Ganó nueve millones a la lotería y ahora demanda al estado por otros diez millones
  1. Alma, Corazón, Vida
UN SORTEO DE DICIEMBRE DE 2010

Ganó nueve millones a la lotería y ahora demanda al estado por otros diez millones

El sorteo anterior en el que resultó premiado había estado manipulado, por lo que ahora ha pedido al estado que el bote que se repartió la semana antes sea para él

Foto: Larry Dawson y su esposa, el día que recogieron el premio de 9 millones de dólares (Foto: Iowa Lottery)
Larry Dawson y su esposa, el día que recogieron el premio de 9 millones de dólares (Foto: Iowa Lottery)

Cuando una persona juega a la lotería lo hace normalmente para conseguir el mayor premio posible. La mayoría de las personas pertenecemos a ese gran grupo para el que el día de la lotería de Navidad es el día de la salud, pero hay muchos afortunados que, a lo largo de todo el año, logran enormes premios en los juegos de lotería que se celebran por todo el mundo.

Sin embargo, además de la suerte imprescindible que hace falta para ganar uno de esos sorteos, hay factores invisibles que pueden hacer que una persona se convierta o no en millonaria. Y ahora lo hemos comprobado con un claro ejemplo: el de Larry Dawson, un norteamericano que ganó la lotería en el año 2010, pero con un matiz muy importante.

Foto: Los números elegidos por Amir fueron los mismos que se habían programado ilegalmente (Reuters/Andrew Kelly)

Para entender esta historia hay que retroceder hasta el año 2005. Por aquel entonces, Eddie Tipton comenzaba a trabajar en la Asociación de Lotería MultiEstatal de Estados Unidos, un organismo que reúne a las asociaciones de lotería de cada estado. Y Tipton se convertía en su director de seguridad de la información, es decir, el responsable final del departamento de desarrollo informático.

Lotería por ordenador

En Estados Unidos, la mayoría de los sorteos en los juegos de azar no se hacen con bolas, como estamos acostumbrados en España y otros países, sino por medio de un programa informático. Tipton era el encargado de supervisar ese programa y lo modificó a su antojo, haciendo que unos números salieran más que otros a lo largo de los años y consiguiendo millones de dólares de beneficio de manera ilegal.

Eddie Tipton aseguró que él solo había ganado 350.000 dólares con su sistema: el resto fue para amigos, familiares, exnovias…

El fraude se descubrió en enero de 2015, pero para entonces Tipton ya había modificado decenas de sorteos para lograr premios millonarios. No solo para él, sino para su hermano, sus amigos, sus novias de entonces y así decenas de personas que se beneficiaron de su posición logrando multitud de premios a lo largo de varios años de engaños.

Uno de esos sorteos modificados tuvo lugar en el estado de Iowa en diciembre de 2010: fue uno de los elegidos por Tipton para ganar, ya que había un bote de 16,5 millones de dólares en juego. Y lo ganaron: el problema fue que nadie reclamó el premio durante meses y, cuando lo hicieron, levantaron todas las sospechas, porque lo reclamó un abogado canadiense en nombre de una empresa que estaba en el paraíso fiscal de Belize.

La mayoría de los sorteos de lotería en Estados Unidos no usan bolas, sino un sistema informático
La mayoría de los sorteos de lotería en Estados Unidos no usan bolas, sino un sistema informático

La policía comenzó a investigar y terminó destapando el fraude. Tipton y toda una red de amigos quedaron al descubierto y comenzó el calvario judicial para el informático, que desembocó en el año 2015 en una condena a diez años de cárcel y al pago de más de dos millones de dólares. Aunque la condena se amplió dos años después a 25 años de prisión, el daño ya estaba hecho y ahora se está juzgando uno de esos sorteos.

Una demanda judicial por diez millones

La semana siguiente a que se repartiera ese bote de Iowa, la lotería de ese estado hizo un nuevo millonario: se llamaba Larry Dawson y se embolsó nueve millones de dólares, una cantidad nada despreciable que se quedó en poco más de 6 millones después de pagar impuestos. Pero, ahora, Larry ha demandado al estado de Iowa ya que cree que debería haber ganado mucho más.

Foto: El ganador de la lotería ha preferido gastarse sus primeros euros del premio en un coche de segunda mano (Reuters)

Según su demanda judicial, los 16,5 millones del bote que se entregaron la semana antes lo hicieron en un sorteo manipulado, por lo que de no haber aparecido ningún acertante, esa cantidad habría pasado a engrosar el bote de la semana siguiente. Por tanto, su premio no habría sido de nueve millones de dólares, sino de 25,5 y eso es, precisamente, lo que reclama.

Los 16,5 millones de la semana anterior, después de impuestos, se habrían quedado en diez millones y es la cantidad que pide Lawson en el juicio, que ha comenzado en Iowa. Explica que si el sorteo anterior no hubiera estado amañado, él hubiera ganado 25,5 millones en vez de los nueve que ganó. Y con solo 66 años, tiene mucho tiempo y dinero para litigar.

Con el bote que se había entregado la semana anterior, Lawson habría ganado 10 millones más libres de impuestos del premio que ganó

Terry Rich, anterior director general de la lotería de Iowa, defendió a la institución en el juzgado explicando que se estaba tratando de "reescribir la historia". Tal y como recoge Metro, no hay forma de saber si alguien más habría elegido los números ganadores de aquel sorteo si no hubiera sido manipulado por Tipton, por lo que no debe recibir ese dinero. Pero será el juez quien finalmente dicte sentencia. ¿Se merece Lawson los diez millones más del premio?

Lotería Juegos de azar Sorteo Suerte
El redactor recomienda