ESTÁN DESEANDO QUE LLEGUE LA HORA DE ALMORZAR

Dos compañeras de trabajo ganan la lotería en su descanso para comer

Compraron un rasca y gana, les tocó la devolución y comenzó una rutina que ha terminado en un gran premio para ambas

Foto: Carmen y Tosha ni siquiera soñaban con ganar 10.000 dólares a la lotería esa mañana (Foto: YouTube)
Carmen y Tosha ni siquiera soñaban con ganar 10.000 dólares a la lotería esa mañana (Foto: YouTube)

Dice el refrán que la suerte aparece cuando menos se la espera y que puede estar en cualquier parte. Nadie sabe dónde caerá el Gordo de Navidad, qué números saldrán en la Primitiva del jueves o cuál será la combinación ganadora del Euromillón de esta semana o del sorteo de la ONCE de cualquier día de la semana. Por eso hablamos de juegos de azar.

En los últimos años se ha puesto de moda comprar Lotería de Navidad en los pueblos a los que vamos de vacaciones en verano, una especie de 'por si acaso' y para no arrepentirnos cuando llega el 22 de diciembre. Pero por esa regla de tres, cada vez que entramos en un local en el que se vende lotería o visitamos una nueva ciudad deberíamos hacer acopio de boletos de lotería.

Eso es lo que debieron pensar dos compañeras de trabajo que han vivido el descanso para comer más agradable de los últimos tiempos. Las dos han demostrado que la suerte, en efecto, aparece cuando menos se la espera y ninguna de estas dos mujeres ni siquiera soñaba ese día al despertar con que ganarían el mayor premio de toda su vida.

Una nueva rutina

Se llaman Carmen Deschaine y Tosha Herbert y viven en el estado norteamericano de Maryland. Trabajan juntas en una clínica dental y a menudo salen a la misma hora a mediodía para comer algo en algún restaurante cercano. Pero, además de almorzar, en las últimas semanas han adoptado una nueva rutina: también comparten un boleto de lotería a medias.

Todo comenzó hace algunas semanas cuando las dos compañeras fueron a comer. Además del bocadillo y las patatas fritas habituales, decidieron comprar a la vuelta un billete de rasca y gana, la lotería instantánea que permite ganar premios millonarios en el momento. Solo hay que rascar los boletos para ver si hay un premio escondido en su interior.

Carmen y Tosha tuvieron suerte: ganaron los 20 dólares que habían jugado, así que decidieron reinvertirlo en un segundo boleto. La suerte fue aún mejor, y en la segunda ocasión en la que rallaron el billete de lotería descubrieron que estaba premiado con 100 dólares, por lo que en apenas unos minutos habían multiplicado por cinco su inversión inicial.

Con el primer boleto ganaron el reintegro; con el segundo, multiplicaron por cinco su inversión; con los dos siguientes se llevaron 10.000 dólares

Sin embargo, la cosa no quedó ahí. Carmen y Tosha recuperaron los 20 dólares iniciales, se repartieron 20 dólares cada una para pagar el almuerzo del día siguiente e invirtieron los otros 40 dólares en comprar dos boletos más. En ese momento no sabían que estaban a punto de ganar el mayor premio de su vida después de rascar un boleto.

Premio al 50 por ciento

Las dos auxiliares de odontología rascaron el primer espacio y se llevaron la primera alegría. En los rasca y gana de la lotería 'Max a Million' hay una posibilidad de encontrar un símbolo como el que apareció en su boleto. Eso significaba que todas las cantidades que hubiera debajo se acumularían y serían para ellas como premio final. Pintaba bien.

Un boleto de la lotería Max A Million como la que ganaron Carmen y Tosha
Un boleto de la lotería Max A Million como la que ganaron Carmen y Tosha

Después de ir despejando todos los huecos, Carmen y Tosha hicieron la cuenta: habían ganado la nada despreciable cantidad de 10.000 dólares, algo con lo que ni siquiera soñaban cuando compraron el primer boleto. Y como lo jugaban al cincuenta por ciento, cada una de ellas se llevará 5.000 dólares de premio, unos 4.500 euros al cambio.

Las dos afortunadas ganadoras han explicado al Southern Maryland News que cuando volvieron al trabajo se encargaron de contárselo a todos sus compañeros, con los que estuvieron celebrándolo durante todo el día. Después se fueron a terminar el día a un casino, para ver si todavía había más suerte reservada para ellas.

Carmen y Tosha, de 41 y 43 años respectivamente, piensan hacer un crucero con el dinero que han ganado y tienen planes para gastarse el resto, como la entrada de un coche nuevo que piensa comprarse una de ellas. De momento, ya están descontando los minutos que quedan para que llegue el próximo descanso para comer y volver a invertir en un rasca y gana. ¿Volverá a sonreírles la suerte?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios