La Generalitat se gasta 1.100 millones en cuatro años para sostener TV3
  1. Comunicación
DESEMBOLSÓ 278 MILLONES SOLO EN 2011

La Generalitat se gasta 1.100 millones en cuatro años para sostener TV3

La Generalitat de Cataluña se hubiera ahorrado la mitad de su última emisión de bonos patrióticos si no tuviera que sostener una televisión pública. Y es

placeholder Foto: La Generalitat se gasta 1.100 millones en cuatro años para sostener TV3
La Generalitat se gasta 1.100 millones en cuatro años para sostener TV3

La Generalitat de Cataluña se hubiera ahorrado la mitad de su última emisión de bonos patrióticos si no tuviera que sostener una televisión pública. Y es que el Gobierno catalán ha destinado más de 1.100 millones a financiar su cadena autonómica desde que empezó la crisis, sin ir más lejos la misma cuantía que el Estado invertirá en la comunidad para infraestructuras en 2012. Según consta en las últimas cuentas remitidas recientemente al Registro Mercantil, Televisió de Catalunya (TV3) se apuntó subvenciones del Ejecutivo que preside Artur Mas por importe de 278 millones de euros solo en 2011, cifra a la que cabe sumar los 839,6 millones desembolsados desde 2008 para garantizar la supervivencia de la sociedad.

El Gobierno de CiU ha hecho bandera desde su llegada al poder de los recortes en la televisión pública. La cuestión de fondo es si el esfuerzo acometido hasta ahora es suficiente. De hecho, TV3 apenas recibió el año pasado 15 millones menos que en 2010, cuando la subvención superó los 293,6 millones de euros. El objetivo declarado de la Generalitat para 2012 es dejar en 260 millones el presupuesto de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), el accionista único de Televisió de Catalunya. La CCMA -que también es responsable de las finanzas de Catalunya Ràdio- dispuso en 2011 de subvenciones por valor de 317,7 millones de euros, frente a los 340,41 del ejercicio precedente. Todo un tour de force.

La propia Generalitat admitía de forma implícita que el gasto sigue siendo insoportable cuando hace apenas días aseguraba que está estudiando la posibilidad de crear un canon para financiar TV3. Francesc Homs, portavoz del Gobierno catalán, reconocía la contratación de Deloitte para el diseño del tributo, si bien advertía que aún no se ha tomado una decisión al respecto. La consultora tiene hasta al 31 de octubre para presentar su propuesta, por la que cobrará 64.900 euros. Según los últimos datos del Banco de España, Cataluña -en pleno proceso electoral tras la deriva soberanista alentada por CiU- es con diferencia la comunidad autónoma más endeudada de España. Su agujero rozaba en el segundo semestre de este año los 44.000 millones de euros.

El problema de fondo es que las cuentas no salen y el balance está comprometido de origen. Televisió de Catalunya facturó el año pasado 85,9 millones de euros cuando solo en salarios afronta una carga de 127,1 millones. Si al desembolso por la fuerza laboral se le suman los 91,5 millones y 93,1 millones que se abonan en aprovisionamientos y gastos de explotación, respectivamente, resulta evidente que la sociedad no es viable sin las cuantiosas aportaciones de la Generalitat. Es más, pese a la subvención, el grupo perdió 8,7 millones el año pasado. Por si fuera poco, la casa contó con más plantilla pese a las estrecheces económicas: el número medio de empleados en 2011 se situó en 2.000 personas, frente a las 1.959 de 2010.

Liga, Champions, Fórmula 1...

Artur Mas ha escenificado diversas medidas de ajuste en TV3, desde el recorte de salarios a la reducción del número de canales de seis a cuatro, pasando por la renuncia a emitir fútbol de Primera División en abierto. Y es que los compromisos de gasto que admite la sociedad en sus cuentas de 2011 no dejan de ser llamativos para una cadena pública. Por ejemplo, al contrato con Mediapro para la retransmisión de un partido de Liga, se suman acuerdos para la Copa del Rey y la Supercopa de España; para emitir el Mundial de Fórmula 1 “de forma no exclusiva en territorio catalán y en lengua catalana”, y para la Champions League hasta la temporada 2014-2015 ¿Conclusión? Compromisos pendientes en la temporada 2011-2012 por valor de 46,5 millones de euros.

Las restricciones económicas han alcanzado también al pago a proveedores. No en vano el plazo medio de los pagos que han excedido el límite legal se sitúa en 351 días, casi un año. Es más, de los desembolsos efectuados en el ejercicio, que ascendieron a 264,1 millones, un total de 79,67 millones se abonaron fuera de los plazos que estipula la legislación. Todo un indicativo de los problemas de tesorería que atraviesa la casa. En sus previsiones para 2012, la compañía advierte que la Generalitat apuesta por diseñar un nuevo contrato programa, escenario que “junto a la situación económica general y la evolución del mercado publicitario pueden tener repercusiones sobre la oferta de programa multicanal y multiplataforma”.

Cataluña es de lejos la comunidad autónoma que más gasta en su sostener su televisión. Ante sus 278 millones de 2011 palidecen los 116,82 millones que tuvo que desembolsar Esperanza Aguirre para evitar la quiebra de Telemadrid. El Gobierno madrileño ha destinado más de 855 millones de euros en subvenciones para compensar las pérdidas de la televisión pública desde 2003; un gasto notable pero que aún le permite sacar pecho respecto al Ejecutivo catalán. Por su parte, la Radiotelevisión Valenciana (RTVV) cerró el ejercicio con unas pérdidas de 136,84 millones, un importe que superó con creces las aportaciones previstas por parte de la Generalitat, que contemplaba una subvención de explotación de 77,11 millones. Finalmente, la televisión pública vasca (ETB) salvó el año con auxilio de Patxi López por 111,14 millones de euros.

Generalitat de Cataluña