Es noticia
Menú
Cómo saber si el corazón se ha recuperado bien de un infarto de miocardio
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

Cómo saber si el corazón se ha recuperado bien de un infarto de miocardio

Un nuevo método diagnóstico ayuda a ver el estado de la cicatriz tras un ataque cardiaco y a predecir el riesgo posterior de sufrir arritmias malignas o muerte súbita

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuando hablamos de enfermedades cardiovasculares, siempre hacemos alusión al infarto de miocardio y a cómo debemos cuidarnos para evitar llegar a sufrirlo. Pero no es tan frecuente que nos preguntemos qué sucede con el músculo cardiaco tras un infarto, y el modo en que esta lesión afecta a nuestra posterior calidad de vida.

Para entender el alcance de un infarto de miocardio, lo primero es explicar en qué consiste este accidente cardiovascular. Lo primero que debemos comprender es que el músculo del corazón requiere una fuente constante de sangre rica en oxígeno para alimentarse; son las arterias coronarias las encargadas de proveérsela. Cuando se produce un bloqueo de la arteria, la sangre deja de alimentar al corazón y el músculo de esa zona ‘muere’ por falta de oxígeno; en un periodo corto de tiempo, esa zona que no ha recibido sangre queda con un daño permanente. A este percance se le conoce como infarto de miocardio (MI).

Foto: Foto: Freepik.

Una vez producido el ataque al corazón, el músculo comienza a recuperarse y a curarse; la duración de esta recuperación es variable, puede ser incluso de meses. “Es similar a una herida de la piel”, explica el doctor Antonio Berruezo, director del Departamento de Arritmias, Investigación e Innovación del Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon. “Al curarse la herida, se formará una cicatriz en el área dañada. Ahora bien, el nuevo tejido fino de la cicatriz no contrae ni bombea como sí lo hace el tejido fino sano del músculo del corazón”. Así pues, su capacidad de bombeo disminuye después de un ataque; además, la cantidad de capacidad de bombeo perdida depende del tamaño y de la localización de la cicatriz.

Riesgo de arritmias

En este sentido, continúa el especialista, “tras un infarto de miocardio es posible que los pacientes desarrollen arritmias ventriculares, que pueden acabar siendo la causa de una muerte súbita cardiaca”. Por eso resulta de especial interés conocer el alcance de la lesión del corazón, y la conveniencia o no de precisar un tratamiento que evite los riesgos.

Hasta ahora, debido a la falta de evidencias y ensayos que permiten usar indicadores más precisos, el principal parámetro que se ha venido utilizando a la hora de evaluar si estos pacientes precisan un desfibrilador automático implantable ha sido lo que se conoce como 'fracción de eyección del ventrículo izquierdo', que estima la capacidad de bombeo. Sin embargo, un reciente artículo, publicado en 'Europace', apunta a que la caracterización de las cicatrices producidas por el infarto puede ser un indicador mejor y más preciso.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este estudio, dirigido por el doctor Berruezo, ha conseguido caracterizar de forma no invasiva, mediante resonancia magnética, las diferencias en las cicatrices y las posibles variables asociadas a la aparición de la taquicardia ventricular. “De esta forma, hemos podido comprobar que la masa de canales de células supervivientes en la cicatriz es la variable más fuertemente asociada con la aparición de estas taquicardias en los pacientes que han sufrido un infarto, y su medición nos permitiría una estratificación del riesgo más precisa que la fracción de la eyección del ventrículo izquierdo”, explica el especialista.

Según la investigación, este método puede mejorar la clasificación del riesgo de arritmias malignas en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. “La masa de células supervivientes está intrínsecamente ligada a la estructura cualitativa de la cicatriz, su heterogeneidad y su distribución espacial. Además, está relacionada con la presencia y la cantidad de canales de conducción lenta de la actividad eléctrica dentro de la misma”, añade el doctor Berruezo.

En los pacientes crónicos posinfarto de miocardio, las arritmias ventriculares que causan la muerte súbita cardiaca son en su mayoría una taquicardia ventricular sostenida con origen en estos canales, que tienen solamente algunas cicatrices. Por lo tanto, la identificación de aquellos pacientes con cicatrices con una elevada masa de canales podría ayudar a identificar mejor a los pacientes con más riesgo de sufrir una muerte súbita. “La fracción de eyección del ventrículo izquierdo, el parámetro usado hasta ahora, ha mostrado una baja especificidad para identificar este riesgo. Solo hay que recordar que la mayoría de estos casos en pacientes posinfarto de miocardio ocurren con una fracción de eyección normal o moderadamente reducida, y había, por tanto, una necesidad urgente de identificar estos pacientes de una forma más precisa”, concluye el doctor Berruezo.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon​.

Cuando hablamos de enfermedades cardiovasculares, siempre hacemos alusión al infarto de miocardio y a cómo debemos cuidarnos para evitar llegar a sufrirlo. Pero no es tan frecuente que nos preguntemos qué sucede con el músculo cardiaco tras un infarto, y el modo en que esta lesión afecta a nuestra posterior calidad de vida.

Salud Quirónsalud Brands Salud ECBrands
El redactor recomienda