El benceno

¿Te gusta el olor de la gasolina? La ciencia tiene una explicación

No te sientas culpable si disfrutas el aroma de la gasolina. La ciencia puede explicar esa atracción por el olor de este cóctel químico

Foto: iStock
iStock

Siempre se ha dicho que el mundo se divide en dos tipos de persona: los que prefieren la tortilla de patata con cebolla y los de sin. Pues con el olor a gasolina pasa lo mismo. Cada vez que vas a una estación de repostaje puedes percibir ese peculiar aroma, para algunos agradable y para otros repugnante.

Oler gasolina es una acción que indirectamente mucha gente disfruta cada vez que va a recargar el depósito del coche. Resulta chocante pensar cómo este derivado del petróleo puede causar un sin número de sensaciones de todo tipo, incluso cuando no lo estamos inhalando directamente.

Se trata, sin duda, de uno de esos olores que, para bien o para mal, no dejan a nadie indiferente. Pero tranquilo, existe una explicación científica sobre por qué disfrutas de este aroma.

El ingrediente 'mágico' de la gasolina

La gasolina es un cóctel químico compuesto por muchos ingredientes, que incluyen anticongelante, lubricantes, agentes antioxidantes y cientos de compuestos químicos conocidos como hidrocarburos. Tiene butano, pentano, isopentano y los llamados compuestos BTEX: benceno, etilbenceno, tolueno y xileno. De todos esos compuestos, el benceno es el responsable del olor a gas de la gasolina.

El benceno se añade a la gasolina para aumentar los niveles de octano, lo que mejora el rendimiento del motor y la eficiencia del combustible. El benceno tiene un olor naturalmente dulce al que la mayoría de las narices son particularmente sensibles, recoge la revista 'Discover'.

A lo largo del siglo XIX se añadia benceno a los productos para después del afeitado y la ducha para darles a estos productos un aroma dulce

En realidad no es tan extraño que te guste el olor a benceno. A lo largo del siglo XIX y principio de XX, se añadió benceno a los productos para después del afeitado y las duchas para darles a estos productos un aroma dulce. También se utilizó como disolvente para descafeinar café. Pero estos usos no duraron mucho, y por una buena razón: el benceno es un carcinógeno conocido y es peligroso cuando se inhala en altas concentraciones o en una exposición a largo plazo. Aunque puede que te guste el aroma, definitivamente debes evitarlo. En serio, no huelas estas cosas.

Está bien, pero eso no explica por qué a las personas les gusta un químico tan peligroso y oloroso. Si bien la ciencia no ha llegado a una conclusión definitiva sobre este tema, hay dos teorías principales en juego.

Recuerdos agradables

Nuestro cerebro puede evocar recuerdos si capta un aroma familiar. El olor a pino puede llevarte de regreso al campamento de verano o unas torrijas transportarte a una Semana Santa en casa de la abuela. Esta poderosa conexión entre el olor y la memoria a veces se llama fenómeno de Proust, un guiño al autor francés Marcel Proust, quien describió elocuentemente un potente recuerdo de la infancia evocado por el olor de una galleta de magdalena sumergida en té.

Pero el enlace es más que literario. El olor es el único sentido que no pasa a través del tálamo antes de llegar al cerebro anterior. El tálamo funciona como una especie de centralita de operador, conectando entradas sensoriales de nuestros ojos, oídos, lengua y tacto a las partes correctas del cerebro para que podamos registrarlas y darles sentido. Pero el olor evita esta centralita por completo, a favor de una línea directa. Además, el haz de nervios que detecta moléculas de olor, el bulbo olfativo, tiene una alta densidad de conexiones cerca de la amígdala y el hipocampo, que están involucradas en la respuesta emocional y la formación de la memoria, respectivamente.

Los olores hacen que nuestros cerebros formen recuerdos fuertes, emocionalmente sobresalientes y en un nivel subconsciente

Volviendo a nuestra afinidad por la gasolina: es posible que hayamos formado una memoria poderosa y agradable que está unida al olor a gasolina, o específicamente al benceno. Tal vez tu cerebro vinculó el olor a gas con los recuerdos felices de la infancia de los viajes de verano, salir en la lancha motora, andar en bicicleta al costado de un camino rural cuando era niño o pasar tiempo en el garaje mientras papá trabajaba en el automóvil. Cuando captas ese aroma a benceno, puede desencadenar una sensación acogedora y nostálgica relacionada con un recuerdo destacado.

Activa la vía mesolímbica

Otra teoría se centra más en el efecto físico que tiene el benceno sobre los receptores nerviosos que detectan el olor. El benceno y otros hidrocarburos, cuando se inhalan, tienen un efecto supresor sobre el sistema nervioso, lo que resulta en una sensación temporal de euforia. Produce una sensación placentera que no es diferente al alcohol o una gran cantidad de otras drogas.

Esto se debe a que el proceso biológico de adormecer los nervios activa la vía mesolímbica, también conocida como la vía de recompensa del cerebro. Cada vez que sus nervios olfativos reciben ese golpe de benceno, el sistema mesolímbico ofrece una inyección agradable de dopamina. Esencialmente, su cerebro le dice: “Sí, esto es bueno. Haz más de esto".

El benceno y otros hidrocarburos, cuando se inhalan, tienen un efecto supresor en el sistema nervioso, dejando una sensación de euforia

La vía mesolímbica, como probablemente dedujiste, es un jugador clave en la neurobiología de la adicción. Ya sea sexo, videojuegos, drogas o gasolina, es esta vía en el cerebro la que los hace sentir bien e inicia un ciclo de retroalimentación que se refuerza a sí mismo. De hecho, la gasolina es un inhalante comúnmente abusado y es devastador para la salud de quienes se vuelven adictos. Entonces, de nuevo, no huela intencionalmente estas cosas.

Dos teorías que pasan la prueba del olor

Probablemente podría aplicar estas dos teorías para explicar por qué las personas se sienten atraídas por el olor de subrayadores, pelotas de tenis, libros y otros olores que tememos admitir que nos gustan. Tal vez hemos añadido inconscientemente un recuerdo fuerte y placentero al aroma, o estos olores desencadenan mecánicamente una dosis satisfactoria de dopamina.

Pero, francamente, estas son solo dos teorías para explicar por qué algunas personas encuentran agradable el olor a gasolina, pero no existe gran cantidad de investigaciones sobre esta cuestión. Si bien son convincentes, no son concluyentes. De hecho, los científicos todavía están aprendiendo cosas nuevas sobre este poderoso sentido hoy, y sin duda descubrirán nuevos misterios para resolver en el futuro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios