Es noticia
¿Son racistas los Grammy?
  1. Cultura
Macklemore y el hip hop negro

¿Son racistas los Grammy?

Los cuatro premios a Macklemore, rapero blanco defensor de los homosexuales, se ha leído como una bofetada a los raperos negros del gueto

Foto: Ryan Lewis y Macklemore con sus premios (Reuters)
Ryan Lewis y Macklemore con sus premios (Reuters)

Visto a toro pasado, tiene toda la lógica que haya sido el año de Daft Punk en los Grammy. Primer motivo: su último álbum es un tributo a la era dorada de la industria musical, cuando se facturaban álbumes pop para todos los públicos, capaces de dominar el mercado global (lo más parecido en concepto a Thriller de Michael Jackson).

Además, el dúo francés son uno de los emblemas de la explosión EDM, siglas de Música de Baile Electrónica, el fenómeno que domina las fiestas de Las Vegas, los clubes de Miami y los grandes estadios deportivos en verano. Aparte de este triunfo cantado, la gran sorpresa fue la victoria de Macklemore & Ryan Lewis, que se llevaron a casa los galardones enlas categorías mejor artista nuevo, mejor interpretación rap, mejor canción de rap (Thrift Shop) ymejor álbum de rap (The Heist). ¿Qué hay detrás de este respaldo de la industria?

¿Odia el hip-hop a los gays?

Mientras otros irradian chulería, adrenalina y exhibicionismo, él prefiere hablar de inclusión, empatía e igualdad real para los homosexuales

Macklemore destaca por sus rimas vulnerables, alejadas de los códigos tradicionales del rap. Mientras otros irradian chulería, adrenalina y exhibicionismo, él prefiere hablar de inclusión, empatía e igualdad real para los homosexuales. Atentos a la letra de Same Love: "Cuando tenía nueve años, pensé que era gay/porque sabía dibujar, porque mi tío lo era y porque mantenía mi cuarto ordenado/se lo dije a mi madre, con lágrimas rodando por las mejillas/ella alucinó y me dijo que me gustaban las chicas desde antes de la guardería/Mamá tenía razón y yo demasiados estereotipos rebotando por la cabeza".

Uno de los momentos estelares de la gala fue este himno, interpretado en directo junto a Madonna. En la letra encontramos otras rimas descarnadas: "Si yo fuera gay/pensaría que el hip-hop me odia/¿has leído últimamente los comentarios en YouTube?".

Macklemore es el último eslabón en una polémica de largo recorrido, que ya repasamos en un artículo anterior: La batalla gay del hip-hop. Su triunfo en los Grammy supone el momento más mediático de este combate cultural.

Demonizar a los raperos negros

Hay motivos, por tanto, para celebrar lo que pasó anoche. Gran parte del hip-hop es responsable de un abuso verbal continuado contra los gays. Dicho esto, algunas voces de la comunidad negra ven una agenda oculta en los premios. Por ejemplo, el periodista afroamericano David Dennis, colaborador de The Guardian. Pocos días antes de la ceremonia, afirmaba que "si Macklemore se lleva el premio a mejor álbum rap, se estará usando su música para demonizar al resto del hip-hop".

Duras palabras que justifica de la siguiente manera: "Macklemore es un rapero bastante bueno, que además ha trabajado duro durante casi una década. Ahora bien, los más feroces detractores de la cultura hip-hop le han usado para lanzar generalizaciones superficiales contra el género. Macklemore es una especie de gentrificación que borra décadas de trabajo de grandes artistas".

El término "gentrificación", en este contexto, hace referencia al desembarco de blancos solventes en un barrio negro que se ha revalorizado. Suben los alquileres y los vecinos de toda la vida se tienen que marchar a una comunidad peor. Dennis teme que la fama de Macklemore se convierta en una excusa para que la industria margine y menosprecie el rap negro. Pone como ejemplo un artículo de la web Dallas News, publicado el pasado diciembre, donde se celebra el ascenso de Macklemore como "la aparición de un hip-hop más cerebral" . ¿Como si los negros careciesen de cerebro?

Los Grammy contra los guetos

Ningún trabajo de hip-hop ha ganado nunca el premio a mejor álbum del año

Por si fuera poco, sobrevuela otra polémica enquistada hace décadas. Nos referimos a las tensiones entre los premios Grammy y los superventas del rap (especialmente los salidos del gueto). Un dato contundente: ningún trabajo de hip-hop ha ganado nunca el premio a mejor álbum del año. Se supone que la excepción ocurrió en 2004, cuando Outkast recogieron esa estatuilla por su doble Speakerboxx/The Love Below. El problema es que hablamos de un disco donde la mitad de las canciones no están rapeadas.

Lauryn Hill también arrasó en 1999, pero aquel era más de un álbum de r&b que de hip-hop. ¿Otros agravios? Los primeros artistas hip-hop en levantar una estatuilla fueron Jazzy Jeff & The Fresh Prince (este último es más conocido como Will Smith). Fue una recompensa al registro más blando y pijo del género. También tuvo su lado amargo: Will Smith protesto en público porque la recogida del Grammy no fue televisada (idéntica queja formularon de los respetados Public Enemy).

El hip-hop del gueto siempre ha sido popular en EEUU, pero nunca ha obtenido el reconocimiento que merecía por parte de la industria. Emimemarremetió contra los Grammy en sus rimas y Jay-Z lanzó un órdago en 2002: "Voy a boicotear los Grammy porque demasiados raperos han sido ignorados. El hip-hop merece mayor atención. Si un rapero exhibe un arma, todo el mundo se entera por los medios, pero cuando consigue una gira mundial de éxito nadie se hace eco".

"Los Grammy son racistas"

Por supuesto, las estrellas del hip-hop son demasiado prácticas para rechazar exposición mediática y acaban acudiendo a la gala. La postura más tajante fue la de 50 Cent, que desertó al recibir un solo premio tras quince candidaturas. "Que se jodan los Grammy, tío. No podrían importarme menos. Acabaran ganando Beyoncé y Taylor Swift. Creo que me marginan por ser demasiado agresivo. No entiendo que den un premio a Evanescence".

El periodista Tom Mandel (de raza blanca) se atreve a hacer la gran pregunta: ¿son los Grammy racistas? "En una palabra: sí. A lo largo de 55 años, los artistas negros solamente han recibido el 23% de los premios. ¿Alguien se atreve a sostener que los negros solo han contribuido a la música estadounidense en un 23%? Mirando las estadísticas, tampoco resulta creíble que el hip-hop solo obtenga el 10% de los premios y que la mitad de ellos sean para artistas blancos".

En realidad, con el caso Macklemore, sospecho que estamos ante un falso dilema. Ambas posturas tienen gran parte de razón. La peor decisión, seguramente, es escoger bando. Es cierto que hemos tenido demasiada tolerancia con las letras homófobas del rap de barrio. También que los Grammy han discriminado sistemáticamente el talento de los artistas negros más crudos y combativos (y de los negros en general). ¿No se pueden criticar ambas cosas a la vez?

Posdata: Añadiendo leña al fuego, Macklemore afirma que el Grammy a Mejor álbum de rap lo merecía el artista negro Kendrick Lamar. Así lo explica en su cuenta de Instagram: "Ha sido un robo. Yo quería que ganaras. Tendrías que haber ganado. Es raro y triste que yo te haya robado. Iba a comentarlo desde el escenario. Entonces empezó a sonar la música durante mi discurso y me quedé paralizado. En todo caso, ya sabes cómo es la cosa. Enhorabuena por tu año y por tu música. Te aprecio como artista y como amigo. Mucho amor".

Música