La serie que debes ver | 'Archer', creada por Adam Reed, disponible en Netflix
  1. Área privada EC Exclusivo
RECOMENDACIÓN CINEMATOGRÁFICA

La serie que debes ver | 'Archer', creada por Adam Reed, disponible en Netflix

Como un sosias alcohólico y machista de James Bond, Sterling Archer es el espía estrella de la agencia ficticia ISIS que se dedica a inutilizar a la KGB en un serie de animación única

Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.

Clinc, clinc, clinc, clinc. El sonido de los hielos agitados dentro de un vaso de whisky es la banda sonora de esta serie de animación que ya cuenta con 11 temporadas, 10 de ellas disponibles en Netflix. En esta década, 'Archer' se ha convertido en una de las animaciones adultas imprescindibles, una producción mordaz y deslenguada que no puede desprenderse de ese aura Adult Swim de su creador, Adam Reed, responsable de 'Sealab 2021' y 'Frisky Dingo'.

Como un sosias (más) alcohólico y (más) machista de James Bond, Sterling Archer es el espía estrella de la agencia ficticia ISIS (Servicio Secreto de Inteligencia Internacional), radicada en Nueva York. Archer es una máquina de matar… y de follar, además de un dechado de defectos. Vestido con su smoking oscuro y siempre copazo en mano, nuestro protagonista nunca deja de beber y, aunque quisiera, jamás podría dejarlo, porque arrastraría una resaca de años que lo llevaría a la tumba. Y, entre copa y copa, se dedica a inutilizar a efectivos de la KGB y lo que surja.

Casi como la TIA, pero con mucho más glamur, por la agencia desfilan una decena de personajes, a cada cual más disfuncional, detestable y surrealista: Malory Archer, la directora de la agencia y madre indiferente y distante del protagonista; Pam, una de las agentes más resolutivas de ISIS, pero foco habitual de las mofas de sus compañeros por su físico y por sus maneras toscas de transitar por la vida; Lana Kane, la deuteragonista de la serie, enamorada de Archer, madre de su único retoño, Abbijean, y a la que continuamente tientan de otras agencias de espionaje para que abandone ISIS; Ray Gillette, especialista en explosivos y abiertamente gay; Cheryl Tunt, la secretaria psicótica de Malory; Figgis, el contable de la agencia y sempiterno competidor con Archer por la atención femenina, y Krieger, un científico sin ética y con acento alemán que vendría a ser una versión enfermiza del Doctor Bacterio. Todos ellos, a cada cual más jeta, a cada cual más ruin, deben colaborar en las misiones para proteger la integridad de Estados Unidos frente a la amenaza soviética.

Con capítulos de 20 minutos que se engullen como una pastilla de Diazepam, la serie explora a lo largo de sus once temporadas todas las posibilidades que ofrece la animación: desde las tramas autoconclusivas puras y duras, hasta el surrealismo, los flashbacks al pasado y los viajes al futuro. La animación, de corte entre sesentero y setentero, contrasta los personajes bidimensionales con unos fondos trabajados al detalle que dan la sensación de dinamismo, a pesar de la aparente sencillez. Repletos de chistes de mal gusto y con connotaciones sexuales, los diálogos de 'Archer' son corrosivos e irreverentes, pero incluso en su vulgaridad acaban demostrando un poso de elegancia. La violencia es explícita y la sangre corre a chorretones, pero nunca gratuitas y siempre a disposición de situaciones genialmente elaboradas.

La serie de Reed se engloba en la nueva animación adulta que ha dado en los últimos años joyas como 'BoJack Horseman', 'Big Mouth' y 'F is for Family', que guardan un sustrato más denso y profundo de lo que a primera vista muestra su sentido del humor paródico y posmoderno, lleno de juegos metaficcionales. Si James Bond volviera a nacer, seguramente se reencarnaría en Archer.

Clinc, clinc, clinc, clinc. El sonido de los hielos agitados dentro de un vaso de whisky es la banda sonora de esta serie de animación que ya cuenta con 11 temporadas, 10 de ellas disponibles en Netflix. En esta década, 'Archer' se ha convertido en una de las animaciones adultas imprescindibles, una producción mordaz y deslenguada que no puede desprenderse de ese aura Adult Swim de su creador, Adam Reed, responsable de 'Sealab 2021' y 'Frisky Dingo'.

Series de Netflix Netflix Espionaje Machismo Cine de animación
El redactor recomienda