Es noticia
Menú
¿Te pagan poco? Qué pasos debes seguir para que te suban el sueldo
  1. Alma, Corazón, Vida
EL VERANO ES EL MEJOR MOMENTO PARA PEDIRLO

¿Te pagan poco? Qué pasos debes seguir para que te suban el sueldo

Durante las vacaciones de verano es bueno desconectar del trabajo, pero también es el mejor momento para reflexionar en frío sobre la calidad de nuestro empleo.

Foto: A todos nos alegra una subida de sueldo, pero tenemos que ganárnosla. (Corbis)
A todos nos alegra una subida de sueldo, pero tenemos que ganárnosla. (Corbis)

Durante las vacaciones de verano es bueno desconectar del trabajo, pero también es el mejor momento para reflexionar en frío sobre la calidad de nuestro empleo. Tal como están las cosas muchos se acordarán de lo bajo que es su sueldo al acabar con la paga extra en una semana. Entonces aparecerá alguien diciendo la frase más manida de esta crisis: “Tienes trabajo. No te puedes quejar”. Un consejo que no por muy utilizado es cierto. Todos los trabajadores están en su derecho a pedir un aumento y, de hecho, son los que se deciden a hacerlo los que más posibilidades tienen de conseguirlo.

Lo que pocos saben es que el verano es el mejor momento para pensar en un aumento de salario. Aunque la mayoría de empresas realizan las revisiones salariales a finales de año, estas no se deciden en diciembre, si no que empiezan a barruntarse mucho antes, en concreto, a la vuelta de vacaciones. Si crees que mereces un aumento, lo más inteligente es que hables con tu jefe al volver al trabajo, para que sepa queel año siguiente quieres quetu nómina refleje una cifra mayor. Pero pedir no basta. Para conseguir un salario también hay que dar, y hay que mostrar una actitud proactiva. Estos son los pasos que debes empezar a seguir si quieres recibir una buena noticia en navidades.

1. Reflexiona sobre la conveniencia de pedir un aumento

Todos creemos que merecemos un aumento, pero la realidad es que no todo el mundo se lo ha ganado. Pedir un aumento a sabiendas de que nuestro desempeño no ha sido el esperado, o que nuestras funciones se han visto reducidas debido a la crisis, puede hacer que empeore la situación. Dicho esto, la mala situación económica no debe servir como excusa para que no nos suban el salario nunca. Aunque la compañía atraviese una mala racha, pedir un aumento de sueldo es legítimo si estás trabajando duro y tu desempeño es excelente. En ese caso, es improbable que los jefes vean tus aspiraciones salariales con malos ojos, aunque no piensen satisfacerlas. No tienes nada que perder.

2. Investiga sobre lo que están cobrando tus compañeros

Aunque sea una tarea un tanto delicada, será más sencillo pedir un aumento si sabes lo que están cobrando tus compañeros. En primer lugar, trata de averiguar el salario de los empleados de tu empresa que realizan funciones similares pero, además, trata de informarte sobre lo que se cobra en puestos similares en otras compañías. Para ello puedes hablar con compañeros de universidad o excompañeros de trabajo y valerte de portales de internet como Salarios InfoJobs o Tusalario, que pueden servirte para hacerte una idea general de cómo está la cosa.

3. Determina el valor que aportas a la compañía

A la hora de pedir un aumento de salario hay que tener algo claro: nadie va a pagar más a un empleado si no tiene claro que merece la pena hacer un esfuerzo por esa persona. Y merece la pena si el trabajador aporta un verdadero valor a la empresa. Demostrar esto es la mejor baza que tienen los trabajadores para lograr un aumento, y para ello no hay nada que recurrir a los datos. Prepara un documento que explique, dependiendo de tus funciones, cuánto dinero has ganado para la empresa, cuántos clientes has traído, cuántos conflictos has resuelto… En definitiva, qué has aportado a la empresa en el último año. Los datos son mucho más contundentes para los empleadores que los argumentos de tipo emocional o personal.

4. Plantéate unos objetivos para lo que queda de año

Cuatro meses no es mucho tiempo, pero ten claro que lo que hagas entre septiembre y diciembre será lo que los jefes tengan más en cuenta para subirte el salario (y también para cuantificar tu bonus, si se estila en tu empresa). Por ello, antes de llegar de vacaciones, piensa tareas en las que puedas impresionar a tus superiores. Márcate objetivos que permitan a la empresa ahorrar dinero, ganar más o utilizar procesos más eficientes. Y asegúrate de que tus jefes sepan quién es el responsable de las mejoras.

5. Habla con tu jefe nada más volver de vacaciones

Una vez que tengas preparados los objetivos que vas a perseguir durante lo que queda de año, busca un buen momento para reunirte con tu jefe y preséntaselos, acompañado de los argumentosy datos que hayas preparado para justificar tu aumento. En este momento se va a limitar a escucharte, pero sabrá qué esperas un aumento a finales de año y estará más dispuesto a ofrecértelo si cumples con lo que has prometido.

6. Busca otros trabajos

La manera más directa de conseguir un aumento es decirle a tu jefe que tienes ofertas de otras compañías en las que te pagarían más. Es un órdago en toda regla y funciona, pero en ningún caso hagas esto de farol. Si apuestas a lo grande, puedes perder a lo grande. Si usas esta estrategia tienes que estar dispuesto a cambiar de trabajo si la cosa sale más, pues a buen seguro una vez que plantees la disyuntiva no podrás dar marcha atrás.

7. Recoge tus frutos en navidades

Entre septiembre y diciembre no está de más que hagas participe a tu jefe de tus logros y del cumplimiento de los objetivos que prometiste pero, además de esto, no olvides recordar que esperas un aumento antes de navidades, cuando se suelen tomar las decisiones sobre el aumento de salarios. Trata de no ser pesado, pero deja claro cuáles son tus pretensiones. Si has cumplido con lo que prometiste tienen que tomarte en serio y deberían darte el aumento.

Durante las vacaciones de verano es bueno desconectar del trabajo, pero también es el mejor momento para reflexionar en frío sobre la calidad de nuestro empleo. Tal como están las cosas muchos se acordarán de lo bajo que es su sueldo al acabar con la paga extra en una semana. Entonces aparecerá alguien diciendo la frase más manida de esta crisis: “Tienes trabajo. No te puedes quejar”. Un consejo que no por muy utilizado es cierto. Todos los trabajadores están en su derecho a pedir un aumento y, de hecho, son los que se deciden a hacerlo los que más posibilidades tienen de conseguirlo.

Recursos humanos