Es noticia
Menú
Los mejores consejos para avivar la llama si has dejado de practicar sexo con tu pareja
  1. Alma, Corazón, Vida
SUBE LA LIBIDO

Los mejores consejos para avivar la llama si has dejado de practicar sexo con tu pareja

Si últimamente no estáis muy cariñosos el uno con el otro, aquí van una serie de recomendaciones que harán que volváis a disfrutar bajo las sábanas tanto como antes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuando empiezas una relación solo te planteas una cosa: descubrir el cuerpo del otro. Aquí no afloran las típicas excusas. Ni los recurrentes dolores de cabeza ni el cansancio tras una jornada de trabajo os impiden disfrutar de estos apasionados momentos juntos. Pero a medida que pasa el tiempo, cuando hasta las propias relaciones sexuales caen en el saco de la rutina... es probable que esa intimidad sexual se disuelva o, como mínimo, deje de ser tan frecuente.

Entonces, la relación puede pender de un hilo, pues una vez satisfecho el apartado sexual o carnal... ¿qué queda? Lo natural sería que fuerais compatibles en cuanto a personalidad, gustos, aficiones y metas. Y no solo eso, sino también el hecho de seguir sintiendo deseo el uno por el otro. Aquí aparecen las contradicciones y los conflictos.

"El sexo ya no se convierte en una prioridad respecto a lo demás que pueda haber en tu vida, como un nuevo trabajo o tener hijos"

"Los períodos de sequía son completamente normales, siempre habrá un momento de tu vida en el que quieras tomarte un descanso sexual, y eso es algo completamente razonable", asegura Aliyah Moore, terapeuta sexual, en un reciente artículo publicado en 'Life Hacker'. "Todo se reduce a cómo eliges responder como individuo y como pareja".

Busca las razones

Lo primero que has de tener en cuenta es no dejarte llevar por los prejuicios de que para estar con alguien necesitas disfrutar mucho con él o ella en la cama. Evidentemente, si sentís o sentisteis deseo el uno por el otro, lo normal es que no se agote o por lo menos que no cambie demasiado, pues el sexo es un factor muy importante dentro de una relación. Pero el hecho de no tener la libido muy alta no se debe a que te ha dejado de gustar, sino a otros muchos más aspectos, como pueden ser hormonales o psicológicos. Por otro lado, no puedes hacer como que el problema no existe, lo cual te distanciaría más de tu pareja. Por ello, Moore ha lanzado una serie de consejos para que la llama no se apague y podáis seguir disfrutando del tiempo de intimidad juntos.

Foto: Foto: iStock.

"Los períodos de sequía suelen ocurrir después de una buena racha en las relaciones o 'luna de miel'", explica la sexóloga. "Esta fase varía de una pareja a otro, pero por lo general esta etapa 'eufórica' dura desde un par de meses hasta años. Una vez termina, se empieza a ver al otro con sus imperfecciones y peculiaridades. Se convierte en rutina hasta el punto de que el sexo se vuelve aburrido. Además, ya no se convierte en una prioridad respecto a lo demás que pueda haber en tu vida, como un nuevo trabajo o tener hijos".

Ahora bien, ¿por qué conviene esforzarse para volver a disfrutar de una velada íntima con tu pareja? Hay que darle la importancia que se merece. "El sexo es una parte esencial de la vida y ofrece muchos beneficios para la salud y el bienestar general de la persona", recalca Moore. "En las relaciones, aumenta los niveles de intimidad, confianza y amor entre ambos". Y, por supuesto, mostrar la vulnerabilidad, percibir e identificar las emociones del otro. Luego está el factor químico y hormonal: cuando una persona tiene un orgasmo, el cuerpo genera oxitocina, la hormona de la felicidad, que desempeña un papel fundamental en la creación de un vínculo entre dos.

Manos a la obra

¿Qué hacer para superar esta racha de sequía? Lo primero será averiguar por qué se está dando: puede ser por un asunto menor, como tener menos tiempo para hacerlo, estar más separados o tener que atender otras tareas, o uno ya más complejo, como problemas psicológicos o de salud. En caso de no identificar la causa que está haciendo que no surjan esos momentos íntimos, háblalo directamente con tu pareja para saber qué está ocurriendo. "Compartir tus preocupaciones y escuchar lo que la otra persona puede decir sobre ellos puede ayudarte a que se resuelvan, además de sentirla más cercana a ti", asevera la sexóloga.

Foto: Foto: Unplash/@womanizer.

Escoge un buen momento para hablarlo. Y, sobre todo, sé asertivo, es decir, no intentes ver solo la paja en el ojo ajeno, admite tus errores e intenta expresarle lo que necesitas si llegas a la conclusión de que parte de esa sequía se debe más a ti y no a él o a ella. Una vez hablado, Moore aconseja pasar tiempo de calidad con la otra persona para conseguir que la llama se vuelva a encender. Podéis ir a bailar o hacer un viaje rápido e inesperado. Otro truco es hablar caliente cuando estáis en vuestras respectivas rutinas. Una llamada fugaz para decirle lo mucho que le deseas o un mensaje del tipo "ya verás cuando llegues a casa", puede servir para calentar el terreno previo al amor.

La clave, por tanto, está en intentar salir de la comodidad y la rutina y abrirse más al otro. Para que haya un acercamiento físico también lo debe de haber mental, y por ello es vital compartir instantes que mejoren vuestra relación, pasando tiempo de calidad con la otra persona. Por último, ten en cuenta que a lo mejor sobrevaloras demasiado vuestras relaciones íntimas pasadas, lo que puede hacer que os desilusionéis o volváis a recaer en otro período de sequía. Para que esto no pase, probad cosas nuevas o inspiraros con otras posiciones, argumentarios, situaciones...

Cuando empiezas una relación solo te planteas una cosa: descubrir el cuerpo del otro. Aquí no afloran las típicas excusas. Ni los recurrentes dolores de cabeza ni el cansancio tras una jornada de trabajo os impiden disfrutar de estos apasionados momentos juntos. Pero a medida que pasa el tiempo, cuando hasta las propias relaciones sexuales caen en el saco de la rutina... es probable que esa intimidad sexual se disuelva o, como mínimo, deje de ser tan frecuente.

Relaciones de pareja
El redactor recomienda