Ganó la lotería hace 25 años, pero aún trabaja de noche en un supermercado
  1. Alma, Corazón, Vida
SE JUBILA DENTRO DE SOLO UNA SEMANA

Ganó la lotería hace 25 años, pero aún trabaja de noche en un supermercado

Una mujer reconoce que, al comienzo, quiso dar ejemplo a sus hijos, pero ahora reconoce que no está preparada para dejarlo después de tantos años

Foto: Ganó la lotería hace 25 años, pero aún trabaja de noche en un supermercado
Ganó la lotería hace 25 años, pero aún trabaja de noche en un supermercado

Elaine Thompson tiene 64 años y su marido Derek, 62. Ambos saltaron a las portadas de los periódicos británicos hace 25 años, cuando se convirtieron en los ganadores de más de 3 millones de euros a la lotería (2,7 millones de libras). Sin embargo, no habrían pasado de unos afortunados más de no haber sido por una de las decisiones que tomaron tras aquel sorteo.

Elaine y Derek decidieron que no iban a dejar sus respectivos trabajos, a pesar de que ya no los iban a necesitar para llegar a final de mes. Y mientras Derek siguió trabajando como contable en una empresa, Elaine no abandonó su empleo en un supermercado… a pesar de que trabajaba como reponedora en horario nocturno, lo que le obligaba a realizar grandes esfuerzos.

Foto: Una mujer gana 30 millones a la lotería con el primer boleto que compra en su vida

La razón es que ambos querían que sus dos hijos, Gary y Karen, tuvieran un buen ejemplo al que imitar en casa y no crecieran viendo a unos padres ociosos que no necesitaban trabajar para vivir. En 1995, Gary y Karen tenían 5 y 10 años respectivamente, pero nunca vieron a sus padres vivir de las rentas: siempre fueron un ejemplo para ellos.

Lujos, pero no ociosos

Elaine Thompson ha explicado a The Sun que "es importante que los niños te vean trabajando duro". Por eso, aunque reconoce que han podido permitirse lujos como comprar caballos de carreras o disfrutar de viajes por todo el mundo, tanto ellos como sus hijos siguen teniendo los pies en la tierra y eso es gracias a que nunca dejaron sus respectivos empleos.

Cuando ganó la lotería, sus hijos tenían 5 y 10 años, por lo que quisieron seguir llevando una vida normal y que crecieran valorando la importancia del trabajo

De hecho, Elaine trabaja cuatro días a la semana en un supermercado, donde lleva toda la vida feliz: "Amo absolutamente mi trabajo y solo porque me tocó la lotería no iba a dejar el empleo. Todo es cuestión de equilibrio". El hecho de seguir con sus compañeros en el día a día le hizo no perder el contacto con la realidad y mantener una vida coherente.

Desde entonces, ha seguido despertándose cada noche a las 12 para ir a colocar todas las mercancías que llegaban al supermercado para que, al día siguiente, los clientes lo encontraran todo en su sitio. Es su trabajo y está feliz y lo único que teme es que llegue la próxima semana, cuando cumple los 65 años y, en teoría, se tendrá que jubilar y dejar de hacer algo que le gusta.

La mujer trabaja de noche como reponedora en un supermercado (Reuters/Molly Darlington)
La mujer trabaja de noche como reponedora en un supermercado (Reuters/Molly Darlington)

Pero Elaine no lo tiene claro. Ha seguido trabajando durante toda su vida y ahora reconoce que "no estoy preparada para jubilarme". Tendrá que comenzar a pensar en horarios de vida más normales y buscar hobbies en los que volcar toda su vitalidad, ya que a pesar de su edad le sobra energía por todas partes, como reconocen sus compañeros de trabajo.

El coronavirus no lo puso fácil

La aparición del coronavirus ha sido una de las cosas que más ha hecho que Elaine se replantee su situación laboral. Es asmática, por lo que es una persona de riesgo y en caso de contagiarse podría tener graves problemas, pero decidió seguir adelante y su empresa se lo puso fácil, adaptando sus horarios para que no corriera ningún peligro.

Foto: Gana 1 millón en la lotería gracias a unos números que soñó

Por eso, redujo su actividad para poder salir a las 8.30 del supermercado, de tal manera que no tuviera que cruzarse nunca con los clientes, dado que el establecimiento abre a las 9 de la mañana. Pero, a pesar de los problemas, Elaine no quiso dejar de acudir a su puesto de trabajo para poner su granito de arena en la sociedad a la que pertenece.

Esta mujer, que pudo haberse retirado hace 25 años para haber vivido cómodamente, reconoce que estuvo a punto de tirar la toalla: "Un par de veces fue realmente muy difícil. Conducía al trabajo pensando, '¿qué estoy haciendo?' Pero decidí seguir adelante y estoy orgullosa de haberlo hecho y no abandonar."

Elaine no tiene claro que esté preparada para cuando tenga que jubilarse dentro de unos días: echará mucho de menos su trabajo

Ahora, cuando se cumplen 25 años de la noticia que pudo haberle cambiado la vida, Elaine está feliz de la decisión que tomó. Le asusta el hecho de jubilarse y dejar de acudir cada noche a su trabajo, pero seguirá disfrutando del contacto con sus compañeros de otra manera. Y, sobre todo, ha ayudado a que sus hijos crezcan sabiendo lo importante de sacrificarse por lo que uno quiere.

Lotería Suerte Sorteo Juegos de azar
El redactor recomienda