Cómo disfrutar de los planes de verano sin cansarte de socializar
  1. Alma, Corazón, Vida
UN 'SÍ' POR PRESIÓN NO ES UN 'SÍ'

Cómo disfrutar de los planes de verano sin cansarte de socializar

La euforia de la llegada del verano ha podido producir un 'bajón' que hace que deseemos volver a recluirnos socialmente por una especie de ansiedad. ¿Cómo proceder?

placeholder Foto: Foto: Alessandro Biascioli. (iStock)
Foto: Alessandro Biascioli. (iStock)

A estas alturas del verano, posiblemente ya tengas tus planes más que programados. De hecho, si eres de los afortunados y pacientes que han reservado sus vacaciones para bien entrado el mes de agosto, seguramente estés contando los días o las horas para hacer las maletas y embarcarte en esa aventura que te espera y que parece estar tardando tanto en llegar. Y sí, los lugares no serían nada sin la gente con la que los compartimos. Aunque también puede estar muy bien viajar o pasar las vacaciones solo, lo más típico es que aprovechemos para juntarnos con nuestros amigos y familiares después de un año tan agitado y convulso como el que hemos vivido.

De hecho, hace poco hablábamos en otro artículo de la importancia de saber disfrutar de los planes de verano en soledad y armonía ante la carencia de vínculos fuertes o relevantes en nuestra vida. O simplemente ante el deseo personal de querer pasar unos días de retiro con uno mismo. Lo cierto es que podemos organizarnos para compatibilizar ambas cosas y hacer de nuestras vacaciones una perfecta mezcla de momentos bonitos con los demás y de contacto privado e íntimo con nosotros mismos.

Foto: Foto: iStock.

En caso de que estés deseando con todas tus fuerzas tener tiempo para ti o te hayas arrepentido de decir que sí a algún que otro plan con amigos o familiares, no te preocupes, es del todo normal: al fin y al cabo, hemos vivido un año de pandemia en el que hemos tenido que reducir todo lo posible nuestras interacciones sociales. El hecho de enfrentarnos a semejante reto ha producido que durante ese tiempo aislados idealizáramos demasiado los momentos de reunión festiva con gente, y cuando estos han llegado hemos podido caer en la desilusión o descubrir de que tampoco eran para tanto, echando de menos los ratos con nosotros mismos. De alguna forma, la euforia del fin parcial de las restricciones tal vez ha provocado que suframos un 'bajón' y sintamos una especie de ansiedad social ante el aluvión de planes típicos del verano y de las vacaciones.

Aunque tus amigos o familiares afirmen estar como locos por hacer planes juntos, no tienes por qué ser como ellos e intentar estar a la altura de sus expectativas

Todos hemos cedido a alguno de ellos por presión cuando en verdad no nos apetece en absoluto. Por ello, aquí van una serie de consejos muy útiles para salir de dudas y saber decidir cómo quieres gastar tu tiempo vacacional, inspirados en un artículo de 'The Guardian, para saber cómo encarar la necesidad de estar solos y a la par disfrutar de los acontecimientos sociales que nos trae consigo el verano.

Tómatelo con calma

Aunque quieras hacer muchas cosas y no sepas decir que 'no' a un plan que sin lugar a dudas tiene todos los visos de ser extraordinario, para saber si realmente quieres acudir o quedarte en casa lo primero que has de tener en cuenta es que ambas decisiones están bien. No va a pasar nada por decir que sí porque intentarás pasarlo lo mejor posible y tampoco por decir que no, ya que una parte de ti no desea acudir.

Foto: Foto: iStock.

Por ello, tómatelo con tranquilidad y reflexiona sobre lo que de verdad quieres. No adelantes acontecimientos y procura no dar una respuesta afirmativa si no lo tienes claro. En caso contrario, te sentirás más nervioso porque ya te has comprometido. Si no te decides, no hagas muchos planes a largo plazo y espera hasta el último momento para elegir.

Ve a tu ritmo

"Muchas personas que ya han salido, disfrutado y cumplido con su calendario social pueden descubrir que no estaban preparadas", reconoce Emily Syphas, una 'coach' personal afincada en Londres. Aunque los demás afirmen estar como locos por hacer planes juntos, no tienes por qué ser como ellos e intentar estar a la altura de sus expectativas o de sus deseos de socializar. Ante una situación tan atípica como en la que nos encontramos, en la que parece que hemos recuperado de golpe nuestra sociabilidad, lo mejor es tomárselo con calma sin prejuicios de ningún tipo. No te preocupes si resultas 'soso' o 'sosa' a ojos de los demás. Al fin y al cabo, es tu vida y no la suya.

Adopta hábitos sanos

Si no apostamos por una vida saludable correremos más el riesgo de aceptar planes o eventos a los que en realidad no queremos asistir. En otras palabras, si cuidamos más de nosotros mismos también sabremos mejor qué es lo que necesitamos en cada momento, y esto no pasa por embarcarte en fiestas o reuniones sociales a las que realmente no quieres asistir. "Cuanto mejor nos sintamos con nosotros mismos antes de entrar en situaciones potencialmente abrumadoras, mejor lo pasaremos", recalca Syphas.

Deja atrás el pasado

Es muy posible que estas semanas te hayas encontrado con personas a la que no ves desde el comienzo de la pandemia. En vez de regodearos en todo lo mal que lo habéis pasado y en por qué os separasteis o dejasteis de hablar nada más arrancó la crisis sanitaria, lo mejor es que empecéis desde cero, como si acabarais de conoceros. Puede ser frustrante el hecho de volver a recuperar el contacto con gente de la que nos hemos despegado y llenar los momentos de conversaciones banales por miedo al silencio. En estos casos, es preferible que os centréis en el presente.

Acepta que las cosas cambian

Muchas veces, hay personas con las que mantuvimos una unión muy fuerte, pero ahora ya no nos sentimos tan ligadas a ellas o a su vida. Las personas, al igual que las relaciones, tienden a cambiar, en ocasiones de forma poco predecible, y no hay que caer en la frustración de que ya nada sea igual que antaño.

Foto: Fuente: iStock

Al fin y al cabo, ha pasado mucho tiempo desde que comenzó la pandemia y es posible que algunos de los vínculos se hayan resentido o debilitado. Hay que seguir adelante y pensar con determinación en los grupos sociales en los que nos sentimos más cómodos y en cuáles no.

Concéntrate en el momento

Pasárselo bien no es sinónimo de tener la agenda llena de eventos sociales y fiestas. En cambio, disfrutar de la vida está más reñido con poder encontrar paz en los momentos simples o cotidianos. Aunque pueda ser difícil pensar en positivo si estás pasando un mal momento anímico, lo mejor es que te centres en lo más inmediato o que más tienes a mano. Es decir, encuentra el placer en oler, ver, saborear o escuchar aquello que entre por tus sentidos.

Social Pandemia
El redactor recomienda