con la vuelta a la publicidad a TVE

Las TV sienten en sus carnes las presiones del Gobierno por dar cobertura a Podemos

La vuelta de la publicidad a TVE en apariencia auspiciada por el Gobierno amenaza con provocar un terremoto en las televisiones privadas

Foto: José Antonio Sánchez, durante su toma posesión como nuevo presidente de RTVE (EFE)
José Antonio Sánchez, durante su toma posesión como nuevo presidente de RTVE (EFE)

La vuelta de la publicidad a TVE, en apariencia auspiciada por el Gobierno, amenaza con provocar un terremoto en las televisiones privadas. Sorprendidos el miércoles los principales grupos audiovisuales por una proposición no de ley presentada por el Grupo Popular en el Congreso en la que se fomenta la obtención de ingresos comerciales, “incluidos los derivados de la participación en el mercado de la publicidad”, las dudas ayer eran más que las certezas entre los principales ejecutivos del sector, aunque el denominador común era considerar la posibilidad como un ataque frontal, con un trasfondo político. Una presión más con las elecciones a la vuelta de la esquina.

En efecto, el sentimiento en una facción del Partido Popular es que televisiones como laSexta y Cuatro, segundas marcas de los dos grandes grupos audiovisuales, han propiciado y fomentan fenómenos como el de Podemos. Tampoco dudan en exponer sotto voce que los Atresmedia o Mediaset no los apoyan lo suficiente. La mera sugerencia de que los anuncios pueden regresar a la televisión pública toca la línea de flotación de tan díscolas cadenas. Primero, por la incertidumbre que genera y que lastra a firmas cotizadas. Pero también, si llega a implementarse, por el drenaje de ingresos que podría suponer, justo cuando la inversión publicitaria empieza a dar señales de vida.

“En las televisiones ha sonado a amenaza y tienen la sensación de que se ha producido de forma un tanto improvisada. Es como venir a decirles: "No te muevas, que te toco la facturación". Además, piensan que, si se trata sólo de abrir un debate, al menos podría haberse hablado previamente’”, exponen fuentes del sector, al tiempo que recuerdan como la relación del Gobierno con las televisiones no ha podido ser peor durante toda la legislatura. “Han tenido que lidiar con un problema tras otro: pérdida de canales –cuando todo arrancó con un fallo del Ejecutivo–, la publicidad encubierta de los patrocinios culturales en TVE, la financiación del cine español, los problemas con las entidades de gestión…”, subrayan con convicción.

El secretario general de Podemos, Pablo iglesias. (Gtres)
El secretario general de Podemos, Pablo iglesias. (Gtres)

Y es que la clave está en el alcance de la medida. Desde el Gobierno se ha insistido, incluso hace apenas días, en que está descartada una vuelta de la publicidad a la televisión pública en sentido estricto. Eso sí, como publicó El Confidencial a finales de octubre, en lo que el Ministerio de Hacienda ha venido trabajando en las últimas semanas es en fórmulas imaginativas de acceso al mercado publicitario que superen los citados patrocinios culturales, que actualmente permiten a las firmas esponsorizar programas por un importe más que razonable, con targets apetecibles y cautivos en horario de prime time. Esos híbridos son los que tienen recorrido en la Corporación.

No obstante, la tensión ayer era perceptible en las cadenas, conscientes de que en estos tiempos nada se entiende si no es en clave elecciones. De hecho, el cambio en la presidencia de la Corporación y la llegada de José Antonio Sánchez no se explica sin acudir a esta variable. “Hasta hace apenas semanas, la preocupación sobre RTVE tocaba en un 95% a sus cuentas y apenas en un 5% a los informativos. Sin embargo, ahora los telediarios pesan un 95% y sus finanzas un 5%”, aseguraban fuentes gubernamentales tras el relevo. Esto es, aunque la cadena pública afronta un déficit estructural de 130 millones anuales y su sistema de financiación necesita cambios, es legítimo buscar en las decisiones que se tomen respecto a la sociedad una segunda lectura política.

Números que no salen

Del mismo modo, el Gobierno debe hilar muy fino si apuesta por introducir de pleno la publicidad en TVE, en tanto –por lógica– implicaría eliminar en paralelo el canon que privadas y ‘telecos’ abonan anualmente para financiar la cadena pública. No está claro que, pese a la reducción que estas aportaciones han sufrido en los últimos años debido a la crisis económica, la Corporación pudiera obtener más fondos acudiendo al mercado. “Actualmente, TVE no tiene un equipo de comerciales, lo desmontó. Y su perfil de audiencia ha desaparecido completamente. Sin contar con su audiencia apenas alcanza un 9%, con lo que juega más en la liga de laSexta o Cuatro que en la de Antena 3 o Telecinco”, expone un experto del sector.

“Quiero despejar las dudas en ocasiones suscitadas respecto de la viabilidad financiera de la Corporación, recordando que RTVE dispone de un presupuesto de gastos que nos permite hacer una televisión y una radio de calidad”, exponía Sánchez en una misiva remitida a los trabajadores de la casa tras su primer consejo de administración. No, obstante, insistía en la necesidad de “impulsar nuestros ingresos y, en la medida de nuestras posibilidades, desarrollar un plan de inversiones”. Desde luego, si esa inyección de fondos viene del mercado publicitario, el Ejecutivo abrirá un frente de consecuencias imprevisibles. La eliminación de los anuncios, el mayor logro de las televisiones privadas en su historia, está en peligro. 

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios