Es noticia
Cómo disfrutar del sexo cuando no consigues llegar al orgasmo
  1. Alma, Corazón, Vida
SEXUALIDAD

Cómo disfrutar del sexo cuando no consigues llegar al orgasmo

Si eres hombre y no consigues llegar al clímax cuando estás en la cama, aquí van los consejos de un terapeuta sexual que seguro que te funcionarán

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Si últimamente no estás disfrutando del sexo tanto como antes porque no puedes llegar al orgasmo, puede haber muchas razones. El estrés, algo que te preocupa y te impide estar al cien por cien o simplemente que estás pasando una racha con la libido un poco baja. Lo extraño es cuando en otras situaciones de excitación puedes llegar perfectamente, como por ejemplo viendo pornografía, mientras que cuando existe un contacto real con tu pareja u otra persona, por más tiempo que estés te parece imposible.

Evidentemente, es muy diferente practicar sexo con alguien a contigo mismo. "Entran en juego muchas otras cosas cuando te das placer a ti mismo que cuando estás con otra persona", asegura Benjamin Goldman, sexólogo y terapeuta de Estados Unidos, en un artículo sobre el tema publicado en 'Men's Health'. En concreto, él se refiere al género masculino y a las presiones que tiene que vencer para actuar de forma correcta en la cama. Unas presiones que sin duda vienen amparadas en las ideas machistas de que el hombre tiene que satisfacer a la mujer, dándole todo el placer posible.

"La ansiedad que genera el hecho de que todo tenga que salir perfecto puede hacer que desarrolle pensamientos autodestructivos"

"Durante el sexo, el hombre ejerce un papel de actor, se puede sentir cohibido por su pene, que permanezca rígido o mil millones de factores estresantes", prosigue Goldman. "En cambio, durante la masturbación, no tiene ningún tipo de audiencia, lo que hace que sea más fácil que se relaje y disfrute de la experiencia". Esto también sería aplicable para el género femenino, aunque el terapeuta se refiera solo a los hombres.

"La ansiedad que genera el hecho de que todo tenga que salir perfecto puede hacer que desarrolle pensamientos autodestructivos que desencadenan las mismas hormonas y neurotransmisores que el cuerpo genera cuando estás estresado o sufres de ansiedad", recalca el experto. ¿Cómo ponerle freno a toda esta serie de problemas y volver a sentir la misma satisfacción que antes con tus parejas sexuales?

Olvida el porno

En primer lugar, olvídate de la pornografía o de comparar tus relaciones sexuales al cine para adultos. Aunque pueda ser un cliché, muchos hombres terminan creyendo que lo que aparece en sus pantallas es una relación sexual normal, cuando en realidad está actuada por los actores implicados. Además, cuanto más veas y más centrado estés en la masturbación, más raro se te podrá hacer el contacto cuerpo con cuerpo. De hecho, un estudio publicado en el 'Journal of Clinical Medicine' halló que un alto consumo de pornografía se relaciona con una progresiva desensibilización de la parte genital y erótica. Puedes usar el porno para excitarte de vez en cuando, pero que no sea el único tipo de acceso al placer sexual.

"La comunicación y sentirte seguro son dos aspectos esenciales para disfrutar de relaciones más satisfactorias"

Por otro lado, podrías usar juguetes sexuales. Aunque estos están más extendidos entre el público femenino, los hombres también pueden acercarse a esta serie de productos en caso de que otros tipos de excitación fallen. Debes romper tus prejuicios en torno a estos objetos e intentar obtener el máximo grado de placer posible. Pero hay algo mucho más importante, y es lo que evidentemente sostiene a lo demás y consigue que disfrutes de una relación intensa y placentera: la comunicación.

"La comunicación y sentirte seguro son dos aspectos esenciales para disfrutar de relaciones más satisfactorias", asevera Goldman. "Comunicar tus deseos sexuales y atender a los de tu pareja podría ayudaros a tener muchos más orgasmos". El razonamiento es fácil: la comunicación produce que haya una mayor comodidad y conexión, lo que hace mucho más fácil que paséis un rato divertido explorando aquellas cosas que os gustan. Y, sobre todo, saliendo de los cánones que habéis explotado hasta el momento.

Foto: Foto: iStock.

Por último, cabe recordar que el objetivo de una relación sexual no pasa necesariamente por obtener o alcanzar el orgasmo. Al fin y al cabo, este puede entenderse como el clímax del acto sexual, pero no llegar a él no debe verse como un fracaso o como que la relación no ha terminado. "Podría ser más valioso replantear el objetivo del sexo, que este se viera como un gran orgasmo largo y completo", opina el experto. "Al desarrollar áreas como la buena comunicación y un sentido de seguridad, las parejas pueden llegar a la conclusión de que llegar al clímax no es ni mucho menos el objetivo".

Estrés Machismo Neurociencia Noadex
El redactor recomienda