MÁS DE 100 PERSONAS YA LO HAN PROBADO

Transfusiones de sangre joven por 6.800 euros: "Es la cirugía plástica del interior"

Los millonarios de Silicon Valley cada vez invierten más en el desarrollo de la biotecnología que les permita alcanzar el sueño de la la vida eterna

Foto: El estudio ha planteado muchas dudas a la comunidad científica. (iStock)
El estudio ha planteado muchas dudas a la comunidad científica. (iStock)

Nadie tiene muy claro qué pasa por la mente de los adolescentes estos días. Sin embargo, al parecer, hay quien tiene la certeza de que la fuente de la juventud corre por sus venas. Y hay gente dispuesta a pagar por ella. En algo menos de un año más de 100 personas ya han pagado unos 6.800 euros cada uno por una única sesión del milagroso tratamiento: una transfusión de dos litros y medio de plasma de sangre joven que, según asegura la empresa, tiene propiedades rejuvenecedoras.

Su creador, el médico y empresario Jesse Karmazin, lo llama “la cirugía plástica del interior” y se enmarca dentro de los muchos ensayos, estudios y métodos que se anuncian a bombo y platillo en el entorno de Silicon Valley y en universidades como Stanford, en la que se graduó Karmazin. Los millonarios cada vez invierten más en el desarrollo de la biotecnología que les permita alcanzar el sueño de la inmortalidad. Algo que, como bien recuerda Jill Abramson en su columna de 'The Guardian', coincide con los intentos del Congreso por recortar en sanidad.

No quiero decir la palabra 'panacea', pero hay algo en los adolescentes. Su sangre causa cambios que hacen que el proceso se invierta

De entre todos estos métodos el que más éxito está teniendo es el que ofrece la empresa de Karmazin, Ambrosia. En la ciudad costera de Monterrey, en California, encontramos una pequeña clínica a la que personas entradas en años acuden con la esperanza de engañar al paso del tiempo. Su fundador asegura en 'New Scientist' que es capaz de retrasar el envejecimiento: “No quiero decir la palabra 'panacea', pero hay algo en los adolescentes. Sea lo que sea, su sangre está causando cambios que parecen hacer que el proceso se invierta”.

"La inmortalidad está muy cerca"

Su compañía consiguió la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) para realizar el controvertido ensayo clínico. Los participantes pagan de su bolsillo los 6.800 euros para recibir la transfusión de plasma, y en torno a 100 ya lo han hecho. Un mes más tarde, los pacientes tenían de media un 21% menos de antígenos carcinoembrionarios (relacionados con el cáncer de pulmón, colon y ovario), un 10% menos de apolipoproteínas (asociadas a las enfermedades cardíacas) y un 20% menos de placas amiloides (relacionadas con el alzhéimer). Asimismo, Karmazin asegura que todos ellos (aunque se esperan que sean muchos más) se sentían con más energía: “No estoy en posición de decir que nos proporcionará la inmortalidad, pero creo que está muy cerca”.

El ser humano intenta de muchas maneras retrasar el envejecimiento. (iStock)
El ser humano intenta de muchas maneras retrasar el envejecimiento. (iStock)

El médico cree que el éxito de sus ensayos tiene que ver con la calidad de las proteínas del plasma: “Cuando somos más jóvenes, las células son capaces de producir proteínas perfectamente plegadas, que a su vez permiten que las células funcionen mejor y produzcan proteínas de mayor calidad”. En teoría, introducir sangre joven es como renovar los equipos de una fábrica. Cabe señalar, sin embargo, que estos biomarcadores no son prueba de ninguna enfermedad en sí misma y que ninguno de los participantes que pagaron por la transfusión estaban gravemente enfermos antes de recibir la transfusión.

¿El equivalente científico de las 'fake news'?

Sin embargo, aunque el médico se declara exultante por los resultados, estos todavía no se han publicado en ningún estudio oficial. Además, no se ha incluido ningún grupo placebo en el estudio, lo que ha levantado las sospechas de la comunidad científica. Ante las críticas, Karmazin señala que cada vez más y más participantes se están apuntando (más bien, comprando su participación) para ser parte del estudio. “La mayoría de los empresarios están de acuerdo en que es bueno ganar dinero, pero la mayoría de los médicos quieren tratar a tantas personas como sea posible. Yo tengo que hacer las dos cosas: negocio y ayudar a la gente”, se disculpa.

No hay evidencia clínica de que el tratamiento sea beneficioso. Karmazin está abusando de la confianza de los pacientes

Toda su investigación se basa en otra anterior, de 2014, en la que los ratones mayores a los que se les inyectaba en plasma de los jóvenes aumentaban su memoria y su capacidad de aprendizaje. Fue uno de los estudios más comentados del año. No obstante, su autor, el neurocientífico Tony Wyss-Coray de la Universidad de Stanford, ha matizado ahora que no hay evidencia clínica de que el tratamiento en seres humanos sea beneficioso y ha criticado que Karmazin esté “abusando de la confianza de los pacientes y de la emoción pública”. “Es el equivalente científico de las 'fake news'”.

Tarde o temprano, con más o menos gracia y con más o menos sufrimiento, desapareceremos para siempre. Esta es, de momento, la única evidencia empírica sobre la mesa. No obstante, sea o no la técnica de Karmazin una estafa de manual, el caso refleja que la búsqueda de la inmortalidad está de moda. El ser humano es el único animal que ha desarrollado una visión explícita y experimentada de su propia finitud, lo que ha creado una demanda duradera por evitarlo, desde la religión hasta el evangelismo tecnológico y el transhumanismo de Silicon Valley. Y donde hay demanda, hay oportunidad de negocio. El tiempo (la ciencia) pondrá a las investigaciones de Karmazin en el sitio que le corresponden y quizá en unos años todos estaremos, como vampiros, en busca y captura de sangre joven.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios