caras nuevas (y viejas) en el nuevo panel de accionistas

Quién es quién en el baile de accionistas de la Prisa pos-Cebrián

La millonaria ampliación de capital del Grupo Prisa ha provocado importantes cambios entre los accionistas del grupo y ha abierto la puerta a la entrada de nuevas caras

Foto: Manuel Polanco, presidente de Prisa. (EFE)
Manuel Polanco, presidente de Prisa. (EFE)

La millonaria ampliación de capital del Grupo Prisa ha alterado de forma significativa el reparto de poderes entre los accionistas. La histórica junta de accionistas extraordinaria que descabalgó a Juan Luis Cebrián de la presidencia a finales del año pasado fue solo el preludio de todos los cambios que vendrían después.

Y es que, según se desprende de los registros de la CNMV, no todos los accionistas han acudido con el mismo ímpetu a la enésima llamada de socorro del grupo editorial más grande del país. CaixaBank, que hasta ahora tenía un 4,9% del capital de la sociedad, decidió no suscribir la citada ampliación y su participación ha quedado diluida hasta un 1,4%. Una estrategia diferente a la que ha seguido el Santander y HSBC. El banco que preside Ana Botín retiene su participación del 4,1%, mientras que la entidad de origen británico se mantiene en el 14,4% que atesora desde el pasado mes de noviembre.

Otra compañía que ha optado por dar un paso atrás ha sido Telefónica. La teleco que preside José María Álvarez-Pallete ha reducido su 13%, hasta el 9,4%. Un movimiento que no ha sorprendido al mercado, ya que el propio directivo había manifestado su intención de no aumentar su presencia en la editora. De hecho, según consta en las cuentas anuales presentadas este jueves, la compañía admite que su participación en Prisa le generó pérdidas el año pasado.

Suma y sigue, porque otro viejo conocido de la casa también ha visto reducida su participación. Se trata de Nicolas Berggruen, consejero de Prisa hasta 2014. El filántropo e inversor germano-estadounidense retenía un 3,1%, que ha quedado reducido al 2,5% en las últimas semanas. Berggruen, también conocido en los medios como 'el millonario sin techo' por vivir siempre de hotel en hotel, cerró filas con los Polanco y el inversor Martin E. Franklin para sacar a flote la editora allá por 2010, una misión que no terminó de salir bien.

Por su parte, los Polanco, presentes a través de la sociedad Rucandio, también han visto debilitada su participación tras pasar de un 17,5% a un 15,4%. Un porcentaje que les asegura voz y voto pero que ensancha las distancias con Josep Oughourlian, primer accionista del grupo y azote de Cebrián en los últimos años. El inversor libanés, dueño de Amber Capital, vuela lejos del resto de accionistas con un 26,3% del capital. Antes de la ampliación, no pasaba del 20%.

En suma, un baile de cifras que ha facilitado la entrada de nuevos nombres entre los accionistas significativos. Es el caso del mexicano Carlos Fernández, un nombre conocido en el Ibex que tiene sillón en el consejo del Santander y es el primer accionista de Colonial. El magnate ha aflorado este jueves una participación del 4% que se suma al 5,3% de Adar Capital, un fondo israelí que también ha irrumpido en el capital esta misma semana. Entre los dos aglutinan casi el 10% de Prisa.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios