Es noticia
Menú
Hartos de gustar y aparentar: la fatiga emocional que causan las 'apps' para ligar
  1. Alma, Corazón, Vida
NO ENCONTRARÁS EL AMOR

Hartos de gustar y aparentar: la fatiga emocional que causan las 'apps' para ligar

Casos de 'ghosting', citas sin conexión mutua o una ausencia total de ellas. Hoy vemos algunos de los malestares psicológicos originados por el uso y abuso de estas plataformas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En muchos casos, las herramientas digitales que están dirigidas a hacernos la vida más fácil acaban complicándola aún más. Lo que debería servir de ayuda para algo tan difícil, pero al mismo tiempo tan azaroso, como viene a ser el hecho de conectar con alguien, causar buena impresión y tener cosas en común, acaba convirtiéndose en un quebradero de cabeza para muchas personas. Parece que cuanto más lo buscas, menos lo encuentras.

Las 'apps' para ligar, no obstante, fueron muy usadas y sirvieron de gran ayuda para aquellos que decidieron mitigar la soledad de las cuarentenas en pandemia. Pero ahora, de vuelta al mundo real, muchas personas siguen sin conocer a alguien con quien sentir una unión especial a través de estas herramientas. Puede que efectivamente haya casos de parejas que duran muchos años que se conocieron vía algoritmo, pero en general si llevas un tiempo dándole al 'like' sin recibir un 'match' a cambio, o teniendo citas que se resuelven en un "buena suerte y hasta luego" (como la canción), es posible que estés empezando a experimentar una especie de 'fatiga relacional' causada por estas 'apps'.

Foto: ¿Enamorados sin saberlo? (iStock)

Así lo corroboran recientes encuestas publicadas, como una de la plataforma Badoo, que demostró que más de las tres cuartas partes de los solteros, en este caso británicos, se sienten agotados de interacciones poco gratificantes con sus 'matches'. Otra, realizada por la 'app' Hinge, también halló que un 61% de sus usuarios se sentían cansados tras varias citas inconclusas o en las que no conectaron en absoluto. Por otro lado, otra investigación, esta vez en Estados Unidos en abril de 2022, reflejó que cuatro de cada cinco adultos "experimentaron algún grado de fatiga emocional por las citas a través de 'apps' para ligar".

Si para tanto fuera, posiblemente estas empresas verían disminuir de forma drástica el número de usuarios en sus webs. Pero al tener un uso tan rápido y accesible, muchos ya habrán asumido la costumbre de navegar entre perfiles de gente sin siquiera fijarse si verdaderamente podrían ser compatibles, tirando la toalla. Ahora bien, ¿cuáles son los síntomas que definen esta 'fatiga emocional'? ¿Cómo podemos saber si estamos 'contagiados' y qué hacer al respecto?

Los rasgos problemáticos

Nora Padison, psicóloga estadounidense, enumera cuatro sensaciones que pueden alertar de que efectivamente se debería gestionar mejor la utilización de estas herramientas a riesgo de no quemarse: el hecho de experimentar sentimientos negativos nada más abrir la 'app' (como un adicto a algún tipo de sustancia también percibe antes de consumir cierta culpa o malestar), sentirnos agotados durante el uso que hacemos de la plataforma y, sobre todo, cuando percibimos que más que un período de relajación o dedicado al ocio, se siente como un verdadero trabajo con su consiguiente dosis de esfuerzo. Otro de los aspectos que denota un problema con su uso es el hecho de haberse desinstalado varias veces la aplicación para luego volverla a instalar. Este es un rasgo claro de que el individuo tiene un conflicto con la herramienta, pues en el fondo quiere deshacerse de ella pero es imposible.

Un 44% de las usuarias menores de 35 años de estas herramientas han recibido insultos y un 19% amenazas

"El proceso de hablar con alguien, buscar un plan y luego quedar implica mucho tiempo y trabajo", asegura Rosemary Guiser, terapeuta estadounidense. Y, por otro lado, también está el hecho de que en los mensajes de texto se puede fingir ser alguien que no es, lo que genera un desencanto continuado si no tienes suerte y encadenas varias citas desagradables donde la persona que aparecía en las imágenes no se parece ni remotamente a la realidad. "Puedes tener una gran conversación, pero luego le ves en persona y a los diez segundos te das cuenta de que es alguien a quien no te gustaría conocer".

Al margen de esto, también está la posibilidad de sufrir casos sucesivos de 'ghosting', el cual te puede generar una sensación de frustración e impotencia que derive en un problema de autoestima al sentir que nadie verdaderamente se quiere comprometer contigo, aunque sean unos minutos. Una encuesta de Plenty of Fish de 2016 halló que el 80% de los millennials había sufrido un caso de este tipo en su uso de las 'apps'.

Foto: Fotograma del episodio 'Hang the dj' de Black Mirror.

Por no hablar del comportamiento violento. Amparadas por el anonimato que les confiere la aplicación, muchas personas pueden incurrir en comportamientos violentos, sobre todo contra las mujeres: según el 'Pew Research Center', un 44% de las usuarias menores de 35 años han recibido al menos un insulto y un 19% amenazas por estas herramientas.

Todo ello puede converger en una merma, como decíamos, de la autoestima y la percepción de uno mismo: una encuesta de 2016 demostró que los usuarios de Tinder tenían menos amor propio y más problemas con su imagen corporal que aquellos que nunca habían usado la 'app'. No hay que olvidar tampoco que el algoritmo puede llegar a discriminar a las personas según su color de piel. Así lo demostró un estudio de Business Of Apps, que reflejó cómo los blancos y heterosexuales tenían muchas más probabilidades de aparecer en la pantalla que otras minorías étnicas o sexuales.

Foto: Foto: iStock.

Sea como sea, más allá de estos problemas, subyace la propia naturaleza incómoda de tener una cita con alguien a quien has conocido por Internet: estás más preocupado por aparentar y resultar deseable a la otra persona que por pasártelo bien. La conexión más genuina y auténtica viene de manera azarosa, en un contexto compartido y casual. La atracción, por otro lado, es mayor entre dos personas que no solo se valoran por su físico o lo que hacen o dejan de hacer en la vida, sino que se conocen de forma paulatina, que se caen bien y entablan una bonita amistad. Que salte la chispa entre ambos no depende de un algoritmo lógico y matemático, sino del 'yo' más interno que conecta con otro 'yo' interno y, casi sin querer, se sienten mutuamente atraídos.

En muchos casos, las herramientas digitales que están dirigidas a hacernos la vida más fácil acaban complicándola aún más. Lo que debería servir de ayuda para algo tan difícil, pero al mismo tiempo tan azaroso, como viene a ser el hecho de conectar con alguien, causar buena impresión y tener cosas en común, acaba convirtiéndose en un quebradero de cabeza para muchas personas. Parece que cuanto más lo buscas, menos lo encuentras.

Social Apps - Aplicaciones Estados Unidos (EEUU) Pandemia Tinder
El redactor recomienda