Cumbre de Vocento en busca de consensos para empujar en la fusión con 'El Mundo'
  1. Comunicación
reunión del consejo y la comisión delegada

Cumbre de Vocento en busca de consensos para empujar en la fusión con 'El Mundo'

Día clave para medir el pulso de la fusión entre Vocento y Unidad Editorial. Y es que hoy se reúnen el consejo y la comisión delegado de la editora de ABC.

placeholder Foto: Parte del Consejo de Vocento, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
Parte del Consejo de Vocento, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Día clave para medir el pulso de la fusión entre Vocento y Unidad Editorial. Y es que hoy está previsto que se reúna el consejo de administración de la editora de ABC, apenas dos meses después de que el presidente, Rodrigo Echenique, planteara en términos genéricos la posibilidad de iniciar conversaciones “exploratorias” para una integración con Unidad Editorial. Por si fuera poco, también está previsto un encuentro del núcleo duro del cónclave en comisión delegada, donde el hombre fuerte de la casa debe dar cuenta del estado de los contactos. Todo con la sempiterna división de los accionistas de la compañía como telón de fondo.

Aunque la convocatoria del consejo figuraba en el calendario de la compañía y no tiene nada de extraordinario, la celebración también de comisión delegada dota de enorme contenido a la cita. No en vano, los apellidos ilustres de la compañía no se han visto las caras desde hace semanas, en un impasse provocado tanto por muerte de Emilio Botín –el presidente de Vocento no deja de ser un hombre del Santander– como por la ausencia en los últimos días del propio Echenique, de visita en China para negocios vinculados con la hotelera NH, la otra empresa que preside.

Fuentes próximas a las conversaciones explican que la negociación parece haber perdido momentum y esperan con expectación la jornada de mañana. “Si no sale nada, si no vemos mañana un hecho relevante o algún gesto por parte de Vocento, lo normal es que todo tienda a enfriarse”, exponen. Al menos por un tiempo. No en vano, el próximo día 20 de octubre está prevista la fiesta de celebración de los 25 años de El Mundo. No parecería de recibo anunciar una operación de esta índole en vísperas de un festejo como ese.

A partir de aquí, cada uno da su versión. Con los guarismos sobre la mesa, la reflexión que en estos días se traslada desde el entorno de los principales promotores de la fusión en Vocento es que la situación económica de Unidad Editorial –que tildan sin ambages de desesperada– invita a medir bien los tiempos y, sobre todo, a jugar fuerte para ganar peso en la ecuación de canje. No falta quien da un paso más y habla de dejar caer a la editora de El Mundo como fruta madura, jugando también con la falta de paciencia que pueda haber en sus dueños italianos de RCS Mediagroup. Argumentos recurrentes que también de forma habitual se combaten por su partenaire, donde la percepción es que la valoración de sus activos que se maneja –informes de consultoras mediante– es demasiado baja.

Además y como publicó El Confidencial, un informe interno del Santander pone sobre la mesa los problemas de deuda que afrontaría el holding resultante, hasta el punto de considerar inasumible el agujero y pedir medidas drásticas a Italia si quiere sacar adelante la fusión. En efecto, el conglomerado sumaría obligaciones por valor de casi 400 millones de euros, cuando su beneficio neto ajustado antes de impuestos, depreciaciones y amortizaciones apenas alcanzaría los 43,9 millones. La ratio de 9,1 casi triplica cualquier múltiplo asumible para la integración. Para reflexionar.

“El endeudamiento es el mayor obstáculo –se expone–. Asumiendo que el acuerdo debe hacerse en acciones, el apalancamiento agregado en 2013 en términos deuda neta/ebitda no es sostenible. Por eso, cualquier pacto implica que RCS reduzca la deuda consignada por Unidad Editorial, lo que afectaría a la estructura accionarial". De ambas compañías, Unidad Editorial es la que más deuda trae a la boda, con más de 250 millones. No obstante, se da la particularidad de que, mientras que el agujero de Vocento es con entidades financieras, el acreedor de la editora de Expansión y Marca es su propia matriz. Por tanto, ajustar esa deuda implicaría asumir un deterioro adicional a los más de 725 millones en los que RCS ya ha drenado sus cuentas en los últimos años por la rebaja del valor de su filial española.

El frente del Santander

Los afectados también están a la expectativa de cómo se suceden los acontecimientos en el Santander, después del fallecimiento de Emilio Botín. No en vano en su última etapa al frente del banco se había incrementado la presencia de la entidad en medios de comunicación, de forma directa o indirecta. No está clara cuál será la política de Ana Patricia respecto a estas cuestiones periféricas al principal negocio del grupo. Escrutada al máximo, llamó la atención su ausencia del último encuentro del Consejo Empresarial para la Competitividad –el primero que le correspondía tras el óbito de su padre–. Ese foro ha canalizado en los últimos meses las preocupaciones de los empresarios respecto a prensa, radio y televisión.

“No es que Ana Patricia vaya a poner palos en las ruedas, mi mucho menos. Pero es evidente que su padre empujaba la operación. Si a eso le sumas que nadie parece estar demasiado convencido de seguir adelante…”, explican fuentes conocedoras de los contactos. Además del presidente y el consejero delegado, Luis Enríquez, forman parte de la comisión delegada Miguel Antoñanzas, Santiago Bergareche, Álvaro y Enrique Ybarra, y Soledad Luca de Tena. Difícil papeleta para una comitiva –y unas familias– habitualmente marcadas por el cisma.

Unidad Editorial RCS Mediagroup Luis Enríquez Vocento Santander
El redactor recomienda