Las 13 decepciones musicales del año
  1. Cultura
Daft Punk, Britney Spears, Andrés Calamaro...

Las 13 decepciones musicales del año

Muchos nombres de primera fila se han dormido en los laureles en 2013. Repasamos la lista de los mayores fiascos musicales del año

Foto: Foto promocional del último disco de Daft Punk
Foto promocional del último disco de Daft Punk

Antes de comenzar, una aclaración: cuando decimos peores discos, nos referimos a los más decepcionantes. Todos sabemos que en el mundo hay millones de músicos sin talento, pero lo que realmente molesta es esperar un álbum durante tres, cuatro o cinco años para luego comprobar que tiene la fuerza de una cerveza sin alcohol a la que también se le ha ido el gas. Por desgracia, 2013 está lleno de ejemplos. Muchos nombres de primera fila se han dormido en los laureles. Los comentarios a cada álbum se hacen sin ánimo de ofender, casi todos los artistas mencionados nos han hecho pasar buenos ratos en un momento u otro de sus carreras.

'Random Access Memories' (Daft Punk)

El dúo francés merece el premio a la mejor campaña de marketing, pero las canciones no están a la altura. Su mezcla de disco-pop-house blandito recuerda más a Carlos Jean que a una versión moderna de Chic.¿Lo más aprovechable? Las parodias de Get Lucky en YouTube.El repertorio es tan flojo que puede dinamitar su directo.

'Britney Jean' (Britney Spears)

No ha sido un buen año para las divas pop. Por desgracia, Britney no es la excepción. Prometió su álbum más "íntimo y personal", que suele ser sinónimo de desastre para cualquier artista enfocado a la pista de baile.Falta adrenalina y parece una colección de descartes de sus años de esplendor.

'Bohemio' (Andrés Calamaro)

Desde Honestidad brutal, vive embarcado en un frenético zapping mental que ha ensanchado los límites del rock en castellano. Por eso, precisamente, decepciona Bohemio, un disco impecablemente grabado que naufraga por culpa de unas canciones previsibles, inofensivas y salpicadas de autohomenajes. Sin pena ni gloria.

'The Next Day' (David Bowie)

Nada más publicarse el álbum, nos cayó encima una avalancha de empalagosos elogios de la crítica musical. The Next Day no es un mal disco, pero tampoco aporta nada a su espléndida carrera. Hace tiempo que parece un competente imitador de sí mismo.Que siga activo no significa que haya que adorar todo lo que graba.

'Bangerz' (Miley Cyrus)

Apuesta por el sonido pop ochentero, pero resulta dudoso que ninguna de estas canciones hubiera triunfado en aquella década, cuando los estribillos con arreglos de neón sonaban más pegadizos e inquietantes. Quizá Cyrus estaba tan pendiente de liberarse y escandalizar que no le quedó tiempo para escoger bien las canciones.

'Amok' (Atoms For Peace)

Históricamente, los supergrupos no han sido una buena idea (la cosa parecía desechada desde los años setenta). El proyecto de Thom Yorke (Radiohead) junto a Flea (Red Hot Chili Peppers) y otros músicos de alto perfil es una ensaladilla sonora más centrada en 'sonar experimental' que en explorar nuevos territorios musicales.

'Reflektor' (Arcade Fire)

Los discos dobles los carga el diablo, especialmente si van acompañados de una reinvención sonora. El grupo canadiense, máximos aspirantes al trono de U2, entregaron una obra dispersa que sólo se anima un poco cuando atienden a la música negra.

'Encuentro' (Soleá Morente & Los Evangelistas)

En su primer álbum, Homenaje a Enrique Morente (2012), Los Evangelistas confundieron intensidad con solemnidad (poco de lo primero, mucho de lo segundo). Su disco con Soleá Morente busca sonar hipnótico y se queda en cursi (se ve claro desde "Si tú fueras mi novio"). Cabe pedir más enjundia a un proyecto donde participan Los Planetas y Lagartija Nick.

'Magna Carta…Holy Grail' (Jay-Z)

Sigue siendo uno de los grandes, pero está tan obcecado con acercar el hip-hop a todos los públicos que ha terminado por convertirlo en otra cosa. Su última entrega suena blanda, carente de flow y patética en las citas (mención a REM y Nirvana, a ver si me compran los hipsters). ¿Lo peor que ha grabado? Seguramente sí.

'Artpop' (Lady Gaga)

Confirmado: Gaga tenía más chispa cuando era pobre y salía de fiesta con gente normal. Bad Romance demostró que puede hacer canciones pop perfectas, pero el giro pretencioso de este álbum le ha quitado toda la pegada. Hoy suena como la ricachona que amarga la fiesta al primero que pilla soltándole un discurso sobre su colección de arte.

'MBV' (My Bloody Valentine)

Fueron los maestros de la fórmula 'ruido más melodía' en la última década del siglo XX. Tras su disolución, su regreso fue la gran esperanza indie, ya que el género perdía fuelle creativo año tras año. Quienes esperábamos grandes cosas de este tercer disco nos hemos quedado algo chafados, ya que contiene menos de lo mismo.

'BE' (Beady Eye)

El pop-rock británico no pasa por su mejor momento, pero este disco supera los peores pronósticos. Básicamente, suena como Liam Gallagher y sus colegas matando el rato con lo primero que se les pasa por la cabeza, a la espera de noticias sobre lo que realmente importa: la reunión de Oasis. La expresión 'vivir de las rentas' se inventó para discos así.

'Para todos los públicos' (Extremoduro)

Tampoco es peor que La ley innata (2008), una especie de sinfonía rock digna de lo más pomposo del rock de los setenta. Lo triste de este álbum, que tiene alguna canción que suena viva, es que confirma que Extremoduro se han abonado ya a hacer discos con el piloto automático. ¿Podrán resucitar de tanta autocomplacencia? Ojalá.

Lo mejor y lo peor de 2013
El redactor recomienda