QUEDAN SEMANAS PARA VOLVER A LA NORMALIDAD

Los mejores trucos para ahorrar en el supermercado cuando vas a hacer la compra

Hay muchas maneras de ahorrar en supermercados y tiendas de alimentación: durante la cuarentena es el gasto que más ha crecido en los hogares españoles

Foto: iStock
iStock

Los supermercados y las tiendas de alimentación son uno de los sectores estratégicos que permanecen abiertos durante el confinamiento. Se trata de negocios esenciales que deben estar preparados para que las personas vayan a diario a hacer sus compras, aunque las colas que se hacían a sus puertas se han ido reduciendo a lo largo de las semanas que ya dura el estado de alarma.

Los españoles, al igual que muchas personas del resto del mundo, hemos dejado de gastar dinero en ocio, saliendo a bares, restaurantes, cines o teatros, y hemos aumentado nuestro presupuesto en alimentación. Ahora es, junto al dinero empleado en hipoteca o alquiler, el mayor gasto mensual de las familias y hay que saber administrarlo lo mejor posible.

Por eso, cualquier truco para ahorrar es bienvenido. Hay muchas formas de ahorrar cuando se visita el supermercado y hemos preparado una lista con aquellos que nos ayudarán durante este periodo de encierro. Porque, aunque comience el plan de desescalada gradual, aún quedan semanas para alcanzar lo que ya se ha denominado como nueva normalidad.

Trucos para ahorrar

Morgan Prangnell, una madre de familia de 31 años, ha explicado a Metro cuáles son algunos de sus métodos para ahorrar en el supermercado. El más interesante para ella es el de aprovechar los productos con fecha de caducidad cercana, ya que muchas cadenas de distribución rebajan sus precios hasta en un 50 por ciento.

Cada supermercado tiene su propia política sobre los productos próximos a caducar y hay que saber cómo y cuándo los rebajan

Por eso, recomienda conocer cuál es la política de nuestro supermercado habitual sobre esos alimentos y estar atentos a cuándo se rebajan. Además, explica que no es lo mismo la fecha de venta que la de consumo: "Hay muchos artículos que tienen que vender hasta de una determinada fecha, pero eso no significa que se estropeen si los congelamos". El ejemplo perfecto sería la pechuga de pollo: se compra con descuento y se mete en el congelador para descongelar solo cuando se vaya a consumir.

Otra forma muy interesante de ahorrar es prestando atención a los catálogos de ofertas. Hay productos que utilizamos periódicamente en casa y que siempre necesitamos: champú, jabón, detergente, papel de aluminio… Comprar esos productos cuando están en oferta es una manera de ahorrar dinero ya que si solo los adquirimos cuando nos hacen falta pagaremos el precio que en ese momento marque el supermercado.

Aprovechar las ofertas de las tiendas de alimentación es imprescindible para ahorrar (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Aprovechar las ofertas de las tiendas de alimentación es imprescindible para ahorrar (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Esos catálogos son aún más interesantes cuando ofrecen ofertas del tipo 2x1 o 3x2: aunque en muchos casos suben los precios originales antes de hacer el descuento, lo cierto es que la oferta final es muy interesante y puede ayudarnos a ahorrar mucho dinero. Eso sí, hay que tener en cuenta el espacio disponible: si son alimentos frescos habrá que ver si se pueden congelar o bien hay que comerlos en un plazo determinado; y si son productos no perecederos habrá que echar un vistazo a la despensa para comprobar que podemos colocarlos allí.

Mirar el frigorífico

Eso nos lleva a otro buen truco: saber lo que tenemos en casa. No será la primera vez que al hacer una limpieza nos encontramos botes caducados desde hace meses (o años) que habíamos olvidado que estaban allí. Vaciar los armarios, hacer un listado de todos los productos que tenemos y preparar algunos menús con ellos es una buena idea. Nos sorprenderá la cantidad de comida que no sabíamos que habíamos guardado.

Morgan Prangnell también recomienda pasarse a las marcas blancas: explica que se trata de productos mucho más baratos pero que, en la mayoría de los casos, son de la misma calidad, sino mejor. En España se recurre cada vez más a la marca propia de los distribuidores y algunas empresas como Mercadona han hecho de la calidad de sus productos su marca de identidad.

Otro truco es añadir algunos ingredientes a la comida para que dé más de sí. Por ejemplo, si a un bocadillo de atún con mayonesa se le añade maíz, se aumenta la cantidad de producto, pero bajando el coste total. Lo mismo sucede con otras recetas como ensaladas o acompañamientos: cortar zanahoria rallada, que es muy barata, puede hacer que la cantidad de comida aumente sin hacerlo apenas los gastos.

Hacer acopio de aquellos productos que siempre se necesitan en casa cuando están rebajados es una opción muy inteligente

Por último, dos consejos dirigidos a familias numerosas y personas que viven solas: las primeras deben decantarse por los formatos más grandes a la hora de comprar los productos, mientras los segundos no deben comprar alimentos individuales, porque son más caros. En este caso, es mejor adquirir los tamaños normales y hacer raciones individuales que se puedan guardar en el congelador. Con todos estos trucos para ahorrar durante la cuarentena conseguiremos gastar menos en uno de las partidas que más ha crecido en las familias: la alimentación.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios