Es noticia
Menú
¿Por qué desaparecieron los dirigibles? La historia de un cielo que no conocimos
  1. Alma, Corazón, Vida
Inventos en el olvido

¿Por qué desaparecieron los dirigibles? La historia de un cielo que no conocimos

Estados Unidos llegó a desplegar más de 160 dirigibles en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial y antes, otros tantos sobrevolaron ciudades del mundo

Foto: Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Aeronaves que se mantienen en el aire con la ayuda de helio, que permanecen en el cielo, que permiten prácticamente vivir ahí arriba… ¿Te lo imaginas? Pues algo así ya existió. Entre las décadas de 1900 y 1930, los dirigibles fueron una opción presente, la primera idea de vuelo de larga duración capaz de ser controlada.

Los recordarás por imágenes, cuadros, ilustraciones, alguna que otra fotografía… Sin embargo, solo forma parte de un imaginario que, a día de hoy, resulta más irreal que otra cosa. Parecemos no ser capaces de comprender cómo aquellos aparatos enormes pudieron situarse sobre las cabezas de nuestros antepasados. No hace tanto, pensamos, y hace mucho, pensamos también. La historia del dirigible se ha tornado borrosa, una laguna en el aire. ¿Qué ocurrió exactamente con ellos?

El investigador de la Sociedad Filosófica Estadounidense Martin L. Levitt explicaba hace dos décadas que, al comienzo de la Primera Guerra Mundial, la gente ya había comenzado a volar aviones impulsados por hidrógeno. Vale, lo sabemos. Pero aquellas personas no sabían los peligros del gas altamente explosivo, aunque esto también nos lo sepamos. “El helio surgió como una alternativa en 1917, cuando se descubrió que los campos de gas natural alrededor de Petrolia, Texas, contenían cantidades significativas del gas, y los investigadores desarrollaron un método para extraerlo”, señala Livia Gershon en 'Jstor'.

Foto: El 'Planeador de Gimli' de Air Canada en 1984. (Wikimedia/Andrew Thomas)

El primer dirigible naval inflado con helio se elevó en 1921, convirtiéndose rápidamente en una gran opción de arma para guerras futuras. "Los estrategas navales estadounidenses hicieron planes para usarlos con el fin de explorar y patrullar los mares". El país norteamericano poseía una gran cantidad de reservas de este gas, nada podía fallar… O sí.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

El plan de la industria naval

Durante las primeras décadas del siglo XX, el gobierno estadounidense sentía tener un caramelo entre las manos, un plan B estrella, o capaz de tapar las estrellas, mejor dicho: siempre había nuevas razones para mantener sus reservas de helio, pero no era el único país. "Los diseñadores alemanes estaban desarrollando aeronaves impresionantes (impulsadas por hidrógeno) que el público en general de la nación adoptó como símbolo de orgullo nacional".

En 1925 una ley entró en vigor para prohibir su exportación, pero en una década la Marina había cambiado opinión: Los oficiales navales determinaron que exportar helio permitiría a los diseñadores de aeronaves en países como Gran Bretaña y Alemania desarrollar mejoras que también beneficiarían a los estadounidenses.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Según detalla Levitt, "las operaciones exitosas de aeronaves solo podrían reflejarse positivamente en Alemania, y con todo el simbolismo concomitante, proporcionarían agua útil a la fábrica de propaganda nazi".

Una explosión casi definitiva

Las pretenciones y los planes se truncaron para unos y otros en 1937. En Nueva Jersey, una gran explosión sacudió todo. Era el Hindenburg, un zepelín cargado de hidrógeno. En cuestión de meses, explica la historiadora, el Congreso autorizó la venta de helio a operadores extranjeros de aeronaves civiles con rutas a Estados Unidos. Pero el secretario del Interior, Harold Ickes, preocupado por la agresión militar alemana, obstruyó las exportaciones de helio que potencialmente podrían desviarse para uso militar.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Inmediatamente después, desmanteló su industria de aeronaves, enfocándose en la construcción de aviones de combate. Estados Unidos desplegó más de 160 dirigibles en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial para misiones antisubmarinas, detección de minas y rescate aéreo y marítimo. Una creencia por aquellos aparatos que se sostenía sin aire, a la que la retirada de la industria alemana acabó de desinflar. Allí se quedó, como un futuro pasado, envuelta en las cenizas de la guerra la esperanza del vuelo civil más ligero que el aire.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Aeronaves que se mantienen en el aire con la ayuda de helio, que permanecen en el cielo, que permiten prácticamente vivir ahí arriba… ¿Te lo imaginas? Pues algo así ya existió. Entre las décadas de 1900 y 1930, los dirigibles fueron una opción presente, la primera idea de vuelo de larga duración capaz de ser controlada.

Historia Primera Guerra Mundial Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda