La enfermedad que puede causar el edredón de tu cama
  1. Alma, Corazón, Vida
Sin aliento

La enfermedad que puede causar el edredón de tu cama

Este elemento se ha convertido en imprescindible en la mayoría de hogares, pero debes tener cuidado porque puede generar perjuicios para la salud según el modelo que tengas

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Protegerse del frío siempre ha sido una preocupación del ser humano. Se tiene constancia de que sobre el año 3000 a.C. la civilización china ya utilizaba rellenos para arroparse por la noche. Eso sí, era una práctica solo reservada para las clases altas. En el siglo I a. C., en el norte de Europa, ya se utilizaron plumas para cubrir el cuerpo y protegerlo, pero no fue hasta principios del siglo XVIII cuando el resto del Viejo Continente conoció la primitiva funda nórdica. Ahora, este elemento se ha convertido en imprescindible en la mayoría de hogares, pero se debe tener cuidado según el modelo que se tenga.

Cientos de casos de inflamación pulmonar severa pueden no ser diagnosticados, ya que los médicos no reconocen un posible desencadenante de los problemas respiratorios: la ropa de cama de plumas. Un claro ejemplo lo recoge el 'British Medical Journal'. El periódico especializado describe la historia de un hombre de 43 años del Reino Unido que acudió a su médico después de experimentar durante tres meses malestar, fatiga y dificultad para respirar.

Al principio los especialistas pensaban que tenía una infección de las vías respiratorias, pero sus síntomas pronto empeoraron, hasta el punto de que caminar de una habitación a otra le dejaba sin aliento. "Empecé a tener mareos por el esfuerzo", recuerda el paciente anónimo.

La exposición al polvo de las plumas del relleno de un edredón provocó que se inflamasen los pulmones de un hombre de 43 años

"No podía aguantar de pie o caminar más de unos minutos a la vez sin sentir que me iba a desmayar. Me costaba 30 minutos subir al piso de arriba para irme a dormir, ya que solo podía ascender dos escalones seguidos y luego necesitaba sentarse y descansar", relata. Aunque visitó en varias ocasiones al médico, el misterioso problema respiratorio seguía sin ser identificado.

Neumonitis por hipersensibilidad

El británico vivía en una casa cálida y seca, y su entorno de vida estaba completamente libre de moho. Tenía un gato y un perro, pero no pájaros, lo cual era significativo, ya que la exposición al polvo orgánico de las plumas es un desencadenante conocido de la neumonitis por hipersensibilidad, un trastorno del sistema inmunitario en el que los pulmones se inflaman por sustancias que se inhalan.

Durante una de las consultas con el médico especialista en el sistema respiratorio Owen Dempsey, descubrieron que el hombre había adquirido recientemente un edredón y unas almohadas que estaban rellenos de plumas para reemplazar la ropa de cama sintética que tenía. Se sospechaba que ese único cambio es la causa de la enfermedad.

La exposición al polvo orgánico de las plumas desencadena la neumonitis por hipersensibilidad, un trastorno del sistema inmunitario

La forma más común de neumonitis por hipersensibilidad se llama pulmón de avifauna (BFL, por sus siglas en inglés) y un subgrupo raro de esta se conoce como pulmón nórdico de plumas (FDL). "La FDL es causada por la inhalación de polvo orgánico de plumas de pato o ganso que se encuentran en edredones y almohadas", explican Dempsey y su equipo en el informe del caso.

"La inhalación del antígeno desencadena una cascada inmunológica, que provoca la inflamación de el parénquima pulmonar (el tejido funcional del pulmón). La exposición repetida puede provocar fibrosis pulmonar irreversible", apuntan los expertos.

Final feliz

En el caso del hombre de 43 años, el FDL fue diagnosticado por la presencia anormalmente alta de anticuerpos contra el polvo de plumas de ave en su sangre, y las imágenes de CT que revelaron un patrón de mosaico de 'vidrio esmerilado' en sus pulmones.

Foto: Señales de advertencia que el cáncer de pulmón puede provocar (iStock)

Afortunadamente para el paciente, deshacerse de su ropa de cama de plumas y un tratamiento prolongado con esteroides, produjeron una recuperación bastante rápida. "Los esteroides que me recetaron hicieron efecto en dos días", cuenta el paciente. "Afortunadamente, pude dejar de tomar patillas por completo. Mi nivel de saturación de oxígeno hoy en día es normal y no he tenido mareos desde que me recuperé", añade.

Pero los investigadores señalan que el FDL podría ser un problema mucho más grande de lo que se piensa, ya que los médicos podrían no identificar esta condición rara y poco conocida, si no detectan el posible desencadenante de la ropa de cama de este tipo de material. "El inicio de los síntomas después de la exposición a nuevos edredones o almohadas de plumas es muy variable, y varía de tres semanas a cinco años", destaca el informe.

Frío Salud Enfermedades raras Enfermedades Enfermedades misteriosas Respiración
El redactor recomienda