Es noticia
Menú
Sorber es un placer: según un estudio, este gesto tan asiático hace que la comida sepa mejor
  1. Alma, Corazón, Vida
experiencia culinaria

Sorber es un placer: según un estudio, este gesto tan asiático hace que la comida sepa mejor

Consiste en hacer ruido mientras comes fideos o bebes caldo, y es una forma de felicitar al cocinero o la cocinera y demostrar que su plato te está resultando delicioso, pero ofrece mucho más

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Es probablemente uno de los gestos más polémico a la hora de comer, claro que la horra de comer no es igual en todas partes. Si alguien se sentara frente a ti, o a tu lado, y comenzara a sorber un plato de sopa, como poco te sorprenderías (si tienes "misofonía", el asunto se complicaría hasta el extremo de la fobia misma a esos curiosos ruidos de la boca mientras come). Sin embargo, sorber es una práctica muy extendida por toda Asia, especialmente cuando se trata de platos más líquidos. Pero, ¿esta diferencia de percepción, modales, o como gustes llamarlo, tiene algún significado más allá de la costumbre? ¿Habría que reivindicarlo más o no?

Las personas que han viajado a determinados países como China, Japón o Corea del Sur sin duda se han enfrentado al choque cultural también frente a la mesa, y al fenómeno particular de injerir algo de aire mientras la cuchara llega a la boca. Esto último, lo que los anglosajones llaman "slurping", es todo un proceso que resumidamente consiste en hacer ruido mientras comes fideos o bebes caldo: una forma de felicitar al cocinero o la cocinera y demostrar que su plato te está resultando delicioso.

Foto: Fuente: iStock

En Occidente, y en España en concreto, el agradecimiento no está tan integrado en las dinámicas culinarias ni dentro ni fuera de casa, y hacer cualquier ruido mientras se come puede parecer de hecho mala educación. Pues bien, un estudio franco-británico afirma ahora que "sorber" le daría un mejor sabor a nuestra comida. Vamos, que no estamos sacándole suficiente partido a nuestro sentido del gusto.

La experiencia de comer

En 2017, un grupo de investigadores cruzaron los resultados de un estudio que buscaba indagar en esta discrepancia. Publicados en la revista 'International Journal of Gastronomy and Food Science', confirmaban quienes salen perdiendo de ella: Según los investigadores, comer mientras se hace ruido aumenta el disfrute de la experiencia. Punto para las sociedades asiáticas.

placeholder Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

"La idea tras este gesto es mostrar que un plato resulta tan apetitoso que la persona no ve la hora de que se enfríe para comérselo, por eso se empieza a sorber", señala Josef Youssef, chef fundador de 'Kitchen Theory', un estudio de diseño que organiza mesas de chef, lanzamientos de prensa y eventos culinarios, y autor del estudio.

Para llegar a esta conclusión hicieron falta 207 voluntarios occidentales. ¿La prueba? Comer sopa de verduras. Un primer grupo degustó su plato en cuencos, y el otro con una cuchara en un plato. Los líderes del trabajo pidieron a los participantes que comieran su sopa normalmente al principio, luego la sorbieran ruidosamente antes de finalmente calificar el plato.

Cuestión de cinco sentidos

Mientras tanto, Youssef y Charles Spence, de la Universidad de Oxford, observaron detenidamente los movimientos de cada participante, y vieron así que la mayoría de los participantes preferían la sopa servida en un tazón porque, aseguraron, el sabor era más intenso gracias al "slurping".

placeholder Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Los responsables del estudio indican en este sentido que nuestro aprecio por la comida, la experiencia misma que supone comer, no es solo una cuestión de gusto inflexible. En este proceso que hacemos a diario intervienen numerosos factores y, de hecho, durante el mismo se estimulan los cinco sentidos.

Resulta que las papilas gustativas solo permiten percibir ciertos sabores, tanto es así que los expertos consideran que el gusto también es una cuestión de olfato. Pero también lo es la vista, y el tacto que nos suscita (un bizcocho esponjoso, un rebozado "crunchy") e incluso el sonido, aunque en Occidente aún cueste reconocerlo. Por lo tanto, podemos decir que el lado emocional de los alimentos juega un papel importante en su apreciación.

Es probablemente uno de los gestos más polémico a la hora de comer, claro que la horra de comer no es igual en todas partes. Si alguien se sentara frente a ti, o a tu lado, y comenzara a sorber un plato de sopa, como poco te sorprenderías (si tienes "misofonía", el asunto se complicaría hasta el extremo de la fobia misma a esos curiosos ruidos de la boca mientras come). Sin embargo, sorber es una práctica muy extendida por toda Asia, especialmente cuando se trata de platos más líquidos. Pero, ¿esta diferencia de percepción, modales, o como gustes llamarlo, tiene algún significado más allá de la costumbre? ¿Habría que reivindicarlo más o no?

Comida Alimentos Social Noticias Curiosas
El redactor recomienda