La TV y radio públicas catalanas repiten números rojos pese a una subvención de 260 millones
  1. Comunicación
NO LOGRA VENDER UNA DE SUS SEDES POR LA CRISIS INMOBILIARIA

La TV y radio públicas catalanas repiten números rojos pese a una subvención de 260 millones

Las cuentas siguen sin salir en las televisiones autonómicas. La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), paraguas societario bajo el que operan TV3 y Catalunya Ràdio,

placeholder Foto: La TV y radio públicas catalanas repiten números rojos pese a una subvención de 260 millones
La TV y radio públicas catalanas repiten números rojos pese a una subvención de 260 millones

Las cuentas siguen sin salir en las televisiones autonómicas. La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), paraguas societario bajo el que operan TV3 y Catalunya Ràdio, registró el año pasado unas pérdidas netas de 7,41 millones de euros, pese a anotar en sus cuentas una subvención nada despreciable de la Generalitat por importe de 260 millones. Una nueva debacle que los administradores achacan al desplome de los ingresos publicitarios y a la crisis del sector inmobiliario, que ha impedido vender el edificio principal de la radio. Una operación por la que esperaban obtener 10 millones de euros.

La CCMA repite números rojos, después de que en 2011 ya se dejara 9,66 millones a pesar de apuntarse en su balance 309,57 millones vía subvención. Como publicó El Confidencial, el Gobierno catalán ya había desembolsado entonces más de 1.100 millones para financiar su cadena autonómica desde el inicio de la crisis. Según consta en las cuentas recientemente publicadas por la sociedad, ésta apenas facturó el año pasado 70,1 millones, la mitad de los que cuesta pagar a la plantilla. No en vano el gasto en salarios supuso en 2012 más de 148 millones de euros, pese al drástico ajuste acometido en esta rúbrica.

Según se detalla en el movimiento de subvenciones y donaciones recibidas, las entregas efectuadas por el Gobierno catalán en el año alcanzaron sólo los 260 millones de euros. Sin embargo, la Corporación ha arrimado al balance unos 24 millones de euros adicionales con cargo al saldo de aportaciones de capital pendiente de traspasar a resultados, lo que eleva el apunte contable a 283,99 millones. Las estrecheces presupuestarias en la Comunidad se han hecho más que evidentes, en tanto las aportaciones públicas consignadas en el ejercicio precedente se disparaban por encima de los 300 millones de euros.

La caída de la publicidad y el efecto neto de la no venta de inmuebles, conllevan un déficit del presupuesto de 27.893.504 euros En este escenario, el Consejo de Gobierno de la CCMA acordaba el pasado mes de junio iniciar un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a un máximo de 312 empleados de Televisió de Catalunya (TV3) y Catalunya Radio. Al tiempo, anunciaba una rebaja salarial para la plantilla del 7,5%. Actualmente, la televisión pública catalana tiene una plantilla de unos 2.100 empleados y la radio, de unos 430. No obstante, la situación está en stand-by. Hace apenas días ERC comunicaba un acuerdo con el Govern y con los comités de empresa afectados para renegociar el ERE con medidas alternativas, como reducciones de jornada y salario.

Publicidad, edificios y derechos deportivos

Dos son las razones que explican el mal desempeño en el ejercicio. Por un lado, los anuncios. “La crisis económica ha continuado afectando de lleno a una fuente de financiación fundamental para la Corporación: la publicidad. El descenso ha sido del 21% (17.822.450 euros) respecto a la cifra presupuestada y de un 22% 18.969.256 euros) respecto a los ingresos conseguidos en 2011”, expone la CCMA en sus cuentas. Y por otro, los 'extraordinarios' frustrados. “El presupuesto de 2012 preveía ingresos extraordinarios por diez millones por la venta y operación de rentback del inmueble sede de Catalunya Ràdio –expone el documento-. Esta operación finalmente no se llevó a cabo a causa de la crítica situación del mercado inmobiliario”.

Un desfase que podía haber sido incluso peor sin la ayuda extra del Gobierno catalán, sin cuya participación la sociedad no es viable. “Ambos efectos, la caída de la publicidad y el efecto neto de la no venta de inmuebles, conllevan un déficit del presupuesto de 27.893.504 euros que ha debido compensarse con medidas extraordinarias de contención de gastos y de aplazamiento de inversión que deben añadirse a otras medidas que ya se preveían en la reducción del presupuesto de 2012 respecto a 2011. De hecho, se autorizó una subvención extraordinaria de 2.522.125 euros de la Generalitat para paliar en parte la no realización de la operación del inmueble de Catalunya Ràdio”, subraya el Informe de Gestión.

“Se ha cerrado con un déficit de 7.670.319 euros, lo que representa que de los 27.822.450 euros anteriores, se han podido enjugar 20.152.131 euros”, zanja el documento. Pese a ese agujero, la Corporación no renuncia a la compra de derechos deportivos. Sin ir más lejos, el 14 de diciembre de 2012 firmaba un contrato con la Euroliga para la retransmisión de partidos de la máxima competición europea de baloncesto hasta la temporada 2014-2015. Hasta ese año, la televisión pública tiene comprometidos 35,5 millones de euros por este concepto.