas netas, libres de impuestos y aplicando la retención al bruto (60 euros). El importe crece hasta 2007. En enero de 2012, las dietas quedan en 720 euros netos por reunión para los miembros de la Junta Directiva, 630 euros para los del Consejo de Dirección y la Comisión Rectora, 450 euros para los de la Comisión de seguimiento del convenio SGAE/Fundación Autor, 360 euros para el Consejo de Administración de Arteria y 150 euros para los miembros del resto de comisiones.

Dado el aumento de la duración de las últimas reuniones, se acuerda elaborar órdendes del día más breves y aumentar el número de reuniones

Meses después, Reixa presenta su Plan de Ajuste Presupuestario que debe cerrar los gastos generales en 50 millones de euros. Pero de dietas de viajes sólo ahorra al año 135.000 euros y sólo reduce la nómina de los directores en un 1,5%. Se elimina el concepto de las dietas y se pone en marcha un "Plan de Compensación", por el que una parte de su salario se retribuirá en especie. 

Primera reunión de la nueva Junta Directiva de la SGAE de la etapa Reixa. (Efe)
Primera reunión de la nueva Junta Directiva de la SGAE de la etapa Reixa. (Efe)

El debate vuelve. Fermín Cabal, señala el acta, asegura que por un lado se habla de que la mitad de los gastos de la casa son gastos de personal. Todos parecen de acuerdo en "estudiarlo y hacer algo sensato". Pero está molesto con el asunto de las dietas, y pregunta "cuándo se va a coger el rábano por las hojas de una vez".

Llegamos a septiembre. Reixa explica en el mismo foro que el plan de ajuste ha supuesto que los gastos han pasado de 68 a 58,4 millones de euros en dos meses y que el plan de austeridad que viene por delante bajará en un 10% el importe bruto todas las dietas cuyo neto supere los 150 euros. Supondrá un ahorro de 190.000 euros. "Se podría, incluso, aumentar la reducción de las dietas de mayor importe", señala.

Miguel Ríos dudó del exceso de grupos de trabajo y se preguntaba si había muchos interesados en seguir cobrando dietas

La Junta Directiva del 18 de septiembre es la que aplica ese 10% de tijera a unas dietas que, como reconoce el presidente de la entidad, podrían haberse reducido más. Pero la cúpula se resiste a rebajar sus pretensiones económicas. Se aprueba con 23 votos a favor que oscilen entre los 648 euros de la Junta Directiva a los 150 euros.

Un poco de sinceridad

Pero la polémica se agudiza. "Se trata de un porcentaje demagógico, de una medida testimonial y pueril. También se podría aplicar otro criterio como el de aplicar un mayor descuento a aquellos junteros con mayor participación en las reuniones", afirma José Luis Cuerda. El cineasta, sensato, también pide "mayor seriedad", porque "las decisiones que se toman en los órganos de Gobierno tienen un valor muy superior a las dietas que se pagan y pueden ahorrar a la sociedad mucho dinero". Enric Gomà considera "higiénico" el recorte de las dietas. Y el músico y productor Javier Losada se muestra "en contra de la bajada de las dietas y los sueldos".

A partir de aquí, la cuantía de las dietas se mantiene intacta y el número de reuniones aumenta progresivamente (16 veces el Consejo de Dirección y nueve la Junta Directiva en 2013). En las actas sólo aparece el tema en forma de dardo referido a la reestructuración económica de la SGAE. "A lo mejor sobran Grupos de Trabajo. Si hay tantos será porque hay muchos interesados en seguir cobrando dietas", asegura Miguel Ríos en mayo de 2013.

Un mes después discuten sobre si se cobrarán dietas o no en la próxima reunión extraordinaria. La disparidad de opiniones hace que el secretario afirme que debe existir unanimidad para renunciar a la dieta de esa junta. Y no la hay: de "tendencia a la autoflagelación", considera la propuesta Inés París, por ejemplo. Aun así, el único acuerdo que se alcanza es de septiembre de 2013, cuando el Consejo de Dirección aprueba que el nuevo presidente José Luis Acosta no cobre dietas, aunque para cerrar su salario no fue tan fácil llegar al consenso. Poderoso caballero es don dinero.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios