Engaña a un inmigrante para robarle un billete de lotería premiado con 4 millones
  1. Alma, Corazón, Vida
EN MASSACHUSSETTS, ESTADOS UNIDOS

Engaña a un inmigrante para robarle un billete de lotería premiado con 4 millones

La supuesta 'ganadora' y una cómplice se enfrentan ahora a un juicio por estafa tras hacer creer al propietario del billete premiado que había ganado una cantidad mucho menor

Foto: Susana Gaspar reclamó ante las autoridades los 4 millones de dólares del premio (Foto: Lotería de Massachusetts)
Susana Gaspar reclamó ante las autoridades los 4 millones de dólares del premio (Foto: Lotería de Massachusetts)

Hay personas que están dispuestas a cualquier cosa con tal de ganar un premio millonario a la lotería. Además de participar en todo tipo de juegos de azar y de gastarse una cantidad ingente de dinero en cualquier rifa, hay quien es capaz de arriesgarse a ir a la cárcel con tal de cambiar su estilo de vida y de conseguir llevar una vida de lujo que se le ha negado.

Hace poco conocíamos el caso de una lotera de Florida que trató de estafar a un cliente. Este le dio un boleto para ver si estaba premiado y ella le dijo que sí, que tenía cinco dólares de premio, cuando en realidad la cantidad que había ganado era de 600 dólares. El hombre se dio cuenta y denunció a la lotera y pudo demostrar el engaño porque había puesto su nombre al boleto.

Foto: Steve lleva años trabajando para esa ONG y pensó que ellos aprovecharían mejor el premio (Foto: Pixabay)

Esa mujer recibió una multa de 5.000 dólares y, además, la comisión de la lotería del estado de Florida, en Estados Unidos, quitó la concesión a la tienda en la que trabajaba. Ahora, otra mujer norteamericana ha intentado cometer una estafa con un billete de lotería, aunque su fechoría puede salirle aún más caro: puede acabar en la cárcel.

Ganó cuatro millones a la lotería

Su nombre es Susana Gaspar y es una mujer de New Bedford, una ciudad de casi cien mil habitantes del estado de Massachusetts, en el este de Estados Unidos. Susana reclamó un premio de cuatro millones de dólares que había ganado jugando a un rasca y gana llamado 'Gold Rush' y todos sus vecinos la felicitaron por su éxito. Acababa de cambiarle la vida de un día para otro.

El denunciante creyó haber ganado 4.000 dólares, ya que 'mil' es una cifra en portugués, mientras en inglés es el diminutivo de millones

Sin embargo, la felicidad le duró poco. Pocas semanas después de posar con su cheque de cuatro millones de dólares, Susana ha vuelto a aparecer en los titulares de la prensa norteamericana acusada de estafa. Un hombre de origen portugués llamado Joao Luis DaPonte la acusa de haberle robado el boleto ganador: supuestamente, Susana le estafó.

Según la demanda que ha interpuesto DaPonte, él compró el boleto ganador en el Café Sao Paulo de New Bedford. Cuando rascó los símbolos del billete, vio que ponía '$ 4 MIL' y creyó haber ganado 4.000 dólares, ya que tanto en portugués como en castellano 'mil' es una cifra, y no el diminutivo de millones como sucede en Estados Unidos con el inglés.

Daponte había ganado el premio con uno de estos boletos 'Gold Rush' (Foto: Lotería de Massachusetts)
Daponte había ganado el premio con uno de estos boletos 'Gold Rush' (Foto: Lotería de Massachusetts)

DaPonte es un inmigrante portugués que pensó que iba a tener problemas para cobrar ese dinero, por lo que pidió a una tercera mujer llamada Maria Oliveira que lo cobrara por él. Es algo que DaPonte sabía que ella hacía habitualmente: a cambio de un pequeño porcentaje de las ganancias, se encargaba de cobrar el boleto ante la lotería del estado.

Los problemas de la traducción

El problema llegó cuando Maria Oliveira llevó el boleto a su jefa, que trabajaba en la panadería que había al lado del café. Según la demanda a la que ha tenido acceso Casino.org, ambas se inventaron una trama para estafar a Daponte: "Como parte de su plan, la acusada Maria Oliveira proporcionó el boleto a la acusada Susana Gaspar para que pudiera firmarlo y presentarlo a la Comisión de Lotería para su pago".

Foto: La policía de Calcuta acompañó al ganador de la lotería hasta el banco con su billete premiado (EFE EPA/Piyal Adhikary)

Gaspar cobró entonces la cantidad total del premio: los cuatro millones de dólares se quedaban en 2,6 millones después de pagar impuestos, el equivalente a unos 2,3 millones de euros. Sin embargo, Oliveira solo dio a DaPonte 3.800 dólares en "ganancias", es decir, los 4.000 que él pensaba que había ganado menos su porcentaje por hacer el trabajo.

Sin embargo, DaPonte había hecho una fotocopia de su boleto antes de dárselo a las dos mujeres y se lo enseñó a unos amigos para explicarles que había ganado cuatro mil dólares. Fueron ellos quienes le dijeron que el premio no era de 4.000, sino de cuatro millones de dólares. Ahora, todos deberán defender su versión en los tribunales de justicia.

DaPonte puede sostener su versión gracias a que hizo una fotocopia del boleto ganador antes de dárselo a la mujer que, supuestamente, le ayudaría

Maria Oliveira ha negado que se dedicara a cobrar boletos para otras personas y mucho menos que hubiera dado a DaPonte 3.800 dólares. No siquiera reconoce que "en algún momento hubiera recibido un boleto de lotería del Sr. DaPonte". Susana Gaspar, por su parte, afirma que fue "engañada" por Oliveira al creer que ella había encontrado el boleto y acordaron dividir las ganancias.

El abogado de ambas, Walter P. Faria, señala, además, que había ciertos detalles en la declaración de DaPonte que no le cuadraban, como por qué se acercó a Oliveira con el boleto, si en realidad no la conocía: "¿Por qué se lo das a un extraño? Es difícil imaginar que otra persona (un amigo o miembro de la familia) no reconociera que eran cuatro millones y no 4.000 dólares". También cree que es posible que la fotocopia del boleto fuera falsificada pero, hasta que concluya el proceso, el dinero del premio está bloqueado en una entidad bancaria.

Lotería Juegos de azar Juegos Suerte Sorteo Estilo de vida Inmigración Lujo
El redactor recomienda