Es noticia
Menú
Por qué la gente sigue yendo al trabajo estando enferma, según un estudio
  1. Alma, Corazón, Vida
cuídate mucho

Por qué la gente sigue yendo al trabajo estando enferma, según un estudio

Una nueva investigación ha decidido entender por qué hay personal que trabaja incluso cuando no se encuentra bien y cómo repercute eso en su salud y el trabajo por desempeñar

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Seguro que antes de la pandemia tenías algún compañero de trabajo que acudía a la oficina, lloviese o nevase, con fiebre o una gastroenteritis galopante. Quizá eras tú. En nuestro país, particularmente, eso de tener un resfriado o una gripe mientras seguías haciendo vida normal no se veía como algo malo sino, inclusivamente, heroico. Las personas iban a trabajar porque se tomaban su oficio muy en serio.

La pandemia por coronavirus, sin embargo, cambió un poco las cosas. El tener que mantenernos aislados para evitar propagar el virus provocó comportamientos más responsables, por lo menos en cuanto a nuestra salud se refiere. Ahora que la verdadera Normalidad (sin el prefijo 'Nueva' delante) parece asomarse con timidez a nuestras esquinas, quizá deberían quedarse algunas costumbres. Pero (ojo 'spoiler') es posible que no lo hagan y se nos olviden rápidamente.

Trabajar cuando se está enfermo tiene un efecto negativo en el desempeño laboral al día siguiente

El motivo principal es que, todavía, hay gente que sigue yendo enferma a trabajar. Para conocer las claves, una nueva investigación ha decidido entender por qué hay personal que trabaja incluso cuando no se encuentra bien. Una de las razones clave es que no ha alcanzado sus objetivos laborales diarios. El estudio también descubrió que trabajar cuando se está enfermo tiene un efecto negativo en el desempeño laboral al día siguiente, informa 'Science Alert'.

Eso se basa en un análisis de diarios llevados durante 15 días por 126 empleados que trabajan de forma remota. "Si bien puede parecer una buena idea trabajar a pesar de la mala salud para cumplir con los objetivos laborales, nuestra investigación muestra que esto tiene un efecto en cadena para el desempeño de los trabajadores remotos al día siguiente, ya que el presentismo agota la energía psicológica de los empleados, que no puede ser completamente recuperado después del trabajo", dice el psicólogo Wladislaw Rivkindel Trinity College Dublin en Irlanda.

Los autores del estudio sugieren que los jefes deben mostrar una actitud contraria a ello (y tampoco actuar de tal manera)

Los participantes del estudio provenían de diferentes profesiones, que abarcaban desde enseñanza a finanzas, y también se recopilaron un total de 995 puntos de datos que medían la salud física, los objetivos laborales y las horas de trabajo. Los datos revelaron un vínculo entre tener trabajo por terminar y continuar mientras se está enfermo. Superar las señales que emiten nuestros cuerpos cuando estamos enfermos para seguir trabajando provoca el 'agotamiento del ego', según los investigadores, una disminución gradual de nuestra fuerza de voluntad y fuerza mental que luego lleva tiempo recuperar.

Si los empleados de cualquier forma deciden acudir al trabajo estando enfermos, deberían trabajar en aquellas tareas inherentemente agradables que no agoten su energía

Teniendo en cuenta el impacto negativo posterior en el rendimiento laboral, así como el riesgo de prolongar las enfermedades por falta de descanso, los autores del estudio sugieren que los jefes deben mostrar una actitud contraria a ello (y tampoco actuar de tal manera). Un enfoque podría ser reducir la carga de trabajo o cambiar las tareas asignadas al personal.

​Cuida tu salud

Si los empleados de cualquier forma deciden acudir al trabajo estando enfermos, deberían trabajar en aquellas tareas inherentemente agradables que no agoten su energía. Por supuesto, querer mantenerse al día con las cargas de trabajo no es la única razón por la que las personas no se toman días por enfermedad. Para muchos, seguir trabajando es simplemente una necesidad económica: necesitan el dinero y corren el riesgo de perder sus puestos si no se presentan.

Foto: Foto: Unsplash/@cdc.

Por supuesto, siempre planea sobre la persona la sombra de la duda, sobre todo en aquellas empresas en las que el teletrabajo no es una realidad: sin desplazamientos, sin contacto físico con otros y con una conexión a Internet siempre activa, las consideraciones en torno a si seguir trabajando cuando está enfermo son diferentes. El COVID-19 ha desdibujado aún más las líneas entre trabajo y tiempo libre, se encuentren los empleados mal o no.

Es crucial, por tanto, abordar el presentismo diario, especialmente para los trabajadores remotos y los jefes deberían estar en contra, asegurando a los miembros del equipo que, si no se sienten bien, es aceptable reducir sus objetivos laborales diarios y, en cambio, cuidar su salud.

Seguro que antes de la pandemia tenías algún compañero de trabajo que acudía a la oficina, lloviese o nevase, con fiebre o una gastroenteritis galopante. Quizá eras tú. En nuestro país, particularmente, eso de tener un resfriado o una gripe mientras seguías haciendo vida normal no se veía como algo malo sino, inclusivamente, heroico. Las personas iban a trabajar porque se tomaban su oficio muy en serio.

Trabajo
El redactor recomienda