Gana la lotería y pierde un 80% del premio por hacer caso a los consejos de su asesor
  1. Alma, Corazón, Vida
EL CONSEJO LE COSTÓ 2,8 MILLONES

Gana la lotería y pierde un 80% del premio por hacer caso a los consejos de su asesor

Un asesor le recomendó que las personas a las que quería donar parte del premio firmaran el boleto ganador, pero no le explicó todo lo que eso significaba

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Ganar un gran premio de lotería es el sueño que comparten los millones de personas que participan habitualmente en los juegos de azar. Aunque todos son conscientes de la dificultad, el hecho de poder aspirar a cambiar radicalmente de vida lleva a que sean legión aquellos que, una semana tras otra, juegan a los diferentes sorteos en busca de la suerte.

Sin embargo, nadie piensa en que, si algún día le sonríe la diosa fortuna, eso significara el comienzo de un montón de problemas. Es lo que le ha pasado a Mary Walsh, una mujer irlandesa que en 2011 ganó 3,3 millones de euros a la lotería y a quien, desde entonces, han perseguido los problemas por culpa de aquel boleto ganador que le había cambiado la vida.

Foto: Así anunció la lotería de Canadá el premio de Laura Tutcho en su web oficial (Foto: WCLC)

La lotería británica tiene un equipo que asesora económicamente a los ganadores que así lo desean para que se enfrenten a la nueva realidad de ser millonarios. Mary Walsh aceptó aquellos consejos en 2011 pero, ahora, ha denunciado a la organización de la lotería por negligencia: ella asegura que recibió consejos erróneos que le han costado mucho dinero.

Consejos negligentes

Según su versión, cuando Mary fue a cobrar su premio el equipo de asesores de la lotería británica le dio un consejo clave: si quería regalar parte del dinero a alguien, la mejor opción era que esas personas firmaran el boleto ganador, ya que de esa manera el dinero que cada uno de ellos cobrara estaría libre de impuestos.

Los asesores recomendaron a Mary que aquellas personas a las que quería donar parte del premio lo firmaran por detrás para no pagar impuestos

Tras recibir esa indicación, Mary y cinco personas más firmaron el boleto antes de cobrarlo. Uno de ellos fue su hijastro, David Walsh, que más tarde demandó a la propia ganadora ante los tribunales. También lo hizo otro de los firmantes, Kevin Black, sobrino de su difunto esposo y a quien también había querido incluir en sus ganancias de la lotería.

La organización que tenía los derechos de la lotería en 2011 era la APNLC, una empresa que entró en liquidación voluntaria en el año 2014 después de que otra compañía se hiciera con la licencia para operar los juegos de azar en Irlanda. Sin embargo, Mary ha decidido ahora denunciar a la APNLC ya que fueron sus asesores quienes le dieron los consejos supuestamente negligentes en 2011.

Una jueza debería decidir ahora si Mary Walsh puede demandar a la APNLC o no
Una jueza debería decidir ahora si Mary Walsh puede demandar a la APNLC o no

Tal y como publica el Irish Times, Mary explica en su demanda que algunos de los consejos que recibió por parte de la empresa que entonces operaba el juego en Irlanda fueron negligentes. Asegura que nunca le explicaron las implicaciones que tenía ese consejo, por lo que cree que tiene derecho a reclamar daños por lo ocurrido desde entonces.

Denunciada por su hijastro

Cuando Mary Walsh decidió que las otras cinco personas firmaran junto a ella en el billete no sabía que cada una de ellas recibiría la sexta parte del premio. Es decir, aquel consejo que recibió de los asesores de la APNLC significó que en vez de cobrar los 3,3 millones de euros de su premio, Mary solo tuviera derecho a 560.000 euros, la misma cantidad que los otros cinco ganadores que firmaron el boleto.

Foto: Brian White podrá cumplir su sueño gracias a la lotería: crear su propia fábrica de cerveza (Foto: BCLC)

Ella quería dar a cada uno de ellos una cantidad diferente y, por esa razón, su hijastro la llevó a los tribunales, que dieron la razón a David Walsh: tenía que recibir 560.000 euros más las costas del juicio. Sin embargo, Mary Walsh decidió apelar aquella decisión y, de paso, demandar a la APNLC por los consejos negligentes que había recibido de sus asesores.

Según la versión que dio en el juicio, Mary quería ofrecer a su hijastro la cantidad de 200.000 euros, una cifra que él habría aceptado en un principio. Sin embargo, su marido murió el mismo año que ella ganó el premio y, según David Walsh, su padre le habría prometido que nunca tendría que volver a preocuparse por el dinero porque su esposa le iba a dar la sexta parte del premio.

En vez de cobrar los 3,3 millones de euros de su premio, Mary solo tuvo derecho a 560.000 euros, lo mismo que los otros cinco firmantes del boleto

Ahora será la jueza Teresa Pilkington quien decidirá si Mary Walsh puede demandar a la empresa APNLC o, al encontrarse en disolución, ya no tiene derecho a ello. Sea como fuere, esta es una de esas situaciones en las que un gran premio no da la felicidad: la ganadora lleva casi una década inmersa en batallas judiciales, algo que no le ha servido para disfrutar de sus ganancias.

Lotería Juegos de azar Juegos Irlanda Sorteo Suerte
El redactor recomienda