CURSO DE VERANO DE EL CONFIDENCIAL EN MÁLAGA

La calidad prima sobre la cantidad: el éxito del periodismo de largo formato

Los nuevos formatos "suponen un envoltorio mucho más visual, usando todas laspara que los lectores se sientan atraídos", explica Laura Martín, diseñadora de ElConfidencial

Silvia Cruz quiere creer. La Virgen de la Soledad le escolta a su izquierda. A su espalda, las cabeceras de varal del antiguo trono. La claraboya de la tercera planta de la Congregación de Mena ilumina sus rizos. “'I want to believe'”, dice. Cree en el buen periodismo. “En la reflexión por encima de la inmediatez. Ser honesto, publicar todo lo que puedas y hacer una traducción de un montón de cosas a un lenguaje aparentemente sencillo”. Silvia Cruz, ahora periodista de 'Vanity Fair', no cree por formación profesional. Su única religión es el periodismo. Dice que en realidad es una traductora de urgencias.

La tercera y última sesión del curso de verano de El Confidencial en Málaga en colaboración con la UNIA y Unicaja Banco se basó en la soledad y en el sacerdocio. En la soledad del mundo 'freelance' del reporterismo de largo aliento y en el sacerdocio del periodismo elaborado. “¿Cuál es el secreto? La preparación. La mejor forma de hacer una entrevista es saber hasta la marca de ropa interior del entrevistado”, insiste Lara Hermoso, periodista en RNE y colaboradora en 'Jot Down Magazine'. La urgencia de última sesión fue que se impartió en la Cofradía de Mena, contigua al salón habitual donde se imparten los curso de la UNIA. Allí, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, impartía otra clase. Cuestión de creencias.

Silvia Cruz. (R. M.)
Silvia Cruz. (R. M.)

En la del periodismo no se puede tener miedo y “en la prensa española hay miedo a las series periodísticas”, argumenta Silvia Cruz. Y es que el largo formato, que ya puede considerarse como mayor de edad en España, sigue sin cuajar en los medios digitales. “El periodismo en internet se ha convertido en una máquina de echar carbón”, reflexiona Carlos Prieto, periodista de El Confidencial. En EEUU, ya comienza a considerarse una pieza larga a partir de las 1.000 palabras. Las entrevistas de 'Jot Down' son de 22-24 páginas y algunas piezas de El Confidencial superan la media hora de tiempo de lectura. Muchas son muy productivas. “No penséis nunca si el texto es largo o corto, la gente no mira las páginas, mira su calidad”, asegura Lara Hermoso.

El 60% del tráfico es del móvil

La realidad es otra “porque los periodistas también tienen que ser rápidos”, afirma Silvia Cruz, quien insiste en que de no ser así los periodistas se convertirían en bibliotecarios. “El formato largo es un género muy pintón, pero la realidad es que si estás trabajando en un periódico, el periodista no puede estar solo pensando en eso, hay que hacer noticias muy rápido”, recuerda Carlos Prieto, quien está convencido de que no todas las historias tienen cabida en el formato largo, “de hecho hay pocas veces que sirvan para el largo formato”. Para su cabida en internet aparecieron los nuevos formatos multimedia. “Suponen un envoltorio mucho más visual, usando todas las herramientas de la tecnología, para que los lectores se sientan atraídos”, explica Laura Martín, diseñadora de El Confidencial.

Lara Hermoso y Carlos Prieto. (R. M.)
Lara Hermoso y Carlos Prieto. (R. M.)

El 60% del tráfico de El Confidencial llega a través del teléfono móvil. El conocimiento de la audiencia es otro factor determinante a la hora de elaborar una información, sobre todo de largo recorrido porque, como reconoce Carlos Prieto, “la lectura móvil está preparada para que te disperse”. La clave para que no disperse es la calidad del producto. “Buscar un diálogo, no una entrevista”, aconseja Lara Hermoso, fiel defensora de la edición: “Es fundamental porque hay que ordenar una conversación de más de dos horas”. Lo que es preferible evitar es el periodismo de declaraciones. El contexto vuelve a serlo todo: “No tiene sentido estar repicando declaraciones sin explicar de dónde venimos”, sentencia Silvia Cruz.

La anécdota debe explicar algo más. “En el periodismo narrativo no solo vale recoger la anécdota y nada más”, insiste Cruz. Ella ha pasado largos años siendo 'freelance'. En la soledad. Allí, aprendió dos mandamientos: “Si no se paga no es periodista y si no se edita no se edita no es periodismo lento de largo formato”. Lara Hermoso se unió al sacerdocio: “El primer párrafo es para saludar al lector; el último, para darle un beso”. En la sala no había besamanos. Hubo aplausos convencidos. 63 creyentes han completado el curso.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios