Es noticia
Menú
Qué es el 'sabatismo matrimonial' y por qué ahora ha vuelto a ponerse de moda
  1. Alma, Corazón, Vida
RELACIONES DE AMOR

Qué es el 'sabatismo matrimonial' y por qué ahora ha vuelto a ponerse de moda

Hace más de veinte años, una terapeuta de parejas acuñó este término para suavizar uniones conyugales que en aquel entonces eran demasiado férreas. Hacemos un repaso de cómo han pervivido hasta ahora

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuando un ordenador se sobrecarga, la mejor solución es apagarlo y volverlo a encender. Esta es una de las metáforas que la periodista del 'Telegraph', Celia Walden, usaba para argumentar que no hay nada mejor para una pareja de largo recorrido (o en su defecto, un matrimonio comido por la rutina) que darse un tiempo de vez en cuando para despejarse la mente y abrirse a otras personas.

El término en concreto es 'sabatismo matrimonial' y lejos de ser una tendencia actual, aparece por primera vez en 1999 de la mano de la 'coach' Cheryl Jarvis en su libro 'The Marriage Sabatical: The Journey That Birings You Home'. Por aquel entonces, la satisfacción de la mujer no estaba tan puesta en el centro como ahora (gracias a la proliferación de las ideas feministas en la sociedad), existiendo una mayor presión para que se dedicaran al cuidado de la casa, del marido y los hijos. La intención de Jarvis era precisamente abogar por la exploración intelectual, creativa y social de una misma dentro del propio matrimonio. Pero en el presente ha vuelto a la actualidad de la mano de Walden, abriéndose a las dos partes de la pareja.

"Cuando una mujer quería hacer algo por ella misma, se percibía de manera muy diferente a hoy en día, de una forma egoísta"

Según una entrada del 'Relationship Institute' que ahonda en los beneficios del 'matrimonio sabático', "apoyar a tu pareja para que siga sus sueños es esencial para mantener una relación sana". Este es, además, uno de los nueve componentes del llamado Método Gottman, uno de los más recurridos por los terapeutas para tratar las crisis de pareja. Esto ahora, evidentemente, nos puede sonar como un factor lógico, pues en comparación con hace veinte años vivimos en una sociedad mucho más preocupada por la salud mental, la calidad de las relaciones o el estilo de vida. Pero en su día y haciendo retrospectiva, causó una enorme polémica que una autora pidiera que las mujeres debían buscar su espacio y su tiempo si querían estar satisfechas en su unión conyugal.

La mujer en el matrimonio: antes y ahora

"Una mujer podía decir, 'voy a cuidar a mi madre enferma', y era una mujer maravillosa. Pero no si cambiaban sus prioridades. Cuando quería hacer algo por ella misma, se percibía de manera muy diferente, de una forma egoísta". Estas palabras son de Jarvis en una entrevista concedida a 'The Guardian' hace apenas unos días, quien ha valorado por qué en el momento presente se ve con tan buenos ojos que muchas parejas decidan tomarse unos meses de descanso de su vida conyugal, todo lo contrario a hace unos años.

"El 'sabatismo matrimonial' figuraba como una propuesta desesperada para huir de una vida femenina sin autonocimiento propio"

"Cuando el libro se publicó se vio como una amenaza a los valores familiares tradicionales", asegura Zoe Williams, entrevistadora de Jarvis. "La gente asumió que ello implicaba exigir un espacio para tener una aventura y que tarde o temprano acabaría siendo un caos. Pero siendo realistas, tomar distancia no es un factor que ponga en juego la fidelidad", ya que "puedes tener una aventura con cualquier chico de tu oficina". ¿Es el 'matrimonio sabático' una relajación de los vínculos que antaño eran muy férreos, sobre todo para una unión civil, amorosa y social tan impregnada de la ideología del 'para siempre'?

Es evidente que la sociedad ha cambiado mucho en estos veinte años, y apuestas como la de Jarvis podrían verse en su día con el ojo crítico de lo visionario. Antes, las mujeres no tenían tanta independencia económica porque no estaban tan instaladas en puestos de responsabilidad en su empleo, por lo que la sumisión financiera al marido ya no entorpece esa unión conyugal líquida que propuso en su día la autora.

Foto: Los dos "amores necesarios" en 1945. (Cordon Press)

Aunque todavía, como es lógico, queda mucho por recorrer, el 'sabatismo matrimonial' figuraba como una propuesta desesperada para huir de una vida femenina sin autonocimiento propio. Un aspecto que, al recuperarlo Walden en la actualidad y al admitir de la existencia de muchas parejas en su entorno que han terminado apostando por este modelo de unión, también se extiende al marido.

El "ángulo hormonal"

"Los años sabáticos eran igualmente necesarios tanto para los hombres como para las mujeres", asevera Jarvis. "La única razón por la que escribí el libro para las mujeres era porque era más difícil darse ese permiso para marcharse". Otro factor que señala la autora es el "ángulo hormonal", el cual difiere mucho en las parejas heterosexuales a medida que van ganando en edad. Esto es interesante, ya que "a medida que los hombres envejecen, su testosterona disminuye, lo que les lleva a gravitar en torno al hogar. En las mujeres, en cambio, su nivel de estrógenos decae y eso oculta la testosterona, por lo que de repente se vuelven más aventureras".

Foto: Foto: iStock.

Los tiempos cambian y con él la manera de relacionarse de las personas. Aunque algunas formas tradicionales perduran y seguirán estando vigentes, hay una brecha generacional muy notoria en lo que a uniones conyugales se refiere. Recientemente, en la escena internacional se popularizó mucho el término "situationship" para hacer referencia a ese tipo de relaciones románticas de la generación Z en las que no hay un compromiso estricto y una exigencia de una fidelidad férrea.

Al final, no hay nada más íntimo e individual que el modo en el que escogemos los límites de nuestras relaciones. Y eso pasa, como siempre, por un acto de comunicación honesta, sincera y continuada en el tiempo con las personas con las que estamos. Pero, ¿quién sabe? Tal vez, si actualmente estás pasando una crisis matrimonial, la solución esté en ofreceros un margen de tiempo y de espacio, sea por la voluntad de re-enamoraros el uno del otro en el futuro o para cercioraros de que es urgente poner un punto y final.

Cuando un ordenador se sobrecarga, la mejor solución es apagarlo y volverlo a encender. Esta es una de las metáforas que la periodista del 'Telegraph', Celia Walden, usaba para argumentar que no hay nada mejor para una pareja de largo recorrido (o en su defecto, un matrimonio comido por la rutina) que darse un tiempo de vez en cuando para despejarse la mente y abrirse a otras personas.

Social HIjos Estilo de vida Salud mental Apuestas
El redactor recomienda