Es noticia
Menú
El deportista a seguir | El Riquelme de los 10 balones que ya se rifan Madrid y Barça
  1. Área privada EC Exclusivo
EL ATLETA DEL MOMENTO

El deportista a seguir | El Riquelme de los 10 balones que ya se rifan Madrid y Barça

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Imagen: Rocío Márquez.
Imagen: Rocío Márquez.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Era un 24 de mayo de 2000. Boca y River se enfrentaban en los cuartos de la Copa Libertadores y los 'xeneizes' tenían un equipo de impresión: Walter Samuel, el 'vasco' Arruabarrena, los Barros Schelotto, Martín Palermo... y un tal Riquelme. El '10' ya había debutado con la selección argentina y empezaba a hacerse un nombre en el fútbol. Por esa razón, qué mejor que un 'superclásico' para verle por primera vez en directo: yo no llegaba a la mayoría de edad, pero solo tuve que verle tocar un par de balones y observar cómo se movía por el campo para descubrir que era un 'potrero' lleno de clase y elegancia. Mis ojos solo podían seguirle a él por el campo.

Aquel partido lo ganó Boca por 3 a 0 y, a la postre, sería campeón de la Libertadores. De hecho, unos meses después, ese mismo equipo derrotaría al Real Madrid en la Intercontinental (2-1) con una exhibición de Riquelme. Pero aquel día, ante River, el detalle que se me quedó grabado a fuego no fue ni su gol, ni su asistencia, sino algo que ocurrió en la medular. Riquelme pisó el balón ante la presión de Yepes, lo mimó de nuevo y se dirigió hacia su campo... pero frenó en seco y, con una preciosa pisada, tiro un caño al colombiano que es el más bonito que he visto nunca. Hoy, estas líneas versan del que los expertos dicen que será su sucesor. Palabras mayores.

Foto: Imagen: Rocío Márquez.

Gonzalo Sosa lo tiene todo para ser una de las grandes estrellas del fútbol argentino en los próximos años. Con solo 16 años, es un jugador potente (1,74 metros), con gran zancada y con una calidad desbordante a pesar de su insultante juventud. Apodado 'el Talentoso', es de esos jugadores que desbordan clase en la conducción del balón, con el esférico muy pegado al pie y la cabeza siempre alta, dos cualidades que complementa con su gran visión de juego. Su regate eléctrico, su capacidad para leer el juego un segundo antes que el resto y su calidad a la hora de definir le han puesto en el radar de los 'grandes' de Europa.

Pero la historia de este joven es la de tantos y tantos argentinos que nacen pegados a un balón, pero que cuentan con pocos recursos económicos. Nacido en Florencio Varela, al sur de Buenos Aires, desde muy pequeño comenzó a destacar por sus cualidades, lo que le llevó a formar parte de las categorías inferiores de Boca Juniors, el equipo de su idolatrado Riquelme. Jugar en el mismo club y con el mismo número de su mito le dio alas para seguir 'copiando' sus gestos y movimientos... Pero llegó el primer gran problema: sus padres no disponían de fondos para poder llevarlo a entrenar todos los días a Casa Amarilla, por lo que dejó el equipo.

Así juega Gonzalo Sosa, 'el Talentoso'

Defensa y Justicia, club de Florencio Varela, se enteró de la situación e inició negociaciones con la familia del joven para incorporarlo a su cantera: ¿saben cuál fue el acuerdo para que jugara con ellos? Regalarle 10 balones de fútbol. Ni más ni menos. Así, Sosa encontró un club en el que seguir formándose deportivamente y, con el paso de los años, seguía demostrando que no tenía techo y que estaba llamado a cotas muy altas. Solo necesitó un par de años para que Racing de Avellaneda se fijase en él y apostara por su calidad... y el tiempo les ha dado la razón: los 'grandes' de Europa se han lanzado a por el fichaje de un joven con muy buen cartel.

"Lo quieren varios clubes. De hecho, hay enviados del Real Madrid en Argentina y en estos días nos vamos a reunir. También lo quiere el Barcelona. Lo han seguido ojeadores del Bayern de Múnich, PSG, Manchester United y del City", aseguraba hace escasos días a 'Racing de Alma' Martín Sendoa, exjugador argentino y actual representante del jugador. El interés del Real Madrid viene de lejos, según informó 'As': Santiago Solari entrenaba en las categorías inferiores y su hermano David le puso en la pista del jugador; así, viajó a Argentina e incluso redactó un informe muy positivo. Es más, incluso le entregó a Sosa una camiseta de CR7 firmada por él.

placeholder Sosa, con su representante y la camiseta del Madrid de CR7. (Clarín)
Sosa, con su representante y la camiseta del Madrid de CR7. (Clarín)

A pesar de su corta edad, lo que le conocen dicen de él que es un jugador con la cabeza muy bien amueblada, consciente del momento deportivo en el que se encuentra y el gran camino que le queda por recorrer si un día quiere convertirse en profesional. Los principales equipos de Europa quieren hacerse con sus servicios, pero el Talentoso, como le ocurriera a Riquelme, no tiene prisa por dar el salto al 'viejo continente'. Sabe de donde viene, lo que cuesta llegar a la cima y el trabajo que se necesita para poder convertirse en un futbolista de primer nivel. Y Racing también trabaja en ese sentido: busca que se forme y que no se genere falsas expectativas.

El gran valor de Sosa no está solo en su calidad, sus capacidades, ni su técnica, sino que, en realidad, está en su personalidad. Es de esos jugadores que disfrutan dando una preciosa asistencia de gol, hallando una inesperada línea de pase o inventando un regate decisivo, mucho más incluso que marcando un tanto. De esos jugadores que solo necesitan tener cerca el balón para ser feliz: mimarlo, tratarlo bien y cuidarlo es su misión en el campo. De esos jugadores que, para firmar por un club, solo quieren 10 balones de fútbol. De esos jugadores que disfrutan con un caño mirando al tendido mientras el público enloquece. De esos jugadores... como Riquelme.

Era un 24 de mayo de 2000. Boca y River se enfrentaban en los cuartos de la Copa Libertadores y los 'xeneizes' tenían un equipo de impresión: Walter Samuel, el 'vasco' Arruabarrena, los Barros Schelotto, Martín Palermo... y un tal Riquelme. El '10' ya había debutado con la selección argentina y empezaba a hacerse un nombre en el fútbol. Por esa razón, qué mejor que un 'superclásico' para verle por primera vez en directo: yo no llegaba a la mayoría de edad, pero solo tuve que verle tocar un par de balones y observar cómo se movía por el campo para descubrir que era un 'potrero' lleno de clase y elegancia. Mis ojos solo podían seguirle a él por el campo.

Argentina
El redactor recomienda