La primera batalla del caído Beriain: sacudir el avispero en lo más remoto de Argentina
  1. Comunicación
SU PRIMERA INVESTIGACIÓN CON 23 AÑOS

La primera batalla del caído Beriain: sacudir el avispero en lo más remoto de Argentina

El malogrado periodista no dudó en trasladarse nada más terminar la carrera a Santiago del Estero, a 10.000 kilómetros de su casa. Los mandamases locales las pasaron canutas con él

placeholder Foto: El periodista David Beriain, fotografiado en el Amazonas en 2015. (Discovery Max)
El periodista David Beriain, fotografiado en el Amazonas en 2015. (Discovery Max)

David Beriain tuvo desde sus comienzos un enorme compromiso con la verdad y la justicia. La carrera del periodista, asesinado esta semana en Burkina Faso junto a Roberto Fraile mientras rodaban un documental sobre caza furtiva, comenzó hace más de 20 años en Santiago del Estero, la ciudad más antigua de Argentina, a 1.000 kilómetros de Buenos Aires y más de 10.000 de su Artajona natal y la facultad de la Universidad de Navarra en la que por entonces estudiaba Periodismo.

Durante los veranos de la carrera, Beriain comenzó a trabajar como becario en 'El Liberal', un periódico fundado a finales del XIX y decano de la prensa del norte del país. Nada más terminar la carrera, el reportero navarro aceptó la oferta de pasantía y se mudó a Santiago del Estero para ponerse al frente de 'El Liberal Investiga', un suplemento que pronto puso en aprietos a los principales poderes.

Foto: David Beriain (i) y Roberto Fraile, asesinados en Burkina Faso mientras grababan un documental sobre caza furtiva. (EFE)

Lo que el joven periodista se encontró allí fue un territorio gobernado de forma caudillista por Carlos Arturo Juárez, presidente del Partido Judicialista. Este político llevaba controlando Santiago del Estero directa o indirectamente desde 1949, cuando accedió por primera vez al cargo siendo Perón presidente de la República. A su alrededor se habían organizado férreas redes clientelares con poderosos empresarios que, por supuesto, utilizaban los medios de comunicación santiagueños a su antojo.

El 19 de mayo de 2000, para sorpresa de todos, apareció en los quioscos el primer ejemplar de 'El Liberal Investiga'. "El primer número reveló, con nombres y documentación, que los servicios de inteligencia hacían espionaje político sobre políticos, opositores y oficialistas, periodistas, gremialistas, religiosos", cuenta María Celeste Schnyder en 'Política y violencia en la democracia argentina', una tesis doctoral que se publicó hace 10 años.

placeholder Paisaje de Santiago del Estero, Argentina. (Reuters)
Paisaje de Santiago del Estero, Argentina. (Reuters)

Era una forma de hacer periodismo poco común en la región, por riguroso y sobre todo por valiente. Lo que hizo el joven Beriain fue, básicamente, tomar los rumores que circulaban desde hacía años por las calles o los cafés de Santiago, contrastarlos con entrevistas y documentos y, finalmente, llevarlos por primera vez a una página. Fácil de decir, pero póngase usted a ejecutarlo cuando tiene uno que cruzarse a menudo con los tipos a los que está acusando de un crimen, el talón de Aquiles del periodista local. Era necesario un 'marciano' que cayera del cielo y se atreviera a lanzar, de repente, un dosier titulado 'Informe reservado. Una investigación sobre los servicios de inteligencia de la provincia'.

El pasante Beriain, ahí es nada, destapó que la Dirección General de Seguridad que Juárez había creado por decreto cinco años antes, en 1995, "con la función de facilitar a las autoridades la información necesaria para las tareas de gobierno", era un instrumento de seguimiento y detención a la fuerza de opositores liderado por Antonio Musa Azar, un comisario que en los ochenta había sido condenado por la desaparición de dos ciudadanos santiagueños.

Era una forma de hacer periodismo poco común en la región, por riguroso y por valiente

Un fragmento de su investigación: "Tanto la subsecretaría como el D-2 se apoyan en una red de informantes a los que la subsecretaría paga un sueldo y que abarca todos los ámbitos de la administración pública y de la sociedad: hay docentes, empleados del IPVU, de Defensa Civil, de la Secretaría de la Gobernación y hasta periodistas (…) sus sueldos según fuentes cercanas a este organismo, oscilan entre 500, 1000, 1.500 y 2.000 pesos de acuerdo a la jerarquía y de la información que se pueda aportar".

En una entrevista para 'Voces de la Gente', una revista mensual surgida como respuesta al oficialismo de los medios de la región, Beriain comentó que "los temas se han trabajado fuera del diario y se han editado en horarios no convencionales, se trata un poco de evitar filtraciones". Poco después de publicado, se convirtió evidentemente en un objetivo. "A raíz del informe, el diario instaló un sistema de prevención de escuchas telefónicas que a poco de instalado sonó la alarma (...) por otra parte, tuvimos que ver un poco cómo nos comunicábamos. Es molesto tener que hablar por teléfono en clave o no hablar. Si es una llamada de teléfono importante no la hacemos desde el diario. Mi celular prácticamente ni lo utilizo. También a varios miembros del diario nos tiraron volantes o afiches, incluso amenazando. Al margen de eso, yo he detectado un seguimiento sobre mi persona. Dos sujetos que tendríamos identificados me han seguido. Al parecer, también habría la posibilidad de que hubieran instalado micrófonos dentro del diario, pero eso no se confirmó".

placeholder El periodista navarro David Beriain. (Discovery Max)
El periodista navarro David Beriain. (Discovery Max)

El diario 'Clarín' se hizo eco de la historia en verano de 2000. "El secretario de Redacción de ese diario, Óscar Gerez, fue difamado mediante un panfleto que circuló por las calles de Santiago. De igual modo, el columnista Eduardo José Maidana fue injuriado en un panfleto que recibió por correo. Y el redactor David Beriain es seguido a diario por dos personas de civil cuando sale del periódico, mientras realiza su trabajo y cuando vuelve a su casa".

El segundo número de 'El Liberal Investiga' se centró en las irregularidades en la construcción y adjudicación de viviendas sociales. Fue el último. Según cuenta Schnyder, la discontinuación del suplemento se debió a una mezcla entre "las presiones con la publicidad oficial y las amenazas y seguimientos a los periodistas que firmaron las investigaciones".

Beriain permaneció algunos meses más en Santiago del Estero, que abandonó a mediados de 2001. Apenas dos años después, el asesinato de dos chicas, Leyla Nazar y Patricia Villalba, más conocido como el 'doble crimen de la dársena', provocó una investigación a nivel nacional que acabó años más tarde con Juárez encarcelado por crímenes de lesa humanidad y su lugarteniente, Musa Azar, condenado a cadena perpetua. La provincia fue intervenida en 2004 por orden del entonces presidente, Néstor Kirchner.

El periódico 'La Nación' envió a Jorge Rouillon a la zona. "Al lanzar una tónica de periodismo de investigación sobre temas candentes comentados en corrillos pero rara vez volcados al papel, 'El Liberal' ha revolucionado el ambiente local", escribió el reportero. "En los suplementos 'El Liberal Investiga', que han procurado asegurar las fuentes de cada dato publicado, ha tenido mucha actuación un periodista español, de 23 años, David Beriain, graduado en la Universidad de Navarra".

placeholder Edición web de 'El Liberal'.
Edición web de 'El Liberal'.

En su edición web de ayer, 'El Liberal' llevaba la noticia con la muerte de Beriain. Sin firmar, entre otros sucesos locales, infidelidades y noticias de la pandemia o la vacunación. Abajo del todo, en la mancheta, aparece el nombre del director editorial del medio, Gustavo Eduardo Ick, quien además es director ejecutivo del Banco de Santiago del Estero y vicepresidente del Canal 7, la televisión local. Durante los crímenes de la dársena, tanto 'El Liberal' como Canal 7 optaron por ponerse de lado en la cobertura, según Schnyder, "porque tanto el grupo económico Ick, socio mayoritario de ambos medios, y el Gobierno tenían interés en que los detalles del caso no se conocieran debido a la presunta participación de un integrante de la familia Ick y de altos funcionarios del juarismo en los asesinatos".

Tuvo que ser necesario un valiente becario llegado desde Navarra para iluminar por primera vez las tinieblas que durante décadas se enhebraron en Santiago del Estero. Como las noticias llegadas desde Burkina Faso, la historia del pasante Beriain tuvo un desenlace triste en que la oscuridad ha acabado imponiéndose a su breve fogonazo. Pero la grandeza del periodismo es que hasta una historia triste puede ser inspiradora.

Por todos los becarios valientes que seguirán su ejemplo, descanse en paz.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Periodismo
El redactor recomienda