¿QUÉ SUCEDIÓ DE VERDAD?

El viajero egoísta del tren de Londres que ha indignado a todos

La instantánea fue tomada el martes pasado en el trayecto que va desde Clamham Junction a Isleworth. Se ha hecho viral tras enfadar a todo el mundo en las redes sociales

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Te levantas cada mañana para ir al trabajo, a la universidad o a la otra punta de la ciudad y coges el transporte público. Sabes que a primera hora, normalmente, todas las líneas van saturadas de gente que hace el mismo trayecto que tú e intentas ser lo más cívico posible.

No hace falta decir que autobuses, metro o tren son lugares donde cualquiera puede demostrar su buena educación y correctas maneras. Existen unas normas de cortesía que todo el mundo debería conocer y respetar, pero parece que algunos habitantes de Londres se hacen los locos.

El martes pasado un joven publicaba una imagen en Facebook que ha indignado a las redes sociales y que se ha hecho viral en pocos días. Sonny Phillips, de 22 años, hizo la fotografía en su viaje matutino desde Clapham Junction a Isleworth, y afirma que un hombre no le ofreció un asiento a una mujer con férula de plástico y muleta.

Cuestión de modales

En la instantánea, que Phillips, trabajador de la construcción tomó mientras estaba de pie, el viajero incluso parece estar mirando en su dirección mientras ella está parada detrás de él con la muleta a la vista. Muchos usuarios comentario y criticaron la mala educación del hombre que estaba sentado y creyeron que alguien debía haberle llamado la atención.

Otros defendieron su comportamiento y afirmaron que podría haber más en la historia, como que el señor tenga una discapacidad oculta o que no se hubiera dado cuenta de que la mujer tenía un problema de salud. "El momento fue bastante incómodo porque él estaba usando su ordenado como si nada mientras ella se agarraba para no caerse. Pensé que era extraño que no le ofreciera el asiento porque era muy obvio que ella estaba ahí", asegura el joven a 'The Daily Mail'.

Foto: Kennedy News and Media.
Foto: Kennedy News and Media.

"Para ser justos, ella no se le pidió tampoco, pero me resultó muy triste ver esa situación. Hubo mucha gente que en los comentarios de mi Facebook hablaba sobre la posibilidad de que el señor también tuviera algún problema, pero lo vi salir del tren sin ningún dilema o dificultad", continúa.

No hace falta decir que autobuses, metro o tren son lugares donde cualquiera puede demostrar su buena educación y correctas maneras

"No saquemos conclusiones precipitadas. Además, ella está en el derecho de pedir el sitio, que lo hubiera hecho", contestaba uno. "Bueno, ella parecía acostumbrada a que nadie se lo cediera nuca", respondía Phillips. El debate está servido, ¿qué debería haber hecho el hombre? ¿Estamos capacitados para decidir qué está bien y qué no y nos aventuramos demasiado rápido?

"Unas paradas más adelante una mujer le cedió su asiento y la chica amablemente lo aceptó. Lo cierto es que si el viajero sentado no tenía ninguna enfermedad, ella debía tener prioridad, pero eso nunca lo sabremos", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios