Cómo pedir un ascenso a tus jefes en plena era del teletrabajo
  1. Alma, Corazón, Vida
UNA SITUACIÓN COMPLICADA

Cómo pedir un ascenso a tus jefes en plena era del teletrabajo

¿Crees que verdaderamente te mereces más de lo que das en el día a día? Atrévete a dar el paso con estos consejos y sortea la dificultad de no poder hablarlo en persona

Foto: Cómo pedir un ascenso a tus jefes en plena era del teletrabajo
Cómo pedir un ascenso a tus jefes en plena era del teletrabajo

A estas alturas, eres un afortunado si has podido conservar tu trabajo después de la cuarentena. Por suerte, muchas personas han podido mantener sus empleos gracias al teletrabajo. Esta fórmula laboral generaba amplias discusiones en los entornos empresariales y al final se ha tenido que implementar a la fuerza para salvar la economía en un contexto de cuarentena.

Y ahora parece que ha venido para quedarse a no ser que surja una vacuna o tratamiento contra la enfermedad. Como en cualquier asunto polémico, tiene sus pros y sus contras. El problema más visible de todos ellos quizás sea la dificultad de conciliar la vida laboral con la familiar o los gastos en recursos que necesitas para cumplir tu trabajo y de los que antes la empresa te cubría (ordenadores, conexión wi-fi, llamadas telefónicas...). Pero sin duda otro de los aspectos que muchos han notado respecto al empleo presencial es el hecho de no poder mantener las relaciones sociales presenciales que antes estaban garantizadas y todo lo que eso conlleva.

Foto: Quién debe pagar el wifi de casa y otras dudas sobre el teletrabajo

A lo mejor has pensado que no es el momento de pedir una subida de sueldo o un ascenso. La mayoría de las compañías han tenido que hacer frente a recortes en gastos cuando no tener que gestionar ERTEs para la plantilla. Por ello, es posible que exigir más a tus jefes no sea buena idea. Sin embargo, en las grandes crisis también surgen las grandes oportunidades, y en este sentido, ahora es el mejor momento para hacer ver a tus superiores que eres imprescindible y que te gustaría obtener una mayor compensación económica a tenor de tu esfuerzo en los últimoso meses. O, en todo caso, un ascenso.

¿Cómo plantear esta serie de cuestiones en una época en la que no tienes un trato diario y físico con tus superiores? El periódico 'The New York Post' ha consultado con diferentes expertos sobre cómo conseguir un ascenso y las razones por las que deberías atreverte a dar el paso. Si crees que te mereces más por la labor que desempeñas en tu día a día, sigue leyendo con atención.

Es mucho más fácil mantener al personal que lo hace bien y ya está contratado que formar a otra persona en plena era del teletrabajo

En estos tiempos existe el mito por el cual hay mucha gente que está buscando desesperadamente un trabajo de cualquier forma. Por ello, lo mejor es darte por satisfecho y no intentar nada que pueda perjudicarte, puesto que a la mínima te pueden echar. Sin embargo, es más bien al contrario: los despidos son más infrecuentes por la enorme dificultad de tener que formar a un nuevo trabajador desde casa.

"Los costes de contratación, capacitación e integración en la plantilla de nuevos empleados son muy grandes, especialmente cuando se trabaja desde casa", asegura Ineke McMahon, directora de una agencia de recursos humanos. "Es mucho más fácil mantener al personal que lo hace bien y ya está contratado". Por ello, la experta aconseja hacer ver a tus jefes que tu papel dentro del organigrama empresarial es indispensable para el correcto funcionamiento de la compañía. En este sentido, es muy importante que tomes nota de todos tus logros y la cantidad de tiempo extra que dedicas al trabajo o lo muy preocupado que estás por la marcha de la firma. Y, sobre todo, hacérselo saber a tu jefe para que esté al tanto.

Cuando la vida es más sencilla para el empleado, está más motivado a largo plazo, lo que acaba redundando en los resultados de la empresa

"Ten confianza en tí mismo y considera todo lo que hagas desde la perspectiva del empleador", explica Fotini Iconomopoulos, asesor empresarial. "Piensa que están sacando beneficio de todo lo que haces, y perderte en estos momentos sería un golpe particularmente difícil de asumir al tener que recurrir a un mercado laboral ingente para luego tener que formar a un nuevo empleado".

A la hora de pedir un aumento, es inevitable acobardarse pensando que la empresa ha tenido que acometer una serie de recortes en los gastos para paliar en la medida de lo posible el cese parcial de la actividad o un horizonte económico muy negro que se avecina cuando la crisis sanitaria pase. Por ello, si estás pensando que te aumenten el salario, lo mejor será que antes hagas todo lo posible para demostrar que te lo mereces. Y una vez tu jefe sea consciente del enorme esfuerzo que has invertido en los últimos meses, intentar hablar con él por un canal más asertivo, como por ejemplo puede ser una videollamada.

Como estrategia para que al final accedan a concedértelo, ponles al día de tus gastos y el enorme respiro que sería para ti contar con una cantidad de dinero extra, aunque sea simbólica o muy reducida."Piensa en todas las cosas que podrían hacer más fácil tu vida", sostiene Iconomopoulos. "Cuando la vida es más sencilla para el empleado, está más motivado a largo plazo, lo que acaba redundando en los resultados de la empresa".

Sobre todo, sé prudente y comunica tus intenciones en el momento adecuado. Nada de un lunes por la mañana a primera hora o de un viernes antes de acabar. Quizás debes pedir una reunión a solas con tu jefe para que él decida cuándo es el instante oportuno. En todo caso, solo pide un ascenso o un aumento de sueldo cuando tengas verdaderos y palpables motivos de que te lo mereces. Y que sí o sí, puedes convencer a tus superiores de que estarán haciendo lo correcto para la empresa, no como un favor personal o deferencia hacia tu persona.

Trabajo Ordenadores Recursos humanos