Tenía un reno como mascota y tuvo que sacrificarlo por morder a una vecina
  1. Alma, Corazón, Vida
PUDO HABER PROVOCADO UNA TRAGEDIA

Tenía un reno como mascota y tuvo que sacrificarlo por morder a una vecina

Una mujer ha sido multada por tener a un animal salvaje en su casa sin licencia y criarlo durante un año

Foto: Tenía un reno como mascota y tuvo que sacrificarlo por morder a una vecina
Tenía un reno como mascota y tuvo que sacrificarlo por morder a una vecina

Tynette Housley es una mujer de 73 años que vive en el estado norteamericano de Colorado. Supuestamente, Tynette se hizo hace un año con un ciervo recién nacido y, durante todo este tiempo, le ha estado alimentando en su casa convirtiéndolo en su mascota. Sin embargo, la historia no ha tenido final feliz ya que el animal ha tenido que ser sacrificado.

Tal y como publica el Departamento de parques y vida salvaje de Colorado (CPW), la mujer mantuvo al ciervo en su casa como si fuera una mascota durante un año. En ese tiempo no tuvo problemas, pero el pasado viernes la cosa cambió: atacó a una mujer que paseaba tranquilamente a su perro por el vecindario. Según las autoridades, la embistió con sus astas, la derribó y la persiguió, corneándola mientras trataba de escapar.

Foto: Ni un perro ni un gato: este gaditano tiene como mascota a un flamenco

Desde el CPW explican que "el ciervo tenía sangre fresca cubriendo sus cuernos, incluso se acercó a un agente del CPW que respondió para investigar el ataque. El oficial sacrificó al ciervo y lo llevó al laboratorio de salud animal para analizarlo en busca de rabia y otras enfermedades".

Multa de 1.000 dólares

La mujer ha recibido una multa de 1.000 dólares, unos 850 euros al cambio, por tener un animal salvaje en su casa sin licencia. Además, ha recibido dos citaciones por parte del CPW para responder a las preguntas que aún han quedado en el aire, por lo que la sanción podría ser aún mayor.

El ciervo solo detuvo su ataque cuando la mujer pudo entrar en su garaje y esconderse entre dos coches

Al analizar el cuerpo sin vida del ciervo, los técnicos de laboratorio encontraron en su estómago varios alimentos que no deberían estar en él, ya que no eran de temporada. Eso significa que la mujer alimentaba al animal con heno, maíz y, posiblemente, patatas.

El director del CPW, Frank McGee, quiere dejar claro su mensaje: "No podemos decirlo más alto, los animales salvajes no son mascotas. Alimentar a los ciervos los acostumbra a los humanos; ellos pierden el miedo a las personas y eso conduce a estos resultados que son trágicos tanto para la vida animal como para las personas".

La mujer que fue atacada por el ciervo tuvo que ser hospitalizada por graves laceraciones en la cabeza, mejillas y piernas, aunque se ha recuperado de las heridas.

Mascotas Animales
El redactor recomienda