'MODO CAVERNA'

¿Teletrabajas en verano? Los mejores trucos para estar fresco en plena ola de calor

Los meses de julio y agosto serán muy distintos a los de otros años debido a que muchas personas tendrán que teletrabajar. ¿Cómo hacer para estar cómodo pese al calor?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este verano será para muchos uno de los más calurosos de su vida. No por las previsiones meteorológicas —que pronostican un verano más seco y cálido de lo normal— sino también porque ya no podrán disfrutar del aire acondicionado de las oficinas y espacios de trabajo. Aunque una gran parte de los trabajadores ya han vuelto a la cotidianidad, son muchos los que todavía siguen teletrabajando desde casa y continúan sin saber con certeza cuándo volverán a la normalidad.

Muchos verán el teletrabajo en temporada estival como una perfecta excusa para apostar por un turismo más tranquilo en el que poder compaginar los momentos de ocio con los laborales en algún pueblo remoto de la España vaciada o en su segunda residencia. Otros tantos hasta se llevarán el portátil a la misma playa. Pero seguramente la mayoría acabe pasando más tiempo en casa de lo normal, conectados a la red wifi y soportando una terrible ola de calor que se cebará con el sur y la mitad norte de nuestro territorio.

Evita abusar de bebidas como el café, ya que produce deshidratación y hará que te sientas más débil y sediento

Y si eres uno de ellos, tal vez estés empezando a comprobar lo terriblemente molesto que es trabajar cuando fuera, en la calle, arrecia un sol de espanto con temperaturas que sobrepasan los 35 grados. Como es lógico, estas condiciones atmosféricas calurosas supondrán un quebradero de cabeza que seguramente hará mermar tu capacidad mental y productiva. Es por ello que necesitarás echar mano de un buen ventilador o un sistema de aire acondicionado si no quieres morir achicharrado en tu propio hogar.

Para que eso no pase, 'The Guardian' ha recopilado los mejores consejos para poder sacar el máximo provecho a tus días de trabajo en plena ola de calor. En caso de que no puedas permitirte pagar un buen sistema de aire acondicionado o tengas cada rincón de la casa atestado de ventiladores, hay una serie de cosas que puedes hacer para mantenerte más fresco y así combatir las altas temperaturas del termómetro.

Desvístete

Una de las ventajas de cumplir con tu jornada laboral desde casa es que gozas de la intimidad que no tenías en tus días de oficina. Básicamente, no tienes que estar presentable para tu jefe. Por ello, como es lógico, para mantenerte fresco en tu rutina el primer paso será desprenderse de las ropas que no sean imprescindibles.

Cierra ventanas y persianas

Para conseguir que la temperatura sea más baja que la del exterior, lo mejor será que cierres las ventanas y persianas en las horas punta del día. Más aún si tienes la mala suerte de que tu casa esté orientada hacia el sol en las horas punta. Los días de verano son muy largos y deberás activar el 'modo caverna' para conseguir mantener un poco más fresca la casa que en el exterior.

Y ventila por la noche

Aunque en las olas de calor las mínimas nocturnas no son muy bajas, al menos puedes contentarte con una leve brisa de aire que te permita conciliar el sueño. En casos más extremos, bien puedes valerte de un buen ventilador para fomentar que circule el aire un poco más.

Mantente hidratado

Es muy importante que no pares de beber agua, más si te pasas sudando todo el día. Evita abusar de bebidas como el café, ya que esto consigue el efecto contrario y te hará sentir más débil y sediento. Y, por supuesto, reduce tu consumo de alcohol al mínimo o acaba por completo con rutinas como beber vino para comer o cenar. No solo te deshidrata, sino que te hará sentir muchísimo más calor. Como se te ocurra pasarte con las bebidas etílicas, podrás experimentar síntomas de la resaca que no deben ser nada agradables en plena ola de calor.

Come ligero

Si recurres a comidas copiosas, la sensación de calor irá en aumento. Es imprescindible que reduzcas tu consumo de carbohidratos y apuestes más por las frutas y verduras. La clásica ensalada de verano puede ayudar por su poder refrescante, carga vitamínica y alto contenido de agua. Productos como la carne no son buena opción, ya que tu cuerpo gasta energía adicional al descomponerla. ¿A quién se le puede ocurrir abrirse una lata de callos a la madrileña en pleno julio con 38 grados en la calle?

No trabajes fuera

¿Estás pensando salir al exterior a trabajar porque en casa hace mucho calor? Mala idea. Ya no solo porque seguramente haga más calor fuera que dentro, sino porque será muy difícil concentrarte. Si vives en una ciudad costera, llevar el portátil a la playa quizá no sea buena idea: la luz cegadora del sol evitará que veas bien la pantalla, la arena se colará entre tus dispositivos electrónicos o bien no podrás concentrarte con tantas distracciones a tu alrededor.

Sí puede ser buena opción acudir a una librería en la que haya una buena conexión wifi y un aparato de aire acondicionado a pleno rendimiento. Pero ahora, con la pandemia, tampoco es muy recomendable pasar demasiado tiempo en los espacios cerrados con otras personas. Lo mejor será que te quedes en casa y dejes de probar nuevos lugares para trabajar. Al final, el calor se debe soportar con cierto estoicismo. Qué remedio.

Enfría tus muñecas y cuello

Una de las mejores formas de reducir la sensación de calor al instante es colocar paños fríos en tus muñecas o por encima de tu cuello. En este sentido, aquella bolsa de guisantes congelados que nunca abriste porque no te gustan demasiado puede convertirse en el mejor remedio para luchar contra el calor. Si quieres algo más extremo, prueba a mojar una toalla y guardarla en el frigo durante unos minutos. Luego, sácala y póntela por la espalda o alrededor del cuello. Evidentemente, no será como sumergirte en un lago o pantano del interior de España. O como bañarte en el Cantábrico. Pero aun así es una buena fórmula que llevar a cabo si no te queda más remedio que trabajar desde casa durante estos meses.

Cambia tus horarios de trabajo

Si gozas de un jefe flexible o puedes realizar tus tareas en cualquier momento del día, bien puedes apostar por trabajar a horas en las que las temperaturas no son muy altas. Un buen consejo es levantarse bien pronto, quizás a las seis de la madrugada, cuando todavía el sol está a punto de salir. Este será uno de los momentos de toda la jornada en que los termómetros estén más bajos, así que hay que aprovecharlo. Seguramente, si empiezas a responder 'mails' a las cuatro de la tarde no solo te morirás de calor, sino que también menguará tu capacidad de concentración.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios