Así actúa el Mossad, el servicio secreto de Israel, en exclusiva para suscriptores
  1. Área privada EC Exclusivo
ADELANTO EDITORIAL

Así actúa el Mossad, el servicio secreto de Israel, en exclusiva para suscriptores

Desde hace más de medio siglo, un servicio secreto actúa tratando de no dejar huellas de sus actos: se trata del Mossad, el brazo armado de Israel para sus operaciones ocultas

placeholder Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.

Meir Amit, el mítico 'memuneh' del Mossad (1963-1968), dijo un día: "No se mataría a la familia de los terroristas; si sus miembros se interponen en el camino, ese no es nuestro problema. Cada ejecución tiene que ser autorizada por el primer ministro del momento. Y todo debe hacerse según el reglamento. Hay que redactar un acta de la decisión tomada. Todo limpio y claro. Nuestras acciones no deben ser vistas como crímenes patrocinados por el Estado sino como la última acción judicial que el Estado puede ofrecer. No debemos ser diferentes del verdugo o de cualquier ejecutor legalmente nombrado". Pero ¿cómo funciona el Mossad? Eso es lo que trata de desgranar el investigador y periodista Eric Frattini en su libro 'Mossad, el largo brazo de Israel', reeditado ahora por la Editorial Guante Blanco con varios capítulos nuevos que acaban de ver la luz por primera vez.

Lo cierto es que todos los primeros ministros, laboristas o conservadores, han utilizado esta herramienta, los asesinatos de Estado, como parte de la salvaguarda del Estado de Israel, algunos con más éxito que otros. Colocación de ingenios explosivos en teléfonos móviles, bombas en vehículos, ataques con misiles, bombardeos selectivos o envenenamientos, son algunos de los sistemas utilizados tanto por el Mossad como por el Shin Bet, el servicio de seguridad, para acabar con la vida de un 'enemigo'. A través del Kidon (Bayoneta), la unidad operativa del Metsada, el ultrasecreto departamento de operaciones especiales del Mossad, se ha liquidado a criminales de guerra nazis, terroristas de Septiembre Negro, científicos nucleares iraquíes, líderes de Al Fatah, traficantes de armas sudafricanos o rusos, líderes de Hamás o la Yihad Islámica, terroristas de Al Qaeda, químicos sirios, científicos nucleares iraníes, etcétera.

Este libro de espionaje y aventuras, pero también trágicamente real, es un pequeño capítulo en la larga historia del conflicto que se vive desde hace décadas en Oriente Medio, solo que en este caso la guerra se desarrolla en las sombras. Este libro recoge 26 operaciones encubiertas de asesinato y secuestro realizadas por el servicio de Inteligencia israelí y su subunidad del Metsada, el temible Kidon, a través de 60 años de historia, de aciertos y desaciertos. Ahora, en exclusiva para suscriptores, El Confidencial les ofrece un adelanto editorial de 'Mossad, el largo brazo de Israel', el último libro del prestigioso periodista Eric Frattini.

En los comienzos...

'Venganza', o satisfacción que se toma del agravio o daño recibido, no es tan solo una palabra o una definición, es y ha sido también una norma no escrita para el Estado de Israel contra sus enemigos a lo largo de su historia, desde el terrible Holocausto en la década de los años 40 del siglo XX hasta los primeros años del siglo XXI contra los ahora 'enemigos' de Israel. Desde la creación del Mossad en marzo de 1951, su servicio de espionaje se dedicó a buscar a estos supuestos enemigos en lo más recóndito del planeta. La primera operación autorizada 'políticamente' por un jefe de gobierno a la entonces unidad de Nokmin (Vengadores) sucedería en mayo de 1960 cuando David Ben-Gurion autorizó al memuneh Isser Harel el secuestro y posterior traslado a Israel de Adolf Eichmann, uno de los máximos responsables de la llamada 'Solución Final' a la cuestión judía en Europa. Condenado a muerte, Eichmann sería ejecutado en la horca en la prisión de Ramlah entre el 30 de mayo y el 1 de junio de 1962.

El éxito de la llamada operación Garibaldi, al mando de un joven Rafael Eitan, supuso la creación del temible Kidon (Bayoneta), la subunidad de ejecutores del Metsada, el departamento de operaciones especiales del Mossad. El Kidon y sus miembros, también llamados kidones, se convertirían en la punta de lanza de las nuevas venganzas que debería llevar a cabo Israel contra sus enemigos con el paso de los años. Pero ¿cuáles fueron los verdaderos orígenes de los vengadores del Kidon?

Tras la Segunda Guerra Mundial y el exterminio de seis millones de judíos en toda Europa, los vencedores pudieron leer en los muros de las sinagogas destruidas el siguiente mensaje de los 14 asesinados por la maquinaria de muerte del Tercer Reich: 'Fuimos asesinados. Vengadnos. Recordadnos'. En mayo de 1945 la guerra en Europa había terminado, pero para muchos esta guerra aún no finalizaría hasta que sus familiares exterminados no fueran vengados. Los supervivientes tenían claro que habían sobrevivido para llevar adelante la sagrada tarea de vengarse, de tomarse al pie de la letra el viejo proverbio judío del 'ojo por ojo, diente por diente'. Los casos de criminales de guerra eran tan innumerables que llegarían incluso a paralizar el sistema judicial militar aliado. Esta situación provocó que muchos de estos criminales fueran puestos en libertad. Mientras los europeos miraban hacia el futuro, hacia la reconstrucción, los supervivientes del Holocausto solo miraban hacia la venganza.

El 20 de septiembre de 1944 entró en acción la primera brigada judía del ejército británico bajo bandera hebrea, la 'Jewish Brigade Group'. En noviembre fue destinada al frente de batalla de Italia. La mayor parte de sus miembros tenían aún familiares tras las líneas alemanas. En mayo de 1945, tras el fin de la guerra, la brigada permanecía estacionada en la ciudad italiana de Tarvisio, cerca de la frontera con Austria. Sus miembros estaban deseosos de formar parte de las Fuerzas de Ocupación Aliadas en Alemania, pero una orden les obliga a detenerse. Su primera misión extraoficial es la de crear un pasillo secreto entre la Europa devastada y Palestina para los miles de judíos que huían de la Europa del Este. Esta acción sería conocida como operación Brecha.

A muchos de los soldados de la brigada se les da permisos para buscar a sus familiares y lo que se encuentran en esa búsqueda son lugares como Auschwitz-Birkenau, Mauthausen o Bergen-Belsen. Al regresar a su base, el deseo de venganza es muy fuerte entre los miembros de la brigada.

placeholder Pinche en la imagen para más información
Pinche en la imagen para más información

Con ayuda de los servicios de inteligencia militar estadounidense y británico, se diseñaron listas de miembros de las SS. En julio de 1945, un escuadrón de ejecutores cruzó la frontera con Austria. Su primera parada fue una casa que había sido un centro administrativo de la Gestapo. Los judíos detuvieron a una pareja. La mujer reconoció que su trabajo era el de clasificar todas las pertenencias de valor requisadas a judíos de Italia y Austria. Cuando la mujer iba a ser ejecutada de un tiro en la nuca, el hombre se ofreció ayudar a los 'Vengadores' a cambio de la vida de ambos. Al día siguiente el escuadrón tenía en su poder una lista compuesta por treinta nombres de vecinos que habían sido miembros activos de la Gestapo y la SS, fechas de nacimiento, estudios, misiones y funciones en el ejército alemán.

Disfrazados de policías militares, los Nokmin se dedicaron a detener uno a uno a los hombres y mujeres que aparecían en la lista. Tras leerles los cargos contra ellos, eran ejecutados mediante estrangulamiento. El equipo de vengadores estaba formado por Israel Karmi, Maier Shorea y Haim Harkov. El ejecutor era Shev Kerem, que años después se uniría al recién nacido Mossad.

La unidad actuaba siempre en un radio de acción de cien kilómetros alrededor de Tarvisio y en sus operaciones, realizadas cerca de lagos, ríos y presas, no dejaban el menor rastro de su paso por esas zonas. Su única meta era la de ejecutar al mayor número de asesinos nazis. Cada tarde, el jefe de los Nokmin recibía una lista de objetivos, y por la noche varios escuadrones salían hacia su misión sin saber qué hacían las otras. La unidad de ejecutores judíos actuaría solo durante unos meses y jamás se supo el número de nazis ejecutados. Meses después, mientras los Aliados comienzan a poner en libertad a miles de prisioneros de guerra, los judíos piensan que las naciones vencedoras quieren pasar página, pero ellos no están dispuestos.

Tuviah Friedman, Manus Yiaman y Alex Anilevich, hermano de Mordechai Anilevich, el famoso héroe que lideró el levantamiento del gueto de Varsovia contra los alemanes, deciden unirse en Viena bajo de nombre de Represalia. Los miembros de este grupo realizaban tareas policiales, al detener a los antiguos miembros de la SS y Gestapo, de jueces al juzgarlos y condenarlos, y de verdugos al ejecutarlos. Las misiones llevadas a cabo por Represalia continúan también siendo un misterio, así como el número de nazis ejecutados.

También al final de la guerra, activistas judíos, partisanos y guerrilleros se unieron para formar el más significativo grupo de vengadores. Antes separados por ideologías, ahora estaban unidos por el legado de los millones de víctimas. Beshalel Mihaeli era uno de sus miembros. Antes de ver morir a su padre, le prometió que sobreviviría para llevar a cabo su particular venganza contra los verdugos. En Lublin, la primera ciudad polaca liberada, establece contacto con otros judíos que ya han cometido actos de venganza. En el número 55 de la calle Fisinskigo, comparten ideales, deseos de venganza y sus pocas pertenencias. El nuevo equipo decide dividir sus operaciones en dos fases:

- La primera: identificar a los judíos que aún quedan vivos en Europa y ayudarles a llegar hasta Palestina.

- La segunda: vengarse.

La unidad actuaba siempre en un radio de acción de cien kilómetros alrededor de Tarvisio y en sus operaciones no dejaban el menor rastro

La venganza debía tener la misma magnitud que el asesinato llevado a cabo por los alemanes. El líder de la nueva unidad es Abba Kovner, un poeta y antiguo partisano en Vilna. En Bucarest, la capital de Rumania, se deciden dos actos de venganza: el plan A consiste en el envenenamiento del agua de varias ciudades alemanas; el plan B se centraría en los prisioneros de las SS retenidos por los aliados en campos de prisioneros, mediante una operación de envenenamiento del pan suministrado a los nazis.

Kovner necesita ayuda y por ello decide viajar a Palestina. El grupo necesita una buena cantidad de tóxicos para envenenar el agua de Nuremberg, ciudad cuna del Partido Nazi, y de Hamburgo. El cuartel general del equipo se establece en París. Kovner solo revela el plan A a tres altos oficiales del Haganah, que le niegan el apoyo. Los líderes de palestina tienen ahora una prioridad distinta, la de la creación de un Estado judío. El día de la venganza se pospone una y otra vez. Kovner habla finalmente con Haim Weizman, primer presidente del Estado de Israel, al que solo le habla del plan B. El futuro mandatario recomienda a Abba Kovner un químico. El 14 de diciembre de 1945, el jefe de los vengadores viaja en un vapor rumbo a Francia. El veneno viaja en botes de leche condesada.

Poco antes de llegar a Tolón, cuatro de los cinco miembros del equipo son llamados ante el capitán. El quinto se deshace del veneno arrojándolo por la borda. Los jefes deciden entonces llevar a cabo el plan B. En un campo de prisioneros cerca de Nuremberg se concentran cerca de 15.000 antiguos miembros de la SS. Tan solo el pan, que se hace cada día en una panadería alemana, es el único alimento no suministrado por el ejército estadounidense. Tres de los vengadores se hacen pasar por panaderos y encuentran trabajo en la panadería que suministra al campo. En París, un químico judío de Milán se dedica a fabricar el veneno, dos kilos de arsénico sin refinar.

El 13 de abril de 1946, domingo de Pascua, los Nokmin se ponen en movimiento. Durante toda la noche se dedican a pringar mediante brochas el arsénico en los bollos de pan. Casi 3.000 panes fueron rociados con veneno. Si a cada miembro de las SS se le entregaba un cuarto de bollo, suponía cuatro SS muertos por bollo o lo que es lo mismo 12.000 muertos de las SS si ingerían los tres mil panes.

Al amanecer el pan es entregado en el campo de prisioneros. El efecto del veneno comienza a extenderse por el campo de Nuremberg. Equipos de médicos estadounidenses hacen todo lo posible para salvar la vida a los oficiales de las SS que han comido el pan. Miles están enfermos, aunque solo unos pocos han fallecido. Los aliados jamás hicieron público el número de muertos, pero para los Nokmin aquella operación les devolvió de cierta forma un honor perdido en los campos de la muerte nazis.

placeholder Eric Frattini, autor de 'Mossad'.
Eric Frattini, autor de 'Mossad'.

Cinco años después de esta operación, y tan solo tres después de la creación del Estado de Israel, David Ben-Gurion ordena la creación del Mossad, en marzo de 1951. La primera operación de los Nokmin del Mossad, herederos de los hombres de Abba Kovner, sería la operación Garibaldi. Tras el secuestro de Adolf Eichmann, que supuso el primer gran éxito para los servicios de inteligencia israelíes, Ben-Gurion ordenaría entonces a su nuevo memuneh, Meir Amit (1963-1968), la creación de una unidad 'secreta' que solo podría ser 'conectada' y 'desconectada' por el primer ministro. El propio Amit, que bautizaría a la unidad como Kidon (o bayoneta) estableció la norma básica para sus actuaciones:

"No habrá matanzas de líderes políticos; estos deben ser tratados por medios políticos. No se mataría a la familia de los terroristas; si sus miembros se interponen en el camino, ese no es nuestro problema. Cada ejecución tiene que ser autorizada por el primer ministro del momento. Y todo debe hacerse según el reglamento. Hay que redactar un acta de la decisión tomada. Todo limpio y claro. Nuestras acciones no deben ser vistas como crímenes patrocinados por el Estado sino como la última acción judicial que el Estado puede ofrecer. No debemos ser diferentes del verdugo o de cualquier ejecutor legalmente nombrado".

En 1972, bajo el gobierno de la primera ministra Golda Meir, y bajo el mandato de Zvi Zamir como memuneh del Mossad, se establecería el llamado Comité X, una estructura judicial tan secreta que ni siquiera la Corte Suprema de Justicia del Estado de Israel conocía su existencia. Según el testimonio del exkatsa del Mossad, Victor Ostrovsky en su libro ' By way of deception':

"El Comité X, está integrado por militares, personal de los servicios de inteligencia y del Poder Judicial, hace las veces de corte marcial y juzga in absentia a los acusados. Las audiencias, similares a un tribunal, se llevan a cabo en distintos lugares para cada caso, generalmente en domicilios particulares o pisos francos del Mossad. Ningún acta es levantada de la sesión del Comité X".

Ostrovsky relataba también en su magnífico libro:

"Aunque el imputado, en este caso el líder de Hezbolá, el jeque Abbas Musawi, jamás lo supo, dos abogados —uno representando a la defensa y otro a la fiscalía— se encargaron de su caso. De nada valió el alegato de la defensa aduciendo que Musawi era en realidad un elemento 'moderado' dentro del fundamentalismo chií y que había jugado un papel clave en la liberación de los rehenes occidentales. La fiscalía hizo valer su argumento: el nuevo líder del Hezbolá recientemente había realizado un llamamiento para una escalada bélica contra lo que él mismo denominaba 'el cáncer de Israel'. Musawi fue declarado culpable, lo que implicaba que el Comité X podía decidir 'trasladarlo' a Israel para ser sometido a un juicio regular o autorizar su ejecución en la primera oportunidad en que esto fuese factible por parte del Kidon".

Ninguna de estas opciones podía ponerse en marcha sin la autorización expresa del primer ministro de turno, aunque, realmente, desde la creación del Kidon casi todos los jefes de gobierno israelíes, desde David Ben-Gurion a Ariel Sharon, del Likud al Partido Laborista, con premio Nobel de la Paz o sin él, han firmado órdenes de secuestro o ejecución.

Tanto el Comité X como el Kidon fueron mantenidos en absoluto secreto, incluso para muchos de los ministros que formaron parte de los diferentes gabinetes de los sucesivos gobiernos, hasta que el periodista israelí Yoel Marcus reveló la historia de ambas organizaciones en el diario 'Haaretz' en julio de 1986.

El Kidon estaba compuesto por tres equipos de doce personas cada uno que, bajo el eufemismo del 'largo brazo de la justicia' de Israel, se ocuparon de 'saldar cuentas' en los últimos 45 años desde la creación de la unidad. Criminales de guerra nazis, líderes de la OLP, Hamas o la Yihad Islámica, terroristas de Septiembre Negro, magnates, científicos, traficantes y diseñadores de armas, han sido algunos de los objetivos claros de los asesinos del Metsada, el departamento de operaciones especiales del Mossad, de quien depende el Kidon.

Tanto el Comité X como el Kidon fueron mantenidos en secreto, incluso para muchos de los ministros que formaron parte del gobiernos

A diferencia de otros clérigos, cuyas limusinas blindadas y fuertemente escoltadas raras veces se aventuran más allá de Beirut o del valle de la Bekaa, Musawi había traspasado en varias oportunidades la llamada zona de seguridad, estrechamente vigilada por Israel y el Ejército del Sur del Líbano. Precisamente en Jibsit, un pueblo de doce mil habitantes ubicado en el extremo sur del Líbano, que constituía el último puesto de avanzada del fundamentalismo islámico. Bajo las órdenes de Isaac Rabin, que entonces ocupaba el cargo de ministro de Defensa, y de Shabtai Shavit, memuneh del Mossad, una unidad del Sayeret Matkal y el Kidon se ocuparon de ejecutar a Musawi.

El 16 de febrero de 1992, cuando los helicópteros Apache israelíes abrieron fuego contra la caravana de vehículos que partía de Jibsit y mataron a Musawi, su esposa y su hijo Hussein de cinco años, Moshe Arens, el ministro de Seguridad, justificó la muerte de Musawi como una de las formas legítimas que utiliza el Estado de Israel en su lucha antiterrorista. Los operativos del Kidon habían conseguido colocar un localizador en los bajos del vehículo del jeque asesinado. El misil solo siguió el rastro del localizador.

Desde entonces, los enemigos han sido envenenados, volados en pedazos, estrangulados, ahogados, simplemente ejecutados con un tiro en la nuca o secuestrados a través del Kidon, en el nombre de Israel, y con permiso del primer ministro, en Francia, Italia, Malta, Chipre, Sudáfrica, Bélgica, Noruega, Líbano, Uruguay, Argentina y un sin fin más de países. Realmente, el Kidon y sus miembros elevaron el asesinato político a su máximo nivel de perfección gracias a agentes como Zvi Steinberg, un judío brasileño de treinta y seis años que era capaz de estrangular a un hombre en cuestión de segundos. Se rumoreaba que un día se subió a un autobús en Praga siguiendo a un terrorista palestino, se acercó a él, le aplastó con una sola mano la tráquea, matándolo en el acto, y se apeó del autobús desapareciendo entre la multitud. Nadie se dio cuenta de la ejecución hasta que el autobús llegó a la parada final y descubrieron el cadáver.

Este libro de espionaje y aventuras, pero también trágicamente real, es un pequeño capítulo en la larga historia de conflicto que vive desde hace décadas el Oriente Medio, solo que en este caso la guerra se desarrolla en las sombras. Este libro recoge veintiséis operaciones encubiertas de asesinato y secuestro realizadas por el Mossad y su subunidad del Metsada, el temible Kidon, a través de cuarenta y cuatro años de historia, de aciertos y desaciertos.

Por ejemplo, relata los aciertos del Kidon en operaciones como Ira de Dios, Átomo, Barba Azul o Ingeniero, pero también grandes desaciertos, como cuando la unidad de ejecutores del Mossad asesinó el 21 de julio de 1973 por error, en la ciudad noruega de Lillehammer, a un camarero marroquí al que habían confundido con el líder de Septiembre Negro, Ali Hassan Salameh, o cuando dos kidones fueron detenidos en Amman, el 26 de septiembre de 1997, mientras intentaban matar a un líder de Hamas introduciéndole un gas nervioso a través del oído mediante un aerosol.

Bien es cierto lo que escribió un día el periodista Yoel Marcus, del diario 'Haaretz': "Solo los desaciertos del Mossad son públicos. Sus triunfos, deben permanecer en el armario de los secretos. Estos últimos son los que hacen que el pueblo de Israel pueda irse seguro a la cama". Pero no es menos cierta la afirmación del mítico Rafael Eitan, antiguo responsable del Metsada y Lakam, cuando afirmó: "Nuestra tarea es hacer historia y luego ocultarla. En general somos honrados, respetamos el gobierno constitucional, la libertad de expresión y los derechos humanos. Pero al fin entendemos también que nada debe interponerse en lo que hacemos".

Meir Amit, el mítico 'memuneh' del Mossad (1963-1968), dijo un día: "No se mataría a la familia de los terroristas; si sus miembros se interponen en el camino, ese no es nuestro problema. Cada ejecución tiene que ser autorizada por el primer ministro del momento. Y todo debe hacerse según el reglamento. Hay que redactar un acta de la decisión tomada. Todo limpio y claro. Nuestras acciones no deben ser vistas como crímenes patrocinados por el Estado sino como la última acción judicial que el Estado puede ofrecer. No debemos ser diferentes del verdugo o de cualquier ejecutor legalmente nombrado". Pero ¿cómo funciona el Mossad? Eso es lo que trata de desgranar el investigador y periodista Eric Frattini en su libro 'Mossad, el largo brazo de Israel', reeditado ahora por la Editorial Guante Blanco con varios capítulos nuevos que acaban de ver la luz por primera vez.

Libros Mosad Israel Espionaje Segunda Guerra Mundial Holocausto Palestina
El redactor recomienda