Por qué el pilates se convirtió gradualmente en un ejercicio para mujeres
  1. Alma, Corazón, Vida
el deporte no entiende de géneros

Por qué el pilates se convirtió gradualmente en un ejercicio para mujeres

Sus clases están llenas de asistentes femeninas y muchos hombres no se sienten atraidos hacia él. Sin embargo, no se inventó con esa finalidad ni siempre fue así

placeholder Foto: Joseph Pilates, creador del ejercicio.
Joseph Pilates, creador del ejercicio.

Pese a que hablar de 'ejercicios de mujeres' denota un machismo que a estas alturas debería haberse superado, a la hora de la verdad parece inevitable pensar que aquellos que requieren de mayor fuerza (el boxeo o el crossfit) parecen enfocados a un público masculino, frente a otros más relajantes o estéticos (el ballet o el yoga) que se dirigen a las mujeres. El pilates, por ejemplo, entra dentro del segundo grupo.

Se trata de un estereotipo, pero los estereotipos a veces se cumplen. Si alguna vez has acudido a una clase de pilates es bastante probable que hayas observado una mayoría de asistentes femeninas. En realidad el ejercicio fue inventado por un hombre en 1880: el alemán Joseph Pilates lo ideó basándose en su conocimiento de distintas especialidades como la gimnasia, el yoga o la traumatología, uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, pensado para dar estabilidad y equilibrio a la columna vertebral. Quizá, por ello, se usa mucho como terapia de rehabilitación para prevenir los dolores.

Pilates fue un niño enfermizo, por lo que decidió fortalecer su cuerpo mediante el ejercicio y patentó el ejercicio en 1880 para paliar los dolores

Pilates fue un niño enfermizo, por lo que decidió fortalecer su cuerpo mediante el ejercicio. A priori, teniendo en cuenta que tanto hombres como mujeres sufren durante su vida de dolores en la espalda o las articulaciones, resulta absurdo pensar que se trate de un ejercicio pensado en las mujeres; Pero, entonces, ¿por qué se ha feminizado? El proceso comenzó cuando el coreógrafo Ron Fletcher, uno de los alumnos de Joseph y su esposa Clara, lo 'exportó' a Los Ángeles. Fundó una academia, puesto que el pilates le había ayudado en una ocasión a recuperarse de una lesión, y consiguió democratizarlo y darlo a conocer.

placeholder Si, en las fotos también salen principalmente mujeres.
Si, en las fotos también salen principalmente mujeres.

Sin embargo, aunque Pilates había creado el ejercicio sin tener un público específico en mente (durante la Primera Guerra Mundial estuvo en un campo de concentración y ahí montó sobre las camas un sistema de poleas y cuerdas para que los más débiles pudieran ejercitarse), el hecho de que Fletcher diera a conocer el pilates en una ciudad como Los Ángeles, llena de famosos, fue lo que transformó el ejercicio en lo que conocemos ahora.

Foto:

Como cuenta John Howard Steel, uno de los últimos alumnos vivos de Pilates, en 'Mel Magazine': "Cuando Fletcher abrió un estudio en Beverly Hills y atrajo a Jane Fonda y Raquel Welch a sus clases, comenzó el proceso de feminización. Se parecía más a un salón de belleza, con recepcionistas y versiones distorsionadas del ejercicio, en el que todo el mundo iba con mallas". Según indica, las mujeres empezaron a sentirse más atraídas por este ejercicio que los hombres, debido a que las famosas lo practicaban en la década de los 90. "De hecho, si buscas profesores de pilates en internet encontrarás principalmente mujeres, es muy difícil dar con un hombre", añade.

Cuando Fletcher abrió un estudio en Beverly Hills y atrajo a Jane Fonda y Raquel Welch a sus clases, comenzó el proceso de feminización

Sin embargo, también asegura que los hombres están, desde hace un tiempo, volviendo a practicarlo: "Algunas chicas llegan a casa y le cuentan a sus novios que gracias al pilates son mucho más flexibles, o que el ejercicio les ayudará con sus dolores. Algunos incluso deciden hacer clases privadas y están muy dedicados a ello. Eso me alienta mucho, me recuerda a cuando Jo (Joseph) aún vivía".

"El pilates no entiende de géneros", apunta. "Cuando sales de la clase tienes los hombros bien colocados y te encuentras mejor contigo mismo. Creo que muchos hombres deberían practicarlo pues conforme se van haciendo mayores se hacen más vagos. Probablemente nunca lleguen a tocar el suelo con los codos, pero al menos conseguirán tocarse los dedos de los pies con las manos, atarse los zapatos... me parece que lo encontrarán muy gratificante", concluye.

Ejercicio físico
El redactor recomienda