El Pulso Económico | El Gobierno contra los sueldos de 6 cifras y el papelito de Galán
  1. Área privada EC Exclusivo
LA AGENDA DE LA SEMANA

El Pulso Económico | El Gobierno contra los sueldos de 6 cifras y el papelito de Galán

La semana estará marcada por un inicio (el de la economía sin estado de alarma), un final (el de la temporada de resultados) y un estado de ánimo (Moncloa vs los sueldos altos)

placeholder Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

La semana empieza con un nuevo comienzo, el de la economía bailando con el virus sin estado de alarma; un final, el de la temporada de resultados empresariales del primer trimestre (Iberdrola y Telefónica); y un estado de ánimo, el del Gobierno contra los sueldos altos en empresas que están despidiendo a trabajadores. Empecemos por la última.

El presidente del Gobierno no fue muy preciso el pasado viernes. Dijo que es necesario dar una "respuesta contundente" al hecho de que haya "sectores ganadores de la transformación digital que están expulsando fuerza de trabajo mientras ellos están ganando salarios de seis cifras e incrementando sus beneficios y bonus".

Vaya usted a saber lo que es una respuesta contundente, quiénes son en España esos ganadores de la transformación digital y a qué tiene en la cabeza Sánchez cuando habla de salarios de seis cifras.

Foto: Imagen: Rocío Márquez.

Ahora mismo, quien está despidiendo trabajadores en España son precisamente sectores a los que la transformación digital les ha cruzado tres o cuatro navajazos en el costado y que están viendo cómo adaptarse y sobrevivir. Entre ellos, los bancos y las telecomunicaciones.

Por otra parte, un salario de seis cifras va desde los 100.000 euros a los 999.999 euros, que no es lo mismo. Tal vez, el presidente se refería a salarios con seis ceros. En ese caso ya iríamos a sueldos a partir del millón de euros y hasta los 9 millones de euros. Que es igual de impreciso, pero igual se entendería más.

Al poco de hablar Sánchez, se sumó también Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo. "No es ético que haya grandes empresas que despidan y muestren esta falta absoluta de empatía en medio de la pandemia, mientras tienen grandes beneficios. Necesitamos a todo el mundo para construir un nuevo contrato social", tuiteó. Pero la salva la inició el 21 de abril Nadia Calviño, vicepresidenta segunda y ministra de Economía, al poco de saberse que Caixabank quería despedir a 8.000 personas tras haber absorbido Bankia.

En cualquier caso, el Gobierno tiene una oportunidad de oro esta semana para trufar de hechos su retórica. El jueves se celebra la junta general de accionistas de Caixabank y uno de los puntos que hay que aprobar es la remuneración del consejo de administración. Allí se sientan el consejero delegado, Gonzalo Gortázar y el presidente, José Ignacio Goirigolzarri.

  • Punto 12º. Aprobación de la modificación de la política de remuneraciones de los consejeros.
  • Punto 13º. Fijación de la remuneración de los consejeros.

La votación sería un trámite en cualquier otro momento, pero se da la circunstancia de que el Frob, con un 16% del capital, es un organismo público dependiente del Ministerio de Economía. Si uno escucha la retórica del presidente y las vicepresidentas, todo indica que deberían votar en contra de esos salarios. Si uno atiende al hecho de que fue el propio Gobierno quien aprobó la venta de Bankia y que en todos los escenarios posfusión imaginables habría miles de despidos (6.000 como mínimo), no se acabaría de entender muy bien la negativa. Sin el ahorro de costes resultante de una fusión de dos entidades bancarias que se solapan, no hay ninguna razón racional para proceder con la operación. Por si no me he explicado bien: el Frob no aceptó la venta de Bankia A PESAR DE los despidos, sino precisamente PORQUE LOS HABRÍA.

placeholder Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

Empresas y mercados: el papelito de Galán

De todas las empresas españolas que van a presentar resultados esta semana, Iberdrola, Telefónica y ACS son las tres mayores. La eléctrica lo hará el miércoles y la operadora de telecomunicaciones y la constructora esperarán al jueves.

La rendición de cuentas con los inversores llega a las tres cabezas visibles de la compañía en momentos muy diferentes. A Florentino Pérez, en una especie de reorientación estratégica de ACS; a José María Álvarez Pallete, centrado en reducir deuda y en convencer al mercado de que la suma de las partes de Telefónica es mayor de los 21.890 millones de capitalización bursátil en la que cerró el pasado viernes; e Ignacio Sánchez Galán va a presentar los resultados del tercer trimestre con la acción a apenas un 7% por debajo de sus máximos históricos. 73.710 millones valía la eléctrica al cierre de la semana. Eso es más del triple que Telefónica y el presidente ejecutivo de la compañía lo sabe.

Al menos en uno de los frecuentes encuentros que Sánchez Galán ha mantenido con figuras del poder político desde que hay pandemia, el directivo llamó a uno de los empleados que le suelen rodear y le pidió que le acercara un documento que casualmente tenía a mano. Allí, en el papelito estaban, ordenadas de mayor a menor capitalización, las compañías del Ibex 35.

Y ahí empieza el show del salmantino, mencionando a las grandes compañías españolas que históricamente habían estado por encima de Iberdrola en valor del mercado y que ahora están claramente por debajo, dejando bien claro que las tres primeras eran Inditex, Iberdrola y Santander.

Solo una sombra empaña la gestión de Sánchez Galán al frente de la eléctrica: la contratación del comisario Villarejo para, presuntamente, espiar a políticos, jueces y rivales empresariales. Uno de ellos, el propio Florentino, que ya tiene una demanda preparada por 2.600 millones de euros para activar en cuanto considere oportuno.

La semana empieza con un nuevo comienzo, el de la economía bailando con el virus sin estado de alarma; un final, el de la temporada de resultados empresariales del primer trimestre (Iberdrola y Telefónica); y un estado de ánimo, el del Gobierno contra los sueldos altos en empresas que están despidiendo a trabajadores. Empecemos por la última.

Economía Telecomunicaciones Ignacio Sánchez Galán José María Álvarez Pallete Florentino Pérez Nadia Calviño Yolanda Díaz
El redactor recomienda