Un camionero gana a la lotería un premio 1.000 veces mayor del que pensaba
  1. Alma, Corazón, Vida
UN COLCHÓN PARA CUALQUIER IMPREVISTO

Un camionero gana a la lotería un premio 1.000 veces mayor del que pensaba

Acaba de comprarse un camión, por lo que aprovechará parte de los 100.000 dólares que ha ganado en reformarlo para que sea lo más cómodo posible

Foto: Robert Dagenais recibió su premio con todas las precauciones de seguridad (Foto: Ontario Lottery)
Robert Dagenais recibió su premio con todas las precauciones de seguridad (Foto: Ontario Lottery)

Ganar un gran premio que les cambie la vida de arriba abajo es el impulso que lleva a muchas personas a participar en los juegos de azar de todo el mundo. En la mayoría de los casos se trata de tener una vida mejor, de desear aquello a lo que no se tiene acceso normalmente o de poder darse unos determinados lujos que, hasta ese momento, les estaban prohibidos.

Pero, a veces, ese premio se utiliza con fines mucho más modestos de lo que pudiera pensarse: hay quien solo piensa en poder superar los problemas económicos por los que pasa la familia, quien quiere ayudar a sus hijos o amigos a llevar una vida sin apreturas o quien se conforma con comprarse algunos pequeños detalles para su día a día.

Foto: Dirkje McKay, de 69 años, con su cheque de 10 millones de dólares (Foto: Ontario Lottery)

Así conocimos el caso de Dirkje Mckay, una abuela canadiense que ganó diez millones a la lotería y cuya máxima aspiración es comprarse una lavadora-secadora para su nueva casa; o el de Mary Walsh, una irlandesa que quiso repartir una parte de su premio con su familia, pero que perdió el 80 por ciento por culpa de un mal consejo del organizador del sorteo.

El camionero afortunado

Sea como fuere, jugar a la lotería es el camino más rápido que muchas personas encuentran para conseguir una fuerte inyección económica en su vida. Y así fue cómo Robert Dagenais, un camionero canadiense de 56 años, logró un premio de 100.000 dólares que, aunque no van a cambiarle la vida de manera radical, sí le van a permitir afrontarla de manera diferente.

Envió un mensaje a su mujer para no despertarla, pero al ver el teléfono ella pensó que había ganado 100 dólares y no 100.000

Robert vive en Chelmsford, una pequeña ciudad de apenas 6.000 habitantes en la región de Ontario. Es camionero y se dedica a recorrer miles de kilómetros cada año al volante de su inseparable camión. Es un gran aficionado a los juegos de azar, por lo que suele comprar lotería en sus viajes, pero iba a encontrar la suerte muy cerca de su casa.

Robert Dagenais había salido de su casa para irse de viaje cuando se detuvo a las afueras de su localidad. Era de madrugada y aprovechó para llenar el camión de combustible, tomar un café y, de paso, comprar un boleto de lotería del tipo rasca y gana que son los que más le gustan. No se imaginaba que esa compra le iba a deparar el mejor viaje de su vida.

El boleto de rasca y gana con el que ganó Robert (Foto: Ontario Lottery)
El boleto de rasca y gana con el que ganó Robert (Foto: Ontario Lottery)

Cuando el transportista volvió a su camión dispuesto a ponerse en ruta rascó su billete de lotería y se llevó la mayor alegría de su vida: acababa de ganar 100.000 dólares canadienses, el equivalente a unos 65.000 euros. Una noticia que no quiso compartir con su mujer en ese momento al ser de madrugada, por lo que envió un mensaje de texto explicando el premio.

El viaje más feliz

El ruido del teléfono despertó a su esposa, que echó un vistazo al móvil y pensó que Robert había ganado 100 dólares, así que se dio la vuelta y siguió durmiendo. Pero fue al despertarse cuando lo pudo leer bien y entendió que el premio era de 100.000 dólares, un pellizco tan importante como inesperado y que le hizo llevarse un buen susto.

Foto: Linda Flannery con su boleto de ganadora de medio millón de dólares (Foto: Michigan Lottery)

El camionero reconoce a The Sudbury Star que lo primero que pensó cuando rascó el boleto y vio el premio fue "boom, boom, gané". Y al día siguiente, cuando regresó de su viaje, decidió pasar por la tienda donde había comprado el boleto para enseñárselo a los trabajadores: "Regresé al día siguiente para mostrarles el billete a los empleados que se mostraron muy contentos por mí".

Robert cobró su premio en la central de la lotería de Ontario, en Toronto, y explicó que como se acaba de comprar un camión nuevo, utilizará el dinero del premio para cosas mucho más modestas: de momento, piensa comprar una cama nueva para que el camión sea aún más cómodo y un barco para salir de pesca, su gran afición junto a la carretera.

Al haberse comprado un camión hace muy poco tiempo, las necesidades básicas de la familia Dagenais estaban cubiertas

La intención del transportista es guardar el resto del premio para cuando se jubile, pero reconoce que se siente "genial. El dinero es un colchón maravilloso para tener en nuestro banco. Sabemos que podemos hacer frente a cualquier cosa que nos depare la vida". A partir de ahora sus viajes serán mucho más cómodos gracias a la suerte.

Lotería Juegos de azar Sorteo Suerte
El redactor recomienda