Del emperador Huangdi a Friedrich Jahn: la curiosa historia del ejercicio físico
  1. Alma, Corazón, Vida
Siglos de evolución

Del emperador Huangdi a Friedrich Jahn: la curiosa historia del ejercicio físico

Cuando las grandes civilizaciones de la humanidad comenzaron a cobrar importancia en la historia, desarrollaron la idea del deporte, aunque con diferencias

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Solemos escuchar continuamente la importancia del deporte en nuestras vidas para evitar los problemas del sedentarismo. Horas y horas sentados frente a una pantalla de ordenador pueden provocar mucha enfermedades, y la adecuada alimentación junto con un ejercicio moderado (que puede ir desde hacer caminatas a otros más intensos) son la clave para luchar contra algunas taras de nuestro siglo, como la obesidad, la diabetes o los problemas cardiovasculares.

Aunque el deporte siempre ha estado presente en nuestras vidas (que le pregunten a los romanos), no siempre estuvimos horas y horas sentados en la oficina sin movernos. Cuando la vida era verdaderamente dura, en los albores de la humanidad, se necesitaba correr continuamente (y literalmente) a por la comida. Y que nuestros antepasados tuvieran que correr nos ayudó evolutivamente cuando nos convertimos en Homo Sapiens: de ellos hemos adquirido esa capacidad de recorrer largas distancias, que siempre viene bien.

Cuando nos hicimos nómadas tuvimos razones para estar en forma por si acaso debíamos patear (literalmente) a otros neandertales río abajo y llevarnos todas sus cosas

Como explica un reciente artículo publicado en 'Mel Magazine', a medida que desarrollamos herramientas y agricultura la existencia nómada dio paso a reclamar territorios, eso nos dio razones para estar en forma por si acaso debíamos patear (literalmente) a otros neandertales río abajo y llevarnos todas sus cosas. Cuando las grandes civilizaciones de la humanidad comenzaron a cobrar importancia en la historia, desarrollaron la idea del ejercicio.

La lucha y el atletismo son los deportes más antiguos, aunque no existe un origen común pues todos los pueblos y en todas las épocas han tenido algún tipo de lucha. Las primeras informaciones sobre este deporte se remontan a los sumerios, en el 'Poema de Gilgamesh' también se menciona e incluso en Babilonia se han encontrado restos arqueológicos y figuras en posición de ataque. Egipcios y griegos antiguos, romanos e incluso japoneses aprendían a luchar desde niños.

Y hablando de los egipcios, un grupo de arqueólogos descubrió un gimnasio en 2017 que databa del 300 a.C, durante un periodo de ocupación griega, y ofrecía actividades que el gimnasio de tu barrio probablemente no ofrece: lecciones para aprender a leer y escribir, así como espacios dedicados a debatir sobre filosofía. Cualquiera podía unirse, siempre y cuando no fuera mujer, esclavo, comerciante, prostituta o alcoholico.Y es que la historia de los gimnasios comienza en la época de las Antiguas Grecia y Roma, de hecho deriva de la palabra griega 'gymnos', que significa desnudez. Además de bibliotecas, también se podía utilizar después un baño relajante, lo cual suena bastante bien.

placeholder

A medida que las formas de vida y los sistemas de creencias fueron más complejos, la actividad física formó parte fundamental de muchas de ellas, desde las agotadoras caminatas físicas de los indígenas australianos a los festivales deportivos. No hay que olvidar al fin y al cabo que los Juegos Olímpicos nos han llegado de la Antigua Grecia, cuando los representantes de las ciudades-estado competían cada cuatro años, comenzando 700 años antes de Cristo. Por supuesto, no eran como los conocemos ahora, había menos eventos y solo los hombres libres que hablaban griego podían competir, además de que se celebraban siempre en el mismo lugar. Según las fuentes que han llegado, personajes de la talla de Alejandro Magno llegaron a competir, en su caso de adolescente y en carrera de carros.

Un grupo de arqueólogos descubrió un gimnasio en Egipto que databa del 300 a.C. Ofrecía lecciones para aprender a leer y escribir, así como tenía espacios dedicados a debatir sobre filosofía

Y no puedes forjar un imperio sin formarte un poco. Los ejércitos romanos estaban increíblemente bien entrenados, trabajaban con pesas, entrenaban y combatían dos veces al día usando armas. Conocemos también la historia de los espartanos: su entrenamiento consistía en una variedad de actividades físicas, tales como el correr, la lucha, los saltos, los lanzamientos de la jabalina y disco, la marcha, correr caballos y la cacería.

De la misma manera, el yoga puede remontarse al año 3.000 a.C, aunque para los hinduistas 'siempre existió y es eterno'. Su objetivo era la liberación (mutki), y se originó como una forma de mostrar devoción religiosa. Alrededor del 400 a.C la idea era entrenar el cuerpo para el trabajo, a fin de fortalecer las opiniones, así como librar al espíritu del dolor y del placer. Como ya sabemos, su versión menos espiritual, es decir, la que se practica en Occidente en los gimnasios, llegó aquí en los años 80 como una forma de ejercitarse. Y puede que los indios fueran los primeros en mostrar una perspectiva del deporte tal y como la tenemos hoy en día: el médico y cirujano Súsruta dijo en su día (es decir, unos 800 años antes de Cristo) que el ejercicio servía mantener la salud general, aumentar la resistencia contra la fatiga, conducir a un mayor estado de alerta mental o evitar ciertas afecciones como la obesidad y la diabetes.

En China, por otro lado, según la leyenda al emperador Huangdi (conocido como el Emperador amarillo) se le ocurrió la idea del qigong, movimientos lentos y de bajo impacto que incorporan la postura y la respiración, en algún momento alrededor del 2700 a. C. Las artes marciales se desarrollaron en el país sobre el 500 a.C, inicialmente por razones militares, y se integraron en la filosofía y el taoísmo. En los siglos I y II d.C., los médicos comenzaron a prescribir ejercicios a los pacientes, y en parte, gracias a este país tenemos el fútbol: en el siglo III a.C aproximadamente se inventó un juego de pelota hecha de cuero de vaca que servía para mantener en forma a los soldados.

El médico y cirujano indio Súsruta dijo que el ejercicio servía mantener la salud general, aumentar la resistencia contra la fatiga o evitar ciertas afecciones como la obesidad y la diabetes

Durante la Edad Media las cosas cambiaron un poco y la gente, en general, dejó de interesarse por el deporte. Los nobles y los caballeros hacían algo de entrenamiento físico básico, pero la mayoría de las personas nacían, trabajaban en la tierra de algún rico durante un tiempo y luego morían. Fue el Renacimiento el que revitalizó el interés por el cuerpo humano, con programas de educación física lanzados en toda Europa y un resurgimiento de la gimnasia y la lucha libre (al fin y al cabo el Hombre de Vitruvio está en muy buena forma física) pero tampoco fue mucho más allá.

Durante la Revolución Industrial aparecieron nuevos deportes, como el baloncesto, el voley y el balonmano, en una época en la que los desarrollos técnicos y científicos se aplicaron al ejercicio. En 1796 Francis Lowndes inventó el 'gymnasticon', una especie de máquina de ejercicios. En la imagen que muestra la curiosa máquina, aparece un hombre con peluca y con pinta de no haber hecho deporte en su vida.

placeholder El Gymnasticon.
El Gymnasticon.

Los movimientos nacionalistas siempre han estado ligados a la idea del culto al cuerpo, y no nos referimos exclusivamente a Hitler o Mussolini. En Alemania, Friedrich Jahn, fundó un gimnasio al aire libre en Berlín en 1811, como parte de un aumento del nacionalismo provocado como respuesta a varias derrotas de las fuerzas napoleónicas, revitalizando el orgullo nacional. Otros países (España, Suecia, Dinamarca, Francia) desarrollaron sus propias variaciones de gimnasia. En 1896 se celebraron los primeros Juegos Olímpicos modernos (y en 1900 se celebraron los primeros en los que se permitía competir a las mujeres).

En Alemania, Friedrich Jahn, fundó un gimnasio al aire libre en Berlín en 1811, como parte de un aumento del nacionalismo como respuesta a varias derrotas de las fuerzas napoleónicas

Y bueno, conocemos de sobra el siglo XX. Más nacionalismo. Guerras. Comida basura. Aerobic en mallas. No hay que olvidar que, aunque el pilates está considerado un deporte para mujeres (como explicábamos aquí), en realidad el ejercicio fue inventado por un hombre en 1880: el alemán Joseph Pilates lo ideó basándose en su conocimiento de distintas especialidades como la gimnasia, el yoga o la traumatología, uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, pensado para dar estabilidad y equilibrio a la columna vertebral. Quizá, por ello, se usa mucho como terapia de rehabilitación para prevenir los dolores.

A día de hoy, necesitamos hacer mucho menos trabajo físico del que hemos hecho históricamente como especie, pero hemos encontrado formas de trabajar nuestros cuerpos de forma más dura que nunca. Algunas actrices llevan a cabo dietas demenciales para verse más delgadas en las películas y muchas personas se apuntan al carro para poder aparecer mejor en las fotos de Instagram, todo ello con la idea de cumplir con estándares en gran medida arbitrarios basados ​​más en la estética que en la salud. Un hombre de las cavernas alucinaría, por supuesto, pero porque no tenía tiempo para pensar en su físico cuando daba caza a un mamut. Viendo como cambian las cosas, probablemente dentro de unos años las fotos de instagram luciendo palmito nos parecerán tan extrañas como la lucha libre entre gladiadores.

Ejercicio físico
El redactor recomienda