SALVADO POR UNA SANGRÍA

Sangre blanca por exceso de grasa: un caso único y casi mortal

El paciente sufría de hipertrigliceridemia o sobresaturación de sangre por triglicéridos y tenía 18.000 miligramos de grasa por cada decilitro de sangre (lo normal es tener 150)

Foto: Representación de la sangre. (Pixabay)
Representación de la sangre. (Pixabay)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Todos los humanos tenemos la sangre roja. De algunos se dice que la tienen azul, aunque no se ha demostrado científicamente, pero lo que nunca se nos había ocurrido es que algunos de nosotros podríamos tener la sangre blanca.

Según nos cuenta Science Alert, esto es lo que le ha pasado a un hombre en Alemania, que acudió a urgencias, y al extraerle una muestra de sangre descubrieron que tenía tanta grasa en la sangre que, prácticamente, parecía leche.

Tan peculiar es el caso de este alemán de 39 años, que ha sido expuesto en la revista científica 'Annals of Internal Medicine' donde se afirma que se trata de un cuadro severo de hipertrigliceridemia o sobresaturación de sangre por triglicéridos. La hipertrigliceridemia se produce cuando una persona alcanza los 500 miligramos de grasa por un decilitro de sangre (mg/dl), mientras que una persona sana debería tener menos de 150 mg/dl. El protagonista de nuestra historia superaba los 18 000 mg/dl.

Obstruyó la máquina

Normalmente, los médicos tratarían esta afección con una técnica llamada plasmaféresis, que extrae plasma sanguíneo del cuerpo, elimina el exceso de triglicéridos (u otros componentes tóxicos) y devuelve la sangre limpia y filtrada al paciente. Y así lo hicieron con el paciente, pero la densidad y la grasa de la sangre provocaron que la máquina que realiza esta función se obstruyera dos veces.

"La sangría convencional con reemplazo de fluidos puede ser una alternativa eficaz a la plasmaféresis"

De esa manera, dado que la plasmaféresis no era posible, los médicos recurrieron a una opción mucho más antigua y ahora desacreditada, practicado en la medicina convencional desde los siglos XVIII y XIX: la sangría.

Los médicos terminaron retirando dos litros de sangre del hombre, reemplazándola por un suministro de concentrados de glóbulos rojos, plasma fresco congelado y una solución salina fisiológica. El remedio funcionó, disminuyéndose con éxito los niveles de triglicéridos del paciente y eliminándose los síntomas neurológicos residuales al quinto día.

El equipo médico afirma que este extraño caso, posiblemente sin precedentes, demuestra cómo la sangría podría seguir siendo un remedio eficaz en la medicina del siglo XXI, cuando no hay otras opciones disponibles."Si la plasmaféresis no se puede hacer debido a la hiperviscosidad extrema, nuestra experiencia demuestra que la sangría convencional con reemplazo de fluidos puede ser una alternativa eficaz", señalan los investigadores en el estudio.

Obesidad y diabetes, claves

Respecto a cómo el hombre había desarrollado un caso tan agudo, los investigadores señalaron una serie de factores relacionados con su obesidad, su dieta, la resistencia a la insulina, una posible predisposición genética y a que no tomaba regularmente los medicamentos para la diabetes.

A causa de esto, el paciente estaba experimentando náuseas, vómitos, dolores de cabeza y deterioro del estado de alerta cuando decidió aparecer en el hospital.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios