EL MEJOR MOMENTO POSIBLE

Tres claves para encontrar trabajo en el mes de octubre si estás buscando empleo

Las empresas aceleran sus procesos en esta época del año para cubrir todas las vacantes posibles antes de Navidad

Foto: Octubre es el mejor mes del año para encontrar empleo o cambiar de trabajo
Octubre es el mejor mes del año para encontrar empleo o cambiar de trabajo

Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo. Las personas que no tienen empleo pasan horas enviando curriculums, visitando tiendas o empresas o buscando nuevas ofertas a través de internet. Pero los expertos avisan que cada estación tiene sus peculiaridades, por lo que no es lo mismo buscar trabajo en octubre que hacerlo en otro mes del año como junio.

Lo primero que hay que saber es que octubre es el mes del año en el que se producen más contrataciones, aunque muchas personas creen que eso sucede en enero con el cambio de año y la apertura de nuevos presupuestos anuales. Pero el periodo de tiempo en el que se producen más contratos en las empresas comienza en septiembre, tiene su pico álgido en octubre y comienza a relajarse en noviembre.

Los reclutadores llevan a cabo un intenso trabajo a lo largo de este periodo otoñal, sobre todo para tenerlo cerrado antes de que llegue la Navidad y las distracciones que eso provoca. Por eso esta época del año está llena de entrevistas de trabajo para que las empresas puedan contratar al nuevo personal que necesitan para su futuro más cercano

No perdamos el tiempo

Por eso, las personas que buscan empleo pueden tomar dos posturas: bien acelerar en octubre para aprovechar el aumento de contrataciones y tratar de encontrar trabajo lo antes posible, o bien analizar las distintas ofertas que hay en el mercado y esperar al mes de enero para retomar con fuerza la búsqueda después de las vacaciones de Navidad.

Los reclutadores quieren tener su trabajo terminado antes de las fiestas de Navidad

Ese aumento de la contratación provoca que las personas que quieran encontrar trabajo cuanto antes tengan que acelerar sus procesos de búsqueda. La desaceleración que se producirá a partir de noviembre hace que aquellos que pierdan estos días en actualizar su curriculum o buscar nuevas referencias puedan dejar de aprovechar unos días muy valiosos a la hora de encontrar empleo.

Esos currículums son nuestra carta de presentación ante las empresas y, por supuesto, son muy importantes. Pero eso no significa que debamos dedicar más tiempo del debido a su creación: lo mejor es plasmar lo mejor posible un resumen de nuestras capacidades en un formato simple y limpio para que los reclutadores tengan una visión global de nuestro perfil y, además, lo reciban a tiempo para sus procesos de selección.

Encontrar empleo depende en gran medida de una buena entrevista de trabajo. (iStock)
Encontrar empleo depende en gran medida de una buena entrevista de trabajo. (iStock)

Otra buena idea para este mes de octubre es dedicar parte de nuestro tiempo a tender lazos de comunicación con personas de nuestro entorno o bien conocidos de otras empresas para dar a conocer que estamos inmersos en una búsqueda activa de empleo. Es una buena manera de que las personas que nos rodean conozcan nuestra situación para que, si tienen noticia de vacantes laborales, se pongan en contacto con nosotros.

Preparados para todo

Con todo esto, la experta en carreras profesionales Kourtney Whitehead explica a Forbes que no debe extrañarnos si se produce una aceleración en el proceso de selección. Querer cerrar las vacantes puede generar que las entrevistas de trabajo primero y las negociaciones sobre contratos después se produzcan más rápido de lo esperado.

Eso puede provocar situaciones no esperadas por los candidatos, como por ejemplo que les cuestionen por sus expectativas económicas en los primeros contactos: si la empresa cree que damos el perfil adecuado, puede adelantar algunos pasos poniendo sobre la mesa algunos datos que, en otro momento del año, no llegarían hasta el final de las negociaciones.

Por eso, debemos tener claro qué salario esperamos recibir y hasta dónde estamos dispuestos a rebajar nuestras expectativas, tanto económicas como de beneficios sociales, con tal de quedarnos con el empleo. Saberlo de antemano ayudará a acelerar el proceso y a conseguir el nuevo trabajo lo antes posible.

Si nos hablan de dinero en la primera entrevista es una buena señal, pero no debemos descolgarnos con pretensiones desorbitadas

Eso sí, no cometamos el error de sobrevalorarnos pensando en la necesidad del reclutador: un exceso de arrogancia o unas peticiones excesivas pueden dar al traste con nuestras aspiraciones de encontrar trabajo. Si ponemos todo de nuestra parte, dar con el empleo deseado estará un poco más cerca en el mes de octubre.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios