UNA PROPUESTA MUY INTERESANTE

¿Se debe rebajar la edad de voto a los 16 años? Un debate necesario

En la consulta escocesa sobre la independencia, han podido votar los jóvenes de 16 años. ¿Es algo tan descabellado, o debería plantearnos cambiar la ley?

Foto: La legislación respecto a lo que los adolescentes pueden o no pueden suele ser muy incoherente en países de todo el mundo. (iStock)
La legislación respecto a lo que los adolescentes pueden o no pueden suele ser muy incoherente en países de todo el mundo. (iStock)

En la consulta escocesa sobre la independencia, han podido votar los jóvenes de 16 años. Y también figura esa edad en la ley de consultas catalana. Hay quien piensa que se trata de marrullerías electorales, pero lo cierto es que el asunto está planteado desde hace tiempo en muchos países. En algunos, como Austria, está ya establecida esa edad. El 26 de marzo del 2002 se aprobó un proyecto de ley que permitía votar a los jóvenes de 17 años en Cambridge, Massachusetts, después de haber rechazado nueve meses antes la misma propuesta para los de 16. En Inglaterra, el Partido Liberal, el Gobierno de Blair y el Partido Nacional Escocés respaldaron la propuesta de bajar la edad de voto a 16. En Alemania hay una propuesta más radical, que pretende reconocer el derecho a votar desde la infancia. Los padres lo harían en nombre de los niños hasta los 12 años, edad a la que los niños podrían decidir si votan o siguen delegando en sus padres. Una propuesta muy interesante.

En el año 2005, el alcalde de Sevilla me pidió un dictamen sobre la posibilidad o conveniencia de rebajar la edad de voto a los 16 años en las elecciones municipales. También pidió su opinión, desde el punto de vista constitucional, al profesor Pérez Royo. El dictamen, que elaboré en colaboración con la profesora de la Válgoma, titular de Derecho civil de la Universidad Complutense, puede consultarse en este enlace. La conclusión del profesor Pérez Royo fue: “Reconocer a los mayores de dieciséis años la capacidad para el ejercicio del derecho de sufragio activo es, desde una perspectiva jurídica, posible dentro del actual marco constitucional y conveniente en el contexto del conjunto del ordenamiento jurídico”.

Infantilizando la adolescencia

Cuando pregunto sobre la posibilidad de votar a los 16, la mayor parte de la gente se echa las manos a la cabeza: ¡Qué disparate! ¡A esa edad no se está todavía maduro! Para contestar a esta objeción, el profesor Robert Epstein ha elaborado un Test de madurez para personas adultas, que puede también aplicarse a adolescentes. Su idea es que muchos adultos también suspenden. La idea que comparto con Epstein, y que ya expondré en esta sección, es que estamos infantilizando a la adolescencia, y que, como las profecías pueden realizarse por el hecho de enunciarlas, si lo repetimos lo suficiente acabarán siendo irresponsables.

Es justo y conveniente que a los 16 años se tenga derecho a voto, de la misma manera que se les reconoce otros derechos que exigen una gran responsabilidad

Lo que se suele olvidar es que la ley española reconoce a esa edad el ejercicio de derechos muy relevantes. Se ha fijado en 15 años la edad de consentimiento de relaciones sexuales con un adulto (antes estaba en los 13), pueden tener licencia de armas desde los 14, a los 16 se puede contraer matrimonio (hasta la ley de 1981, la mujer podía contraer matrimonio a los 12 y el varón a los 14), se puede dejar los estudios, ponerse a trabajar y pagar impuestos. Para todas estas cosas pensamos que los adolescentes están suficientemente maduros, pero no para votar. (Por cierto, tampoco para tomar una cerveza.)

En su reciente libro ¿Padres sin derechos, hijos sin deberes? El laberinto jurídico de la infancia (Ariel), la profesora De la Válgoma ha estudiado las incoherencias legales que hay en todas las legislaciones del mundo acerca de la infancia y la adolescencia, que son muy notorias en la española. Meditar sobre la edad de voto nos ayudaría a eliminarlas.

Me gustaría comenzar un debate al que están invitados. Les rogaría que se limitaran a dar razones a favor y en contra. Voy a darles las más comunes:

Argumentos en contra


1.- A los 16 años se es demasiado joven para ser emocionalmente objetivo, y por lo tanto se es psicológicamente vulnerable.


2.- Los jóvenes son incapaces de tomar decisiones políticas responsables, porque carecen del conocimiento político necesario.


3.- Los jóvenes son muy vulnerables a las influencias.

4.- El voto de un joven puede comprarse fácilmente.

5.- Los adolescentes tienden a tener una perspectiva temporal corta, interesándose más por las consecuencias a corto término que por las consecuencias a largo plazo, lo que políticamente es peligroso.

6.- Los adolescentes tienen menos conciencia del riesgo que los adultos, y parecen calcular los beneficios y los riesgos de forma distinta.

7.- La investigación existente sugiere que los adolescentes son más impulsivos que los adultos, y están sometidos a cambios bruscos de humor.

8.- Los jóvenes no están interesados en tomar decisiones políticas. Si pocos jóvenes de 18 años votan, con más razón dejarán de votar los de menor edad.

9.- El voto joven podría proponer iniciativas peligrosas.

10.- Mantener el voto a los 18 años no supone ningún perjuicio a los menores de esa edad ni a la sociedad, por lo que no es sensato cambiarlo.

11.- Algunos autores temen que reducir la edad de los votantes colabore a la tendencia a reducir la edad penal y a disminuir la autoridad de los padres.

Los 16 pueden ser una buena edad para que el adolescente comience a tomar decisiones que atañan a su comunidad. (Corbis)
Los 16 pueden ser una buena edad para que el adolescente comience a tomar decisiones que atañan a su comunidad. (Corbis)

Argumentos a favor

1.- A partir de los 16 años los jóvenes tienen algunas responsabilidades y algunos derechos de adultos. El derecho a votar debería ser uno de ellos.

2.- Los jóvenes pueden trabajar, pagan impuestos, luego deberían votar. Serviría, pues, para armonizar la legislación sobre la adolescencia.

3.- Al hacerlos sentir que pueden decidir sobre cosas que afectan a su vida, los jóvenes sentirían más interés por la política.

4.- Al tener que contar con su voto, los políticos cuidarían más los intereses de los jóvenes.

5.- Los 16 años son mejor edad para introducir el voto que los 18, porque a esa edad los jóvenes están todavía enraizados en su comunidad y más concernidos por el voto que dos años después.

6.- Los jóvenes tienen una perspectiva propia y única sobre aspectos sociales, que conviene tener en cuenta.

7.- Reducir la edad del voto a los 16 es una gran oportunidad para que los nuevos votantes puedan recibir una formación política, ya que todavía están dentro del sistema educativo.

No se trata de decidir si a los 16 años se está en condiciones de votar, sino si sería justo y conveniente que se estuviera,y esto me parece innegable

Mi opinión es que son más convincentes las razones a favor. Muchos de los argumentos en contra son los que se esgrimieron durante siglos para negar el voto a las mujeres. Acabo de realizar un informe sobre la inteligencia de los adolescentes, para el Centro Reina Sofía sobre adolescencia y Juventud, que demuestra la capacidad de razonamiento de los adolescentes y también su capacidad crítica. Por ello, mi propuesta es que debemos pensar este asunto al revés de como lo hacemos. Es justo y conveniente que a los 16 años se tenga derecho a voto, de la misma manera que se les reconoce otros derechos que exigen una gran responsabilidad. Pero esto requiere que el sistema educativo se proponga conseguir que todos nuestros adolescentes tengan los suficientes conocimientos y la responsabilidad suficiente para ejercer su condición de ciudadanos. Eso es lo que pretendió la Unión europea al recomendar la introducción de Educación para la Ciudadanía en los sistemas educativos. La educación tiene que desarrollar las virtudes cívicas. La Constitución y las leyes educativas exigen de la enseñanza obligatoria –que dura hasta los 16 años– que forme la responsabilidad ciudadana y la implicación social.

El aspecto que me interesa es el educativo. No se trata de decidir si a los 16 años se está en condiciones de votar, sino si sería justo y conveniente  que se estuviera. Y esto me parece innegable. 

Educación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios