Es noticia
Manual para no ser arrollado por la manada
  1. Cultura
el cdn estrena 'rinoceronte'

Manual para no ser arrollado por la manada

Ernesto Caballero dirige esta obra, protagonizado por Pepe Viyuela, sobre la resistencia del individuo crítico frente a la tiranía de la masa y el pensamiento único

Foto: Pepe Viyuela protagoniza 'Rinoceronte' (CDN)
Pepe Viyuela protagoniza 'Rinoceronte' (CDN)

“Pensar contra la corriente de los tiempos es una heroicidad. Decirlo en voz alta, una locura”, dice un personaje de Rinoceronte, la nueva producción del Centro Dramático Nacional que se estrena hoy (hasta el 8 de febrero) en el Teatro María Guerrero de Madrid. Y esa frase, que resume el espíritu de la obra escrita por Eugène Ionesco en 1959, no puede estar hoy más de actualidad.

Rinoceronte es precisamente esa masa que aliena al individuo, que le adormece y le acaba fagocitando hasta borrarle del mapa. Es esasociedad compuesta por una manada de rinocerontes que embisten al diferente que osa a defender su individualidad y su libertad de elección. Cuenta Ernesto Caballero, director del montaje, que Ionesco creó esta obra para denunciar los totalitarismos en pleno auge del nazismo y retratar un mundo que no dista mucho del actual. "Tiene una vigencia que asusta", añade Pepe Viyuela, al frente de un reparto formado por Fernando Cayo, José Luis Alcobendas, Ester Bellver o Juan Antonio Quintana.

“Es un gran monumento a la voluntad” del ser humano, resume el director.“Habla del conflicto entre la conciencia individual y la masa o el pensamiento hegemónico que termina abduciendo al individuo hasta diluirse en la masa y despojarle de su condición de persona. Ionesco reivindica alindividuo frente a la fe ciega en la regeneración de las masas, tan en boga en los años sesenta", agrega.

Por eso, piensa Viyuela que“hoy hay más rinocerontes" si cabe. Están en la política, en la publicidad, en el consumismo, en la dependencia de las nuevas tecnologías... "Son rinocerontistas las mayoríasabsolutas o los vientos políticos que llegan y no nos cuestionamos pero abrazamos por una necesidad de cambio. Cuando damos un paso no solemos pensar, vamos arrastrados por la masa o una corriente de opinión que ni nos planteamos”, asegura el actor. También se podría aplicar"al fenómeno de Podemos", termina nombrando.“La capacidad de crear manadas dela sociedad hoy es brutal”, resume.

Rinoceronte, que es uno de los clásicos delteatro del absurdo, es tremendamente realista -"de un realismo desplazado si se quiere", matiza Caballero- y va a ser muy cercana al espectador de hoy porque "la teatralización ya estáinstalada en la calle. Igual que te pones un jersey, te pones un discurso. Ionesco habla de eso. Sus personajes cogen, como en un muestrario de prêt-è-porter, los discursos y eso es absultamente actual".

La teatralización ya está instalada en la calle. Igual que te pones un jersey, te pones un discurso. Ionesco habla de eso

La obra ya fue polémica en su momento y cuando se vio por primera vez en España, enenero de 1961de la mano deJosé Luis Alonsoy conJosé Bódaloal frente del reparto, se acogió con disparidad de opiniones. “En pleno franquismo generó un gran debate. Dicen que se levantó 17 veces el telón, lo cual es un hito del teatro”, explica Caballero.

Es por ello que, como entonces,quieren que esta montaje sirva para mover conciencias, encender preguntas en el patio de butacas y, en definitiva, generar polémicas. “Medio siglo más tarde echamos de menos esa vehemencia del espectador, que se involucre y no vaya al teatro como un acto social sino aalgo que le va a remover por dentro. Nos gustaría reavivar el papel activo del individuo-espectador”, señaló Viyuela.

El antihéroe solitatio

La acciónsucede en una pequeña ciudad donde un buen día aparece un rinoceronte perturbando su apacible vida, pero como si de una peste se tratara, el contagio se extiende por todo los habitantes de esta ciudad. Por todos menos por uno:Berenguer (Viyuela).“No es un héroe romántico. Es un hombre común, sin grandes convicciones y en absoluto ideologizado. Ionesco nos dice que las reservas éticas y la resistencia se da en los lugares más inopinados y no en los grandes discursos. Se queda sólo con sus convicciones. Es un héroe, si se quiere, pero un poco patético", cuenta Caballero.

Es ese Berenguer, un tipo desastroso yque le da a la bebida, el individuo con capacidad crítica y para pensar librementeque resalta Ionesco como esperanza, aunque tampoco le salva del todo porque critica lo que tarda en reaccionar. "Buena parte de losfenómenosrinocerónticosde hoy se vinieron venir pero no reaccionamos a tiempo", garantiza el actor trazando de nuevo la actualidad de la dramaturgia.

Elantihéroe o héroe anónimoque estáen "el ciudadano que nos cruzamos por la calle" y que cultiva esa virtud "de no creerse nada, dehacerse preguntas constatemente y cuestionarse todo". Sobre todo, aese conjunto de seres "que son capaces de cambiar en un instante su mentalidad e ideales y convertise en monstruos", explica Esther Bellver.

El redactor recomienda