Es noticia
Menú
¿Se puede sobrevivir a ser tragado por una ballena? Este hombre lo hizo
  1. Alma, Corazón, Vida
COMO GEPETTO

¿Se puede sobrevivir a ser tragado por una ballena? Este hombre lo hizo

Michael Packard es un joven submarinista al que tragó y posteriormente escupió un cetáceo en Massachusetts. Una experta analiza cómo consiguió salir vivo del suceso

Foto: El retozar de las ballenas en la bahía de Samaná, un espectáculo natural. (EFE)
El retozar de las ballenas en la bahía de Samaná, un espectáculo natural. (EFE)

"Le palpé la boca y me di cuenta de que no tenía dientes... en ese momento pensé: 'Dios mío, estoy en la boca de una ballena y está tratando de tragarme. Esto es todo, voy a morir'". Estas son las sorprendentes declaraciones de Michael Packard, un submarinista estadounidense que se encontraba buceando en las aguas del Cape Cod (Cabo Cod), en la costa de Massachusetts), cuando se sumergió en aguas no muy profundas (unos 3 metros según apunta 'Alternet', aunque al parecer se le llevó consigo a un fondo marino de entre 10 y 13 metros de profundidad) y fue engullido por una ballena jorobada que lo tragó durante unos 30 ó 40 segundos para posteriormente volverlo a escupir.

El joven buzo salió a la superficie tras ser expulsado por el animal marino y actualmente se encuentra en período de recuperación en un hospital de la zona. "De pronto, sentí un gran empujón y lo siguiente que vi fue todo oscuridad", aseguró Packard al periódico local 'Cape Cod Times'. "Podía sentir que me movía y a la ballena apretando los músculos de su boca". Al principio creyó que había llegado su final al suponer que en vez de tratarse de este mamífero estaba siendo tragado por un gran tiburón blanco. Pero afortunadamente, la pesadilla duró poco tiempo y pudo salir ileso del suceso.

Foto: El buceador pasó 30 segundos en el interior de la ballena (EFE)

La historia de Packard ha causado mucho revuelo en Estados Unidos y en las redes sociales. ¿Puede realmente una persona sobrevivir a un incidente como este? El problema no solo se basa en ser tragado o no por la ballena, sino por el brusco cambio de presión, lo que los buzos experimentados conocen por el término 'barotrauma'. De ahí que algunas personalidades del mundo de la televisión estadounidense hayan dudado de la veracidad de la historia, ya que cualquier otro, en circunstancias normales, habría fallecido. Pero contando con que Packard es un submarinista profesional y experimentado, tal vez supiera algún truco sobre cómo colocar el cuerpo para evitar lesiones por la presión barométrica.

"Entrar en la boca de una ballena es como meterte en un coche no muy grande pero sin sillas"

¿Qué dice la ciencia al respecto? Si pensamos en antecedentes, nos vienen a la cabeza historias literarias como las de 'Pinocho', la adaptación de Disney del cuento universal del italiano Carlo Collodi, en la que una ballena traga al padre de la marioneta, Gepetto. Pero en realidad esta es una licencia que se concede la productora de dibujos animados, ya que en el cuento original es un tiburón el animal que engulle al padre de Pinocho. Puestos a analizar el caso de Packard, ¿realmente es posible sobrevivir al hecho de ser engullido por una ballena?

"Su boca tiene aproximadamente el tamaño de un Volkswagen pequeño", explica Joy Reidenberg, doctora y profesora de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, quien ahora mismo se encuentra investigando sobre estos mamíferos oceánicos. "Entrar en la boca de una ballena es como meterte en un coche no muy grande pero sin sillas. Cuando estás en un espacio como ese, el área de la garganta y la lengua es muy elástica, así que debe ser muy parecido a saltar en un castillo hinchable". Sin embargo, "los lados de la boca son muy duros, al igual que la mandíbula, que está hecha de hueso". La profesora también advierte a 'Alternet' que el interior de la boca de una ballena es sumamente "peludo", con "barbas y cerdas de pelo muy rígidas que utilizan para alimentarse por filtración".

"He diseccionado muchas ballenas y apenas puedo meter mi brazo en su garganta, es una abertura muy pequeña"

¿Y en lo referente a la descripción de Packard sobre lo oscuro que estaba el interior? "Por supuesto, en la boca de una ballena no entra la luz", asegura Reidenberg. "Puede que ni siquiera veas venir a la ballena a esa profundidad y con la poca luz que habría. Estoy seguro de que no fue su intención tragarle, por eso le soltó, pero si eres un pez, el camuflaje de la boca de la ballena se adapta perfectamente a la forma del alimento que ingiere. El área interior de la garganta es en realidad negra, entonces ves una gran oscuridad viniendo hacia ti".

Otro de los puntos del relato de Packard que más dudan de que sea cierto es que aguantara tanto tiempo la respiración. "La mayoría de las personas no pueden contener la respiración tanto rato", reconoce la experta. "El problema es doble: te desorientas muchísimo al ser arrastrado dentro de la boca de este animal. Si tratas de salir por la fuerza es peor, pues todo está oscuro". Lo que definitivamente salvó al buzo de no ser finalmente tragado fue el escaso tamaño de la garganta del cetáceo. "Es muy estrecha", reconoce Reidenberg. "He diseccionado muchas ballenas y apenas puedo meter mi brazo en esa garganta. Es una abertura demasiado pequeña y eso se debe a que estos animales no tragan presas de gran tamaño, sino muchas cosas pequeñas". Por tanto, el animal debió de sentir al ser humano como cuando estás a punto de tragarte un tito de aceituna, produciendo el acto reflejo de echarlo hacia fuera.

Foto: Las orcas abuelas incrementan la supervivencia de su descendencia

Entonces, si intentásemos ponernos en la piel de la ballena, ¿qué es lo que verdaderamente sintió cuando entró en su boca el buzo? "Pensaría: 'hay algo demasiado grande aquí para ser una presa porque no se comprime cuando aprieto los músculos'", recalca la experta. "El mayor peligro para la persona era que la ballena estaba ascendiendo hasta la superficie, lo que provocó un brusco cambio de presión que hizo que el aire de su cuerpo comenzara a expandirse. Y si entrara en pánico, la persona podría herirse al no liberar el aire adicional, asustarse y retener la respiración, que es lo que nos ocurre a muchos de nosotros cuando tenemos miedo. Como buzo experimentado, probablemente sabía que debía continuar exhalando cuando sentía la presión si se dio cuenta de que estaba en el interior de una ballena".

"Le palpé la boca y me di cuenta de que no tenía dientes... en ese momento pensé: 'Dios mío, estoy en la boca de una ballena y está tratando de tragarme. Esto es todo, voy a morir'". Estas son las sorprendentes declaraciones de Michael Packard, un submarinista estadounidense que se encontraba buceando en las aguas del Cape Cod (Cabo Cod), en la costa de Massachusetts), cuando se sumergió en aguas no muy profundas (unos 3 metros según apunta 'Alternet', aunque al parecer se le llevó consigo a un fondo marino de entre 10 y 13 metros de profundidad) y fue engullido por una ballena jorobada que lo tragó durante unos 30 ó 40 segundos para posteriormente volverlo a escupir.

Mamífero The Walt Disney Company Disney+
El redactor recomienda