Cómo ser más persuasivo con los demás para alcanzar tus metas y objetivos
  1. Alma, Corazón, Vida
SÉ IMBATIBLE

Cómo ser más persuasivo con los demás para alcanzar tus metas y objetivos

La capacidad que tenemos de convencer a alguien está reñida con la confianza que tenemos en nosotros mismos. Una experta nos aporta alguna de las claves para tener éxito

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Vivimos en un mundo en el que, si quieres sobrevivir, gozar de una vida social o desarrollar tus aptitudes en el plano laboral, tienes que tener una gran seguridad en ti mismo y saber convencer a los demás. No se trata de mentir o disfrazar nuestros méritos y virtudes, sino de adoptar una mentalidad fuerte y echada para adelante. Ya sea para negociar una subida de sueldo, entrar en un puesto laboral o iniciar un proyecto colectivo que quieres que salga bien, debes saber persuadir a lo demás para que apuesten y confíen en ti y en lo que te propones.

Lo peor, en este sentido, es asumir que nuestras propuestas o solicitudes van a ser ignoradas, lo que sin duda es un sesgo psicológico que juega en nuestra contra. Al final, el arte de negociar no es tan difícil como pensamos y seguramente tendamos a infravalorar nuestro poder de influencia en los demás. Debemos causar una buena impresión y ser conscientes de nuestra comunicación verbal y no verbal, pero tampoco obsesionarnos demasiado en los detalles, ya que si no, nos pondremos más nerviosos y habrá más probabilidades de que no logremos convencer al resto.

"Solo prestamos atención a las cosas si es absolutamente necesario o estamos lo suficiente motivados para hacerlo"

En el mercado hay un sinfín de libros que hablan sobre cómo hablar en público, gustar a los demás o directamente cómo convencerles de la viabilidad de un determinado proyecto. Lo primero que has de saber es que no siempre vas a conseguir cumplir tu objetivo, ya que aunque seas el mejor negociador del mundo si el tema no es de la incumbencia de tu interlocutor, no tendrás nada que hacer. Sin embargo, sí que puedes conseguir que tus posibilidades de hacerlo se disparen si sigues una serie de procedimientos claros. Por ello, hoy veremos una serie de trucos de la mano de una gran experta en psicología social llamada Vanessa Bohns. En un artículo publicado en la 'CNBC' ha lanzado una serie de recomendaciones para conseguir aumentar tu potencial negociador y sacarle el máximo partido a tu facultad de convencer a los demás.

Lo más importante no es lo que dices

Un estudio de la Universidad de Texas descubrió que una gran parte de las personas no escuchan ni recuerdan lo que se dice a la hora de defender un contraargumento, por lo que habría que concederle más importancia a la comunicación no verbal. "Los seres humanos somos por naturaleza avaros cognitivos que hacen lo mínimo para navegar por el mundo de los conceptos de manera efectiva, y solo prestamos atención a las cosas si es absolutamente necesario o estamos lo suficiente motivados para hacerlo", asegura Bohns.

Foto: A todos nos alegra una subida de sueldo, pero tenemos que ganárnosla. (Corbis)

Según la teoría del rostro difuso, propuesta y desarrollada por Valerie Reyna, neurocientífica de la Universidad de Cornell, cuando se nos presenta un dato primero lo recordamos de manera literal y luego tan solo procesamos la esencia del mismo, pero ya no de forma íntegra. Así nuestra memoria textual se desvanece en seguida mientras que la memoria esencial perdura en el tiempo.

Mejor en persona

Al intentar persuadir a alguien sobre una idea, por lo general tendemos a creer que será más efectivo si lo hacemos en persona. Este detalle es elemental, al igual que cuando tenemos algo muy importante que comunicar a la otra persona, como una ruptura de pareja, lo mejor es decírselo a la cara y a los ojos. Al final, por muchos avances tecnológicos que haya y formas de comunicación nuevas, si quieres causar una buena impresión y convencer a tu interlocutor, la mejor forma siempre será presencialmente.

La confianza en uno mismo es esencial

Hay estudios que aseguran que siempre que intentamos persuadir a alguien sobre algo acabamos fallando por una falta de confianza o autoestima. En este sentido, si nosotros no creemos en lo que decimos o en aquello que intentamos transmitir, jamás el otro lo hará. "¿Alguna vez has pasado una eternidad redactando, editando y reeditando un correo electrónico, solo para obtener una respuesta de apenas tres palabras a los treinta segundos"?, asegura Bohns "Ese es el motivo de la falta de confianza y de lo muy contraproducente que puede llegar a ser". Es decir, si das tantas vueltas sobre una idea aparentemente sencilla porque 'a priori' crees que es imposible que el otro acabe creyendo en ella, tu poder de convicción será nulo. La confianza en lo que decimos o sentimos nos permite ser simples y directos, lo que genera mucho más 'feedback' positivo en el otro.

Social Psicología social Trucos Recomendaciones Texas
El redactor recomienda