Canadá pide a los conductores que no dejen que los alces laman los coches
  1. Alma, Corazón, Vida
LAS MULTAS ALCANZAN LOS 30.000 €

Canadá pide a los conductores que no dejen que los alces laman los coches

En las carreteras de la provincia canadiense de Alberta unos mensajes luminosos llaman la atención de los conductores. Deben evitar que estos enormes animales chupen sus vehículos

Foto: Los alces acechan a los coches en busca de sal (Foto: EFE)
Los alces acechan a los coches en busca de sal (Foto: EFE)

"No dejen a los alces lamer sus coches". Es sin duda uno de los anuncios de tráfico más insólitos, pero en Jasper, una ciudad alpina de Alberta, ya se han acostumbrado. Estos animales salen en busca de sal. El sabor de la que echan en las carreteras les encanta y se han dado cuenta que pueden obtenerla en mayor cantidad si lamen los coches.

De buscarla en los lagos, han pasado a invadir las carreteras y, después, los parkings donde han encontrado una especie de bufé libre de su ansiado manjar. Muchos ciudadanos, además, han premiado esta actitud alimentando a los alces.

Steve Young, portavoz del Parque Nacional Jasper, ha explicado a la CNN que todo empezó hace unos años como "un problema ocasional, pero ahora es demasiado común. La gente se acerca demasiado a los alces alimentando su obsesión por la sal gracias al acceso que tienen a los vehículos".

Más peligroso de lo que parece

Los alces son animales muy grandes y de gran envergadura. Un choque contra uno de ellos puede provocar un accidente mortal. De hecho, una de las pruebas de seguridad más famosas de los crash test simula este tipo de accidente: "El alce y los coches no son una buena mezcla. Si golpeas al alce con tu coche, le quitas las patas de debajo y atraviesa el parabrisas", ha explicado Young.

También es peligroso acercarse a los alces andando. Si estos animales se sienten acosados, pueden atacar. "Mientras que otros suelen huir cuando se acercan los humanos, ellos se mantienen firmes y cargan si se sienten amenazados. La mejor manera de evitar que un alce se acerque a tu coche es simplemente alejarse cuando lo ves acercarse", ha indicado.

Foto: Los alces blancos presentan una rara mutuación congénita (Foto EFE)

"Hemos estado viendo muchos más alces últimamente. La población de lobos está disminuyendo, lo que significa que hay menos depredadores y la población de alces está aumentando como resultado", ha precisado Young. "Esto también significa que la gente necesita ser respetuosa y darles espacio".

El portavoz ha recordado que no se permite a los visitantes alimentar, atraer o perturbar la vida silvestre en los parques nacionales y los infractores podrían enfrentarse a multas de hasta 30.000 euros.

Coches Animales Canadá Tráfico Sal
El redactor recomienda