Es noticia
Menú
Cómo calentar la casa sin arruinarse ahora que llega el frío
  1. Alma, Corazón, Vida
TRUCOS SENCILLOS

Cómo calentar la casa sin arruinarse ahora que llega el frío

Muchas familias temen la factura de la calefacción ahora que llegan las temperaturas gélidas a nuestro país. ¿Cómo mantener el calor en el hogar sin arruinarse?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Quedan pocos días para la llegada del invierno, pero el frío no se hace esperar. Después de uno de los años más calurosos que se recuerdan, cuesta creer que de pronto el mercurio de los termómetros baje hasta valores bajo cero. La Aemet ya ha avisado: se acerca una "lengua de frío" a España como fruto de "una rotura del vórtice polar estratosférico" que nos sumirá a todos de lleno en el invierno profundo. Finalmente, llegó la hora de sacar del armario las bufandas, guantes y demás prendas de invierno.

Esto en cuanto a los avituallamientos para salir a la calle, pero ¿qué hay del interior de la casa? Este año, desgraciadamente, los precios de la energía y la calefacción se han disparado por diversos factores, lo que complicará mucho más las esperanzas de llegar a fin de mes de muchas familias en nuestro país. Por ello, subir los grados del termostato para calentar la casa se ha convertido en una operación de riesgo para la estabilidad económica familiar. Como la situación no tiende remitir y se espera un invierno cuyos abastecimientos energéticos estarán mucho más caros para los hogares, más vale armarse de ingenio para calentar la casa con métodos mucho más baratos, incluso gratuitos.

No te abrigues demasiado si no es necesario, ya que si sudas por dentro, más tarde sentirás mucho más fresco

En primer lugar, el consejo más obvio es dejar entrar la luz del sol por la ventana durante las horas centrales del día. Esto quiere decir que cuanto más abierta estén las persianas y las cortinas, más calor entrará, aunque sea poco. En invierno hay pocas horas de sol y tiende a estar nublado, pero también abundan los anticiclones. Del mismo modo, aprovecha esta franja del día para ventilar la casa, algo imprescindible si quieres espantar a los virus que tienden a ser tan frecuentes en esta época. Con tan solo entre cinco y 10 minutos al día vale.

Ventila y guarda el calor de las estancias

Otro truco para mantener el calor en una estancia es cerrar los accesos a otras habitaciones. Por ejemplo, si os reunís todos en el salón, mantener aislada esta parte de la casa todo el tiempo que estéis ahí dentro. La clave, como recomiendan los expertos, es generar pequeños espacios de calor en las zonas que utilices. Si hacemos esto con los espacios de la casa, también deberemos hacerlo con nuestro propio cuerpo.

Foto: ¡Ahorra en calefacción! El truco de un marinero que se usaba en la II Guerra Mundial (iStock)

No descartes comprar una prenda térmica que aísle bien el calor para ponerte debajo del jersey. Tampoco te abrigues demasiado si no es necesario, ya que si sudas por dentro, más tarde sentirás mucho más fresco, con la posibilidad añadida de ganarte un resfriado. Ten en tu sofá tu manta de lana favorita para ponértela por encima en caso de que quieras ver una película o leer un libro cómodamente.

Caliéntate con actividad física

Por otro lado, otra recomendación bastante efectiva es realizar un mínimo de actividad física. Si te quedas tumbado en la cama o en el sofá durante mucho tiempo, es posible que empieces a sentir frío. Por ello, nunca está de más realizar una limpieza de la casa o una recolocación de muebles. Del mismo modo, también podemos atemperarnos saliendo a la calle para hacer alguna actividad que no exija mucho tiempo, como hacer la compra. Cuando lleguemos, notaremos la diferencia de temperatura más caliente entre el interior y el exterior. Si nos quedamos en casa toda la mañana, es muy probable que no sintamos ese contraste y con ello aumentar la sensación de frío.

Para amortizar más el efecto del radiador, coloca un tablón de madera justo encima para que disperse el calor por toda la estancia

No desperdicies el calor que proporciona el fogón. Aunque no tengas nada que cocer, puedes hacer un té casero con hierbas. O bien una rica sopa con los alimentos que tengas de sobra en la nevera. Si quieres afianzar una entrada caliente en la cama o el sofá, coloca por encima de la olla una manta con cuidado para que se caliente. También puedes adquirir una bolsa de agua caliente o una bolsa térmica que calentar al microondas para poner debajo de las sábanas o en el sofá. Igualmente, la plancha es una buena opción (y más teniendo en cuenta que se gasta menos en electricidad que en calefacción). Si la pasas por la ropa de cama antes de planchar la oreja, sentirás un calor muy agradable y confortable.

Pon la calefacción o usa un calefactor

A pesar de todos estos consejos, es altamente recomendable que enciendas la calefacción cuando más frío sientas, aunque sea un poco. Para amortizar más su efecto en el hogar, coloca un tablón de madera justo encima del radiador, ya que el calor se dispersará con más facilidad que si no lo tiene (pues el aire subirá hasta el techo). Antes de activar la calefacción, purga el radiador para saber si funcionan correctamente o no. Después de llevar todo el año inactivos, es posible que en algunas de sus partes haya aire alojado, lo que puede retrasar aún más el tiempo que tarda en calentarse la estancia. Uno de los mejores trucos para ahorrar es bajar la temperatura del termostato, aunque tampoco al punto de pelarte de frío. Con que no baje la temperatura de los 19 o los 20 grados, será suficiente para mantener tu ambiente agradable y cómodo. Otro consejo es adquirir una estufa de bajo consumo que atempere la estancia en los momentos del día más frescos. Hace unos días, la OCU recomendó el uso de bombas de calor, un sistema de calefactor muy eficiente que suele gastar 0,196 euros por hora de uso.

Quedan pocos días para la llegada del invierno, pero el frío no se hace esperar. Después de uno de los años más calurosos que se recuerdan, cuesta creer que de pronto el mercurio de los termómetros baje hasta valores bajo cero. La Aemet ya ha avisado: se acerca una "lengua de frío" a España como fruto de "una rotura del vórtice polar estratosférico" que nos sumirá a todos de lleno en el invierno profundo. Finalmente, llegó la hora de sacar del armario las bufandas, guantes y demás prendas de invierno.

Hogares
El redactor recomienda