Ni toallas, ni jabones: esto es lo que están robando en los hoteles más caros
  1. Alma, Corazón, Vida
Hasta pianos

Ni toallas, ni jabones: esto es lo que están robando en los hoteles más caros

Los huéspedes de las habitaciones más caras se creen con el derecho de quedarse algunos de los objetos que son propiedad del alojamiento

placeholder Foto: Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Peter Greenberg lo sabe todo sobre los robos en los hoteles y no estamos hablando solo de toallas, jabones y albornoces. El periodista de investigación, conocido en las recepciones como el detective de viajes, ha documentado robos durante años y se ha convertido en parte de la tradición hotelera de Los Ángeles.

"Un huésped del Beverly Wilshire robó una chimenea de mármol", cuenta Greenberg a 'The guardian'. “La arrancó de la pared con un cincel. Un botones incluso lo ayudó a cargar las piezas en un camión”, cuenta.

Los artículos robados de habitaciones que cuestan 800 dólares por noche pondrían sorprender al ladrón promedio: grandes cuencos de cerámica, vajilla de plata, cojines, altavoces inalámbricos, pequeñas pinturas al óleo, iPads. "Hay una sensación de que existe ese derecho", explica Greenberg. “El huésped piensa: 'Pagué de más por esta habitación, y lo que hay dentro es mío'. Todo lo que se puede meter en una maleta parece ser correcto", relata.

Un huésped del Beverly Wilshire robó una chimenea de mármol. La arrancó de la pared con un cincel. Un botones le ayudó a cargar las piezas en un camión

Algunas cosas que no caben en el equipaje de mano también son sustraídas, según la conclusión de la última encuesta 'Theft in Hotels', elaborada con datos de 1.157 hoteles de cuatro y cinco estrellas. "Robar jabones o plumas parece inofensivo para muchos huéspedes del hotel, sin embargo, algunos son tan atrevidos que llevan televisores, pianos, colchones o incluso animales disecados", destaca el informe.

Robos más caros en los cinco estrellas

La otra sorpresa de esta encuesta bienal es que las personas que se quedan en los mejores hoteles son los ladrones más grandes. Los huéspedes de hoteles de cuatro estrellas tienden a robar productos básicos comunes del hogar como bolígrafos, toallas, perchas y cubiertos. Sin embargo, en los de cinco estrellas los buenos modales se pierden.

Los huéspedes de hoteles de cuatro estrellas tienden a robar productos básicos comunes del hogar como bolígrafos, toallas, perchas y cubiertos

Un televisor es nueve veces más probable que sea robado de un hotel de cinco estrellas que de un hotel de cuatro estrellas. Lo mismo ocurre con las sustracciones de arte, que suceden cinco veces más a menudo en los mejores establecimientos. Edredones y almohadas son otra obsesión de cinco estrellas, que aumenta cuatro veces el robo de esos codiciados accesorios de pluma de ganso. Pero no solo se sustraen, hay gente que trae su ropa de cama vieja y la cambia.

Otro de los datos de la encuesta muestra que el hurto de los hoteles de lujo está aumentando considerablemente. El robo de colchones ha aumentado un 35% en comparación con la encuesta de 2017. Lo mismo ocurre con los secadores de pelo (hasta un 20%), teléfonos (hasta un 26%), cafeteras (hasta un 21%), lámparas (hasta un 19%) y televisores (hasta un 11%).

Salir con una máquina Nespresso o una elegante lámpara de escritorio puede parecer ridículo, pero es trivial en comparación con los robos atípicos. En un hotel de Berlín saquearon una gran variedad de accesorios de baño, desde una ducha de lluvia hasta un lavabo completo. También está el hotel con spa a las afueras de Salzburgo, donde los bancos de la "sauna privada" de una habitación desaparecieron durante una noche. En esta lista insólita de objetos robados se incluyen elementos como un cargador de Tesla, una pantalla de proyección de cuatro metros de ancho y un secador de trajes de baño.

Una artimaña para robar televisiones o pianos involucra a un "artista" que se registra con una caja que supuestamente contiene un lienzo inacabado

¿Pero cómo es posible lograr robos como estos? Llevarse un colchón extragrande o un piano de cola puede requerir un cambio de vestuario y un equipo profesional de mudanza. Una artimaña exitosa involucra a un "artista" que se registra en hoteles con una caja que supuestamente contiene un lienzo inacabado para una exhibición en una galería local. La caja, por supuesto, está vacía.

Los hoteles boutique en Europa son particularmente vulnerables: el escaso personal, la seguridad mínima y los horarios de atención limitados significan bajo riesgo y alta recompensa para los ladornes. Incluso los hoteles europeos un poco más grandes son vulnerables a los huéspedes con dedos largos. El gerente establecimiento de 80 habitaciones en los Alpes italianos cuenta que el robo es una amenaza constante y cada vez mayor.

Robos Hoteles Ladrón
El redactor recomienda