Santander zanja que el agujero de Unidad Editorial frena la fusión con Vocento
  1. Comunicación
la deuda del 'holding' llegaría a 400 millones

Santander zanja que el agujero de Unidad Editorial frena la fusión con Vocento

Los números no salen en la fusión entre Vocento y Unidad Editorial si no se toman medidas. Al menos así lo expone el Santander en un documento interno.

placeholder Foto: Antonio Fernández-Galiano (centro), presidente de Unidad Editorial, junto a la vicepresenta del Gobierno. (EFE)
Antonio Fernández-Galiano (centro), presidente de Unidad Editorial, junto a la vicepresenta del Gobierno. (EFE)

Los números no salen en la fusión entre Vocento y Unidad Editorial. Al menos así lo expone el Santander en un documento interno al que ha tenido acceso El Confidencial y que supone la primera aproximación de una firma de análisis a la integración. Según el informe, el nivel de deuda del holding sería inasumible en función de los beneficios conjuntos, escenario que obligaría a RCS Mediagroup, el gigante italiano propietario de la editora de El Mundo, a reducir el agujero de su filial española si es que quiere sacar adelante la transacción.

"El endeudamiento es el mayor obstáculo –se expone–. Asumiendo que el acuerdo debe hacerse en acciones, el apalancamiento agregado en 2013 en términos deuda neta/ebitda no es sostenible. Por eso, cualquier pacto implica que RCS reduzca la deuda consignada por Unidad Editorial, lo que afectaría a la estructura accionarial". En efecto, el conglomerado sumaría obligaciones por valor de casi 400 millones de euros, cuando su beneficio neto ajustado antes de impuestos, depreciaciones y amortizaciones apenas alcanzaría los 43,9 millones. La ratio de 9,1 casi triplica cualquier múltiplo asumible para la integración.

De ambas compañías, Unidad Editorial es la que más deuda traería a la boda, con más de 250 millones. No obstante, se da la particularidad de que, mientras que el agujero de Vocento es con entidades financieras, el acreedor de la editora de Expansión y Marca es su propia matriz. Por tanto, ajustar esa deuda implicaría asumir un deterioro adicional a los más de 725 millones en los que RCS ya ha drenado sus cuentas en los últimos años por la rebaja del valor de su filial española. Es más, esas correcciones ya situaron al gigante italiano en una precaria situación económica que le obligó a acometer una importante ampliación de capital.

Más allá de las murallas entre la gestión y el servicio de análisis, se da la circunstancia de que el Santander no es del todo ajeno a la fusión. No en vano, el presidente de Vocento, Rodrigo Echenique, es consejero de la entidad financiera y se perfila como uno de los hombres fuertes del grupo en la nueva era que comienza con Ana Patricia Botín. El banco ya ha dado un paso al frente en el Grupo Prisa, donde recientemente canjeaba deuda por capital y se convertía en accionista de la sociedad. El inesperado fallecimiento de Emilio Botín obliga a estar atento sobre la política de la entidad respecto a los medios de comunicación en esta etapa.

No es la mejor fusión

Paradójicamente, Santander avisa de que la integración que se negocia no es la que tiene más sentido. "Está clara la racionalidad de una fusión en el mercado español de periódicos, sobre todo entre la prensa conservadora. La forma de maximizar las sinergias es reducir el número de jugadores, y aquí el acuerdo óptimo sería sumar 'ABC' y 'La Razón'. No obstante, eso parece estar fuera de toda discusión", expone el documento. Asumido ese escenario y si se quiere sacar todo el rédito a la operación en marcha, la entidad financiera apuesta por una integración de los grupos, más que por fusionar sus principales rotativos.

"Los beneficios del acuerdo vendrían tanto por sinergias de costes (principalmente en el mercado de distribución de periódicos) como por potenciales sinergias vía ingresos a partir de un mayor abanico de marcas y activos periodísticos", subraya el informe. En esta línea, los accionistas de Vocento –en quien pone énfasis el Santander al ser la firma cotizada– se beneficiarían de un mayor alcance de sus cabeceras, que se extenderían al ámbito financiero y deportivo, así como de la consolidación de licencias televisivas. "La principal incertidumbre es la valoración de los activos", remacha el análisis.

La fusión entre Vocento y Unidad Editorial, negociada con inusitado sigilo, quema etapas rumbo a un desenlace todavía incierto. Con algunas cosas claras. Según aseguran fuentes conocedoras de los contactos, las partes apuestan en este punto de las conversaciones por mantener tanto el ABC y El Mundo, limando aristas editoriales y de target de audiencia de los rotativos con el fin de ofrecer una oferta lo más complementaria posible. Los negociadores de Vocento, encabezados por Echenique, contarían ya con una hoja de ruta económica que presentar al resto de accionistas del grupo, cosa que podría suceder en los próximos días. Una ofensiva de otoño para sondear con qué apoyos cuentan.

Unidad Editorial Santander RCS Mediagroup El Mundo Ana Patricia Botín
El redactor recomienda